YPF: después de Repsol, a por las demás ‘gallegas’

12
Pintada realizada el 13 de abril contra la petrolera española Repsol en un edificio de Buenos Aires. / E. García Medina (Efe)

La populista (por llamarle de alguna manera) Cristina Fernández Kirchner anunció ayer la expropiación de YPF, propiedad de la española Repsol, que en 1999 pagó más de 12.000 millones de euros por ella. La presidenta argentina realizó en la Casa Rosada tan controvertida medida, que fue aclamada con pasión futbolera, la misma que provocó en su día la suspensión de pagos de 2001. Todo por el bien común, claro.

La controvertida medida provocó el furor en el Gobierno, que reconoció que Argentina les ha tomado el pelo. No en vano, el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, reveló que el 28 de febrero había alcanzado un pacto verbal con los titulares de Planificación, Julio de Vido, y Economía, Héctor Lorenzini, para resolver de manera dialogada cualquier problema que hubiera en relación con la compañía.

Publicidad

La cosa parecía cantada, pero no fue hasta el jueves de la semana pasada cuando el Gobierno tuvo claro que no había futuro.

Los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (i), y de Industria, José Manuel Soria, ayer, durante su comparecencia ante la prensa por el caso de la intervención YPF / Juanjo Martín (Efe)

El Ejecutivo ya ha amenazado con un montón de medidas en reacción a esta noticia, aunque no ha concretado. Por su parte, Repsol sí ha anunciado medidas legales inmediatas. Y desde Bruselas llegaron unas tibias palabras que lo que dejan entrever es que tampoco se van a matar por los intereses españoles. Ojalá nos equivoquemos.

Alguien debería haberle advertido a Alfonso Cortina, cuando se embarcó en la compra de YPF en 1999, de los riesgos que tiene entrar en esos países con los que tiene que bandearse ahora Repsol (Ecuador o Bolivia, son otros ejemplos).

Después de Repsol, a por más

El mecanismo es de libro y las demás empresas españolas denuncian que también lo están intentando con ellos. En primer lugar, se les pide que den entrada a un socio local, porque eso sería muy bien visto por el Gobierno y la sociedad argentina.

Nada, se trata de un partner; un amigo más bien, con el que trabajar con know how local y, de paso, engrasar las relaciones con el Ejecutivo.

Por cierto, en el caso de Repsol tocó financiar a ese socio con unos 1.550 millones de euros. Préstamo que los Eskenazi no devuelven porque el Gobierno prohibió el dividendo en YPF y claro, sin ese dinero cómo van a pagar.

A continuación, se retiran las concesiones en determinadas zonas del país y si la compañía todavía no lo deja todo por imposible, directamente se la expropia. Esa es la hoja de ruta.

Las demás compañías no entran al trapo y claro, les aprietan por todos los flancos posibles. Con semejante panorama, evidentemente, cierran el grifo de las inversiones.

Así se lo preguntaron el ministro Soria y así lo confirmó: ¿puede repetirse el caso de Repsol con las demás compañías? Pues hombre, sí, lo cual, evidentemente, condena a Argentina a convertirse en un corralito autárquico.

Tenía razón el ministro de Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo cuando afirmaba ayer que con estas medidas “pierde España y pierde Argentina”.

12 Comments
  1. inteligibilidad says

    Preguntas inocentes: ¿Y la soberanía energética argentina? ¿Y el derecho a la explotación de los recursos nacionales? ¿Por qué el Gobierno pone todo su empeño en defender una empresa privada (o en «vengarla») y no en defender a los propios españoles?

  2. Vinx says

    Un artículo digno de La Razón, mi enhorabuena por ni mencionar la soberanía de un País.

  3. cape says

    soberania? Os lo creeis todo de verdad. Ni diez años van a tardar en intentar vender ipf nuevamente. el problema sera ver quien se mete en el fregao visto lo visto.

  4. andayqueteden says

    !¿¿¿¿Qué diría la caverna mediática si esto le pasa al gobierno de ZP???!!

    Es lo que tiene ser un político al servicio del capitalismo salvaje (si es que puede haber uno que no lo sea), que se creen que los mercados van a respetar su gobierno, cuando los «mercados» van a sacar la máxima tajada, caiga quien caiga. Lo que debería hacer Rajoy, en lugar de ladrar, es nacionalizar REPSOL expropiando el resto de la compañía a los delincuentes que se han apropiado de ella. Al menos que sus beneficios reviertan al estado que ahora mucha dice defenderla, pero no le ha importado en absoluto que todos los beneficios se los queden los accionistas que aprovecharon su lamentable privatización, 60% de éllos «extranjeros». !Argentina es ele ejemplo no el enemigo!!

  5. Un servidor says

    Si nos remitimos tanto a la soberania de un pais, alabemos entonces el modelo britanico, que no tardaria ni 24 h en lanzar los aviones contra Buenos Aires, no?

  6. maf says

    ¿Pero se puede saber que nos importa lo que les pase a los delincuentes de Repsol, empresa privada participada por bancos, fondos de inversión y demás sabandijas? ¿Acaso nos regalan la gasolina? ¿Qué es eso de los intereses de losespañoles? A mi Repsol ni me da nada ni hace nada por mi. Es una empresa de sus accionistas, no de los españoles. Con su pan se lo coman.

  7. ivg56 says

    ¿»NUESTROS» intereses?

  8. celine says

    Los chinos andan por ahí dispuestos a comprar YPF por el bien de los intereses patrios argentinos, ché.

  9. Luismi says

    No sé por qué tanto jaleo con Repsol. Pero si ni siquiera es una empresa española. El 51.49% del capital es extranjero, no español:
    http://www.repsol.com/es_es/corporacion/accionistas-e-inversores/inf_general_acerca_de_la_sociedad/la_accion_y_el_capital_social/distribucion_accionarial/

  10. Perri el Sucio says

    Pues por mí todas las multinacionales españolas (y no españolas) que operan en cualquier país se pueden ir a la mierda. Disculparán que no llore, pero estoy hasta los cojones de que a la hora de repartir beneficios y esquivar impuestos todo sea a puerta cerrada, y cuando hay problemas «querida patria mirad qué desgraciados somos».

    Para el dolor de cabeza, guillotina.

  11. Hortensia says

    A ver, un par de aclaraciones.
    El Gobierno no debe defender a una empresa privada si no quiere, pero sí debe tomar represalias si tiene un tratado firmado con otro país, en este caso un tratado de que respetarán las inversiones extranjeras y ese país lo incumple.
    Segundo, la gran empresa privada no va a perder nada; sí lo perderán los pequeños accionistas.
    Tercero, la señora presidenta argentina no es ningún Robin Hood que robe a los ricos para dárselo a los pobres. Es una mafiosa impresentable que intentó el fin de semana a toda costa que los países de la Cumbre de las Américas la apoyaran en su lucha por las Malvinas y como no lo consiguió y no se atreve sola con el Reino Unido, buscó otro enemigo extranjero para explotar el patrioterismo barato en su país y apartar la atención de su malísima gestión económica y gubernamental. Eso si no es que tiene un nuevo amante y ha querido hacerle un regalo, que también hay quien apunta en esa dirección.
    Cuarto, Argentina tiene derecho a controlar sus fuentes de energía, por supuesto. Pero no tiene derecho a que otros paguen por encontrarlas y luego quitárselas. Y además ha hecho un flaco favor a los argentinos porque su Gobierno no tiene dinero para explotarlas (la explotación es cara) y ningún inversor extranjero va a poner dinero para esa explotación después de lo que acaba de hacer. Como no sea, claro, China o alguno igualmente fuerte que esté dispuesto a amenazarla en serio si le hace la misma jugarreta.
    Y quinto, lo que nuestro Gobierno debe hacer es no entrar al juego barato del patrioterismo tonto (pues eso no beneficia ni a los españoles ni a los argentinos de a pie) y responder recortando las importaicones de Argentina, que son mucho mayores que nuestras exportaciones y bloqueándola en los organismos internacionales donde pueda mientras la señora esa esté en el Gobierno.

  12. Venancio says

    – Doctor, cada vez que me tomo un café con leche me duele el ojo derecho.

    – Quita la cucharilla de la taza, Manolillo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.