ENTREVISTA

Carolina Elías (Servicio Doméstico Activo): “Estamos cansadas de que pospongan nuestros derechos”

  • Entrevista con esta defensora de los derechos de las trabajadoras del hogar que coordina un centro pionero en Madrid

0

Cuando el relator especial de la ONU para la pobreza extrema visitó España, se reunió con las trabajadoras del Servicio Doméstico Activo (SEDOAC), el colectivo que preside la salvadoreña Carolina Elías. Allí pudo escuchar como algunas de estas empleadas domésticas seguían trabajando a avanzadas edades por no poderse jubilar o cómo habían sufrido acoso sexual en su trabajo. Philip Alston quedó "impactado" porque el Ayuntamiento de Madrid hubiera dejado sin financiación al Centro de Empoderamiento de Trabajadoras del Hogar y Cuidados de Madrid, que gestiona SEDOAC y coordina también Elías. El proyecto es pionero en España y ha ayudado a más de 300 trabajadoras.

Elías, abogada y con una titulación de máster, encontró en el trabajo doméstico su única opción laboral como mujer migrante. La experiencia, cuenta a cuartopoder, le hizo darse cuenta de la vulneración de derechos que sufren las profesionales de este sector, la mayoría inmigrantes que han tapado con su cuerpo los recortes que se realizaron durante la crisis en el ámbito de los cuidados. Hoy sigue batallando por que España ratifique el convenio 189 de la OIT que han aprobado países como Alemania, Portugal o Italia y que les garantizaría el ejercicio de derechos laborales básicos como la negociación colectiva, la libertad sindical y la protección frente a los múltiples abusos que sufren.

¿Cuáles diría que son las diferencias fundamentales entre una empleada del hogar y una trabajadora de otro sector?

– A nivel jurídico hay enormes diferencias. Las leyes nos colocan en una situación de vulnerabilidad respecto al resto de sectores. No tenemos una prestación por desempleo y nuestros empleadores no tienen un incentivo fiscal para la baja por maternidad como en el resto de trabajos. En el momento en el que su trabajadora toma la baja por maternidad el empleador puede tirar de esta prestación, pero eso no ocurre en el caso de las trabajadoras del hogar. Tampoco contamos con una ley de prevención de riesgos laborales, no cotizamos por nuestros salarios reales y, por supuesto, esto nos afecta en el acceso a la jubilación. Hay toda una serie de circunstancias que nos sitúan en desventaja a la hora de negociar con nuestros empleadores.

Ustedes denuncian especialmente la situación de las trabajadoras del hogar internas, a menudo mujeres migrantes. ¿Cómo son los casos que les llegan?

– El tema del encierro permite que, lamentablemente, haya mucha vulneración de derechos y aprovechamiento por parte de los empleadores. Nos encontramos con situaciones en las que se les contrata por presuntamente 40 horas a la semana pero, al dormir donde trabajan, estas mujeres están 16 o 24 horas a disponibilidad del empleador. Además la ley permite horas de presencia: cuatro horas como máximo al día y 20 a la semana.

"Estar encerrada entre cuatro paredes da lugar a una vulnerabilidad especial en los casos de acoso sexual y violaciones"

No estás trabajando, pero estás a disposición porque no puedes salir, ponerte a dormir o ver la novela. El coste de estas horas se queda a negociación entre la trabajadora y el empleador y eso las compromete. Esto prácticamente legaliza 12 horas de trabajo al día y fomenta la explotación en toda regla. Además, estar encerrada entre cuatro paredes da lugar a una vulnerabilidad especial en el caso de acoso sexual y violaciones que han vivido algunas compañeras. Muchas no denuncian por miedo a ser deportadas y devueltas a su país.

Las cuestiones que plantea, como esta de las violencias de género que sufren las trabajadoras del hogar internas, entroncan con las demandas feministas. ¿Las trabajadoras del hogar se sienten representadas y respaldadas por el movimiento feminista en España?

"Si lográramos reunir en una marcha al 50% de las que van al 8-M, el Estado ya se habría movido"

– En ese aspecto nos sentimos un poco abandonadas. Las feministas hablan de poner en el centro los cuidados, pero se les olvida hablar de los cuidados externalizados. Gracias a ellos, muchas de ellas pueden desligarse de las tareas del hogar o del cuidado de los menores. Hay mujeres migrantes que desempeñan esta tarea en sus casas y no se les reconoce como debería. El movimiento feminista nos convoca para el 8M o contra 'la Manada' y nosotras allá vamos, pero el 30 de marzo, que es el Día de la Trabajadora del Hogar, no vemos que salgan a la calle con nosotras. Hay algunas lideresas que nos apoyan, pero no traen a sus bases. Si lográramos reunir en una marcha el 50% de lo que se mueve el 8-M, el Estado ya se habría movido o sentiría alguna presión. Pero somos las mismas cuatro gatas quienes salimos a maullar exigiendo nuestros derechos.

Imagino que también sienten que un país entero está en deuda. Muchas de ustedes llevan años en España tapando los agujeros que dejaron los recortes del estado de bienestar.

– Las empleadas del hogar migrantes somos las que hemos sostenido la economía de los cuidados durante toda la crisis. Nosotras entendemos que haya familias que no puedan darse el lujo de pagar un salario digno a una trabajadora del hogar por el servicio que está prestando, pero no puede ser que seamos nosotras las que sigamos pagando el coste del sostener los cuidados que deberían estar garantizados por el Estado.

Trabajadoras de SEDOAC en el Centro de Empoderamiento de Trabajadoras del Hogar y Cuidados en Madrid./ Cedida
Trabajadoras de SEDOAC en el Centro de Empoderamiento de Trabajadoras del Hogar y Cuidados en Madrid./ Cedida

Con la gestión del alcalde José Luis Martínez Almeida, el Centro de Empoderamiento de Trabajadoras del Hogar y Cuidados de Madrid se ha quedado fuera de los presupuestos. Este es un proyecto único en España. ¿Cómo os ha afectado?

"Lamentablemente no sé por cuánto tiempo podremos sostener el Centro de Empoderamiento de Trabajadoras del Hogar y Cuidados"

– Nuestro centro habría recibido 200.000 euros de financiación para seis meses. Con eso habíamos realizado asesoría jurídica, socio-laboral y psicológica, actividades formativas, informativas y lúdicas. Fueron atendidas más de 350 mujeres y más de 2.000 realizaron actividades. Quedarnos sin esa sostenibilidad económica está resultando bastante complicado. Estamos tirando de colaboraciones para mantener las actividades, pero no logramos mantenerlas todas. Yo continúo desde mi activismo y estando en el paro porque no queremos dejarlo caer. Lamentablemente no sé por cuánto tiempo lo podremos sostener.

¿Tiene esperanza en el Gobierno de coalición del PSOE-Unidas Podemos? ¿Confía en que se ratifique por fin ese convenio 189 de la OIT que las trabajadoras del hogar llevan demandando desde hace tiempo?

– Tenemos la promesa de que en esta legislatura van a aprobar el convenio 189 de la OIT, pero, por supuesto, para nosotras no es suficiente. Lo queremos lo antes posible porque, si no, puede quedar en un brindis al sol. Nosotras estamos cansadas de que se pospongan nuestros derechos. Si el Gobierno se quiere comprometer, tiene que demostrarlo cuanto antes. Hemos tenido una primera reunión con el Instituto de la Mujer. Esperamos poder reunirnos con el nuevo Gobierno para que se adecue la normativa interna y se reconozcan los derechos de las trabajadoras del hogar.

Leave A Reply

Your email address will not be published.