No todos son iguales: las políticas adecuadas contra la covid-19 dentro de nuestras fronteras

  • "Si vas un paso por delante es más difícil que el virus se descontrole y, si se descontrola, va a ser en menor grado", explica la epidemióloga María Urtasun
  • Tenemos cerca algunas medidas o gestiones políticas que indican la dirección a seguir para contener la covid-19. Los ejemplos son de distintos colores políticos

1

La situación epidemiológica de España sigue siendo preocupante. La incidencia acumulada en la población de todo el país supera los 300 casos por 100.000 habitantes. Madrid y Catalunya son los principales focos de contagio. La fotografía completa nos transmite la sensación de fracaso generalizado y miramos hacia otros países para tratar de comprender en qué estamos fallando para contener el virus. Sin embargo, tenemos cerca algunas medidas o gestiones que indican la dirección a seguir para contener la covid-19. Los ejemplos se encuentran esparcidos por el territorio y son de distintos colores políticos.

Sabemos que no hay fórmulas mágicas para atajar esta pandemia y que el éxito o fracaso ante la covid-19 depende de múltiples factores. La OMS recientemente propuso compartir el “modelo de éxito” de Asturias, que ha registrado unas de las cifras más bajas de contagio en los últimos meses. La comunidad, no obstante, pasó a fase 2 hace casi una semana por el aumento de los casos, aunque sigue por debajo de los 10.000 casos en los últimos 14 días. Por otro lado, la Comunidad Valenciana ha llegado a registrar la incidencia acumulada más baja en todo el territorio español, pero en los últimos días ha habido un repunte preocupante en los ingresos hospitalarios. Las fluctuaciones son constantes.

A pesar de las adversidades, no todas las medidas han sido iguales y algunas se enmarcan en una gestión adecuada. “La diferencia está en llevar el control o la iniciativa o llegar tarde. Si tú vas un paso por delante es más difícil que el virus se descontrole y, si se descontrola, va a ser en menor grado o lo vas a poder controlar antes”, explica a cuartopoder María Urtasun, enfermera, investigadora en salud pública, epidemióloga y portavoz de la Asociación Madrileña de Salud Pública. “Las comunidades que han tenido mejores resultados en el control de la epidemia han invertido más en la formación de equipos interdisciplinarios, en reforzar las estructuras de salud pública y en reforzar la Atención Primaria”, subraya.

El uso adecuado de las herramientas en salud pública

No solo basta con usar las herramientas de salud pública, sino que hay que utilizarlas correctamente. Un ejemplo son los cribados, la recogida de muestras para hacer PCR a pacientes asintomáticos con la idea de cortar la cadena de transmisión de covid-19. Según explica Urtasun hay ejemplos de buenas prácticas con los cribados en Asturias o Baleares, en este caso ambas comunidades gobernadas por los socialistas.

Allí se han realizado cribados “en lugares muy concretos con la incidencia elevada, en un ámbito geográfico concreto o en determinados espacios como residencias para que el despliegue de medios fuera costo-efectivo”, destaca la experta. También destaca la buena idea de realizar estas pruebas “fuera de la Atención Primaria”, de modo que “no han sobrecargado los centros de salud”, más de lo que ya están en algunos casos como puerta de entrada al sistema de salud.

Entre la prudencia y la valentía a la hora de tomar medidas

Castilla y León no vive actualmente un buen momento frente a la pandemia. La comunidad, gobernada por el PP, se encuentra solo por detrás de Madrid, Catalunya y Andalucía en el número de contagios. Sin embargo, se diferenciaron por una desescalada más lenta que en otros lugares que tenía en cuenta las zonas de salud, no las provincias. Por ejemplo, pidieron pasar de la fase 2 a 3 solo para cinco de las nueve provincias, las que presentaban mejores datos ante el covid-19, por “cautela”. Para agosto habían pasado de ser una de las comunidades más perjudicadas a tener la tasa de incidencia más baja que la media. “Hicieron un ejercicio de prudencia. Prefirieron entrar más despacio en la nueva normalidad hasta que su sistema no estuviera más preparado. Fueron más realistas”, reconoce Urtasun.

En Valencia, aparecía una mejor fotografía frente a la pandemia a las puertas del otoño, cuando los contagios se disparaban en otras comunidades. Según indica la Consellería de Sanitat Universal y Salut Pública a este medio achacan este resultado en parte al “cierre del ocio nocturno” a principios del mes de julio “en la ciudad de Gandía”, tras la detección de dos brotes. “Se actuó muy rápido. Este tipo de medida se adoptó más tarde en el resto de España”, destacan.

Recursos sanitarios para rastrear y contener al virus

Valencia también destaca a este medio su alta coordinación entre los equipos de Salud Pública y Atención Primaria para el seguimiento de contactos. Según la Consellería, se incrementó el personal sanitario un 16% con más de 10.000 trabajadores extra en los hospitales y servicios de salud pública. Su cifra de rastreadores alcanza actualmente el número 1.393, más los 500 solicitados al Ministerio de Defensa.

En septiembre Asturias comunicó que contaba con 2.468 personas trabajando en la vigilancia de los contactos estrechos, un número mucho más elevado que en otros lugares teniendo en cuenta su población. Castilla y León también decidió apostar por los rastreadores, y en la actualidad cuenta con más de un millar, y además localizados en los centros de salud asignados. En comparación, en Madrid, con el triple de su población, el número de rastreadores llegaba a 800 a mediados de septiembre, a falta de nuevas cifras oficiales. Por esas fechas Catalunya había privatizado la gestión de parte de estos profesionales y aseguraba contar con más de 1.500 rastreadores.

Asturias es uno de los lugares donde mejor se ha montado la mejor estructura para hacer frente al virus. Según la epidemióloga destaca por su trabajo constante de monitorización del virus, algo imprescindible ya que las situaciones pueden cambiar rápido en poco tiempo. El director de Salud Pública, Rafael Cofiño, insiste en que no existen fórmulas mágicas, sino trabajo. “Está haciendo muy bien las cosas en su comunidad, con mucha prudencia y huyendo del discurso triunfalista. Sabe que en cualquier momento las cosas se pueden torcer”, destaca la experta.

La buena salud de la sanidad pública

Amnistía Internacional advertía en un informe en julio con un mapa llamado 'La década perdida' que “la infrafinanciación de la sanidad ha pasado factura”. Por comunidades, Aragón y Catalunya, los lugares donde comenzaron los preocupantes rebrotes este verano, son las que más han reducido su inversión en Atención Primaria en los últimos diez años. Solo Islas Baleares ha recuperado la inversión sanitaria pública de 2009.

No solo basta con las medidas que se apliquen ahora, sino que las comunidades con sus recursos sanitarios más mermados está en peores condiciones para enfrentar la covid-19. “En una enfermedad como esta que tiene mucho que ver con la capacidad de la Atención Primaria y los centros de salud pública, este aspecto es bastante determinante”, subraya Urtasun. En este sentido, puede que las comunidades del norte, con recursos sanitarios menos debilitados, hayan podido tener una mejor base desde la que combatir la pandemia, según la experta.

En todo caso las causas que influyen en la incidencia de la covid-19 en la población son múltiples y por eso no siempre las mejores gestiones obtienen mejores resultados a corto plazo. “El número de casos está muy relacionado con si se reciben más o menos turistas, si hay núcleos de la población muy concentrada o de las barreras geográficas, de cómo se comporten los territorios de alrededor. Son factores que no hay que desmerecer”, apunta la experta. "Puedes hacerlo muy bien, pero si alrededor se descontrola el virus tarde o temprano te va a afectar, y más con una tasa media de contagios tan alta en España", remarca.

Pese a ello no conviene un discurso derrotista que condene a todos nuestros gestores por igual: sí hay mejores formas de combatir la pandemia y tienen que ver con una gestión coordinada y minuciosa de la evolución del virus, más recursos sanitarios y la combinación acertada de prudencia y determinación en la toma de medidas. En esta dirección, el virus tiende a descontrolarse menos o es más fácil recuperar cierta normalidad. Ese es el camino que ya siguen algunas políticas en nuestro país y debería ser la tónica general.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
1 Comment
  1. Miguel says

    Mientras tanto en la Comunidad Corrupta de » Madri » ; los abuel@s y l@s madri/leños de bien » siguen a muerte……» con los mandamientos con l@s que l@s adoctrino su amado y venerado » Claudillo Francisco Franklin» ; festejando y celebrando las inmundicias que nos siguen ofreciendo diariamente sus sectari@s anti España . Y Monchito Asnar meciendo la cuna y moviendo los hilos de su marioneta CapulloCasado desde su » bunker de Marbella» .
    Salud y cada vez más próxima la decencia para España.

Leave A Reply

Your email address will not be published.