El empecinamiento de Rajoy lleva a España a los 5.778.100 parados

1

Uno de cada cuatro españoles en edad de trabajar en el paro (5.778.100),  96.000 ocupados menos en el último trimestre (de ellos 49.400 en el sector público), 75.500 paradas más en ese mismo periodo; 1.737.900 hogares con todos sus miembros desempleados (312.700 más que hace un año); 179.000 empleos fijos destruidos en un solo trimestre; tres millones de españoles buscando trabajo desde hace más de un año; más de la mitad de los menores de 25 años en el desempleo… El apocalipsis social, económico y moral ya está aquí… Como decía Brando, y como ayer ratificaron los datos del Encuesta de Población Activa del III Trimestre, el horror.

Lo más indignante de una situación que lleva a personas mayores a saltar por la ventana ante la inminencia de un desahucio es que estas cifras están en el guión del Gobierno, en el de la patronal, en el de la Comisión Europea y en el del FMI, que ya tienen amortizada la miseria... Tienen amortizado eso y lo que todavía queda por venir, que es mucho y malo, porque los seis millones de parados están a la vuelta de las esquina y las previsiones de estos actores económicos -con perdón de los actores-, reconocen que, en el mejor de los casos, los primeros visos de recuperación no llegarán hasta el final de 2013 o principios de 2014. Y eso, si todo va bien, que ya no sabemos lo que es, porque esta política de recortes de Mariano Rajoy, El empecinado, nadie sabe a dónde nos llevará ni cuánto tiempo nos mantendrá en ese maldito lugar. El Gobierno insiste en que sus reformas darán fruto en el medio plazo, pero no es capaz de precisar en qué mes de qué año empieza el medio plazo ese. Quizás para cuando toquemos suelo ya no tengamos fuerzas para el impulso.

Publicidad

Y otro asunto a tener en cuenta, el guión sigue su camino porque, a pesar de que la aportación per cápita de los españoles en ayudas para la banca fue de 1.846 euros en 2010 (el último dato conocido),  las entidades financieras siguen negándose a devolver el favor en forma de créditos a empresas, pymes y ciudadanos. Y si no lo hacen será porque el Gobierno no ha impuesto condición alguna al  rescate gratis total.

Esto es, que dinero para ayudas sí que hay, pero solo para algunas. Según el último informe de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC), las ayudas anticrisis pasaron de 2.367 millones en 2008 a 57.400 millones en 2009 y a los 87.497 millones de 2010. Esos 87.497 millones se dividen en dos grupos: las dirigidas a prestar apoyo a las entidades financieras (87.145,47 millones, que representan el 8,20% sobre el PIB y los citados 1.846,67 euros per cápita) y las ayudas para sostener al resto de empresas de sectores económicos (351,87 millones, el 0,03% sobre el PIB y 7,46 euros per cápita).

¿Y qué otra cosa podría hacer el Gobierno que lo que está haciendo?, se pregunta y repregunta la derecha política y mediática en las agotadoras y recurrentes tertulias. Pues a mí, que no soy ninguna lumbrera, se me ocurren un par. Lo primero, una reforma fiscal justa que recaude más (por las buenas o por las malas) a quien más tiene y, con ese dinero, fomentar la actividad. Lo segundo, impulsar una reforma laboral no para abaratar el despido, sino para favorecer y subvencionar la creación de empleo. Como diría el gran Rosendo Mercado -pero mercado de barrio, no de los otros-, Maneras de vivir o, por lo menos, de No morir.

1 Comment
  1. Maíllo El Malo (el verdadero Maíllo El Malo, no el baboso de Bankia) says

    A este paso, con tanta gente a la que se da por porculo se va a llamar Encuesta de Población Pasiva…

Leave A Reply

Your email address will not be published.