Cándido Méndez: «Rajoy debería aprovechar la huelga para decir a Europa que así no se puede seguir»

0
Cándido Méndez, ayer domingo, durante el acto de apoyo del mundo de la Cultura y la Universidad a la huelga general. / Victor Lerena (Efe)

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, considera que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, podría utilizar la huelga general del miércoles para decir a las autoridades comunitarias, y especialmente a Ángela Merkel, que por el camino de los recortes y el ajuste duro, sencillamente, no se puede seguir.

- ¿Si la huelga general es un éxito, qué escenario contempla para al día siguiente?

Publicidad

- El Gobierno debería plantear un nuevo escenario, que ponga el crecimiento y el empleo en el centro de sus políticas y que apueste por el diálogo para salir de esta situación. El éxito de esta convocatoria, que se enmarca en una jornada de acción europea, le puede permitir también decir en Europa que no se puede seguir por este camino de recortes y perdición.

- ¿Y si el Gobierno no rectifica, que van a hacer los sindicatos?

- Seguiremos movilizándonos, como lo hemos hecho hasta ahora, de forma continuada en el tiempo para frenar esta catástrofe. Hemos puesto en marcha desde la Cumbre Social, de la que formamos parte, una iniciativa que el Gobierno no puede menospreciar, la solicitud de convocatoria de un referéndum. El pueblo español tiene derecho a decidir y opinar sobre las políticas de las que no ha sido previamente informado. No olvidemos que el Ejecutivo gobierna contradiciendo su programa electoral. El presidente del Gobierno debería realizar esa consulta, cuyo resultado le serviría para decir a sus socios europeos, y  fundamentalmente al Gobierno de Berlín, que éste no es el camino que quiere el pueblo español. Tendrá una oportunidad de oro, para frenar la sinrazón en la que se ha metido Europa con las políticas de recorte.

- ¿Qué importancia le da al carácter de protesta civil que han querido imprimir esta vez a la movilización? ¿Qué esperan en este sentido?

- La huelga general va a canalizar el profundo descontento social. Y no es sólo laboral, es una protesta ciudadana. Y tendrá una gran respuesta porque lo que está ocurriendo nos afecta a todos. Es una huelga diferente a la de marzo. Entonces se convocó para mostrar el rechazo a la reforma laboral. Ahora las políticas de recorte han sido un suma y sigue, cuyo máximo exponente son los Presupuestos Generales del Estado para 2013, que son los más duros, inútiles y perjudiciales de la Democracia. También tiene un carácter diferente, en la medida en que se enmarca en una jornada de acción y movilización europea, convocada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES)

- ¿Cómo valora la dimensión internacional de las huelgas y protestas del 14N?

- Es un hecho histórico para el movimiento sindical y para Europa. Durante esta jornada, se producirán distintas acciones-movilizadoras en función de las situaciones que viven los ciudadanos de los diferentes países europeos, desde una huelga general de 24 horas en Portugal a huelgas generales parciales, de cuatro horas en Italia,  de tres en Grecia, y manifestaciones y actos de protesta en toda Europa. El 14N vamos a poner de manifiesto que hay una voz unánime de los trabajadores en Europa en contra de estas políticas  que ya han demostrado su fracaso.

- ¿Cuál es su alternativa ante la actual situación?

- Otras políticas son posibles. La solución pasa por un cambio radical de las políticas que se están imponiendo en Europa y apostar por el crecimiento y el empleo. En estos años de duros ajustes se ha puesto de manifiesto que estas directrices no nos van a sacar de la crisis, sino que nos asfixian. Sin embargo, siguen empeñados en lo mismo porque también se está aprovechando la crisis para imponer determinadas políticas.  De las palabras del propio comisario europeo Olli Rhen se deduce que se quiere que los ajustes, que ahora son coyunturales, pasen a ser permanentes. Y entre ellos cita la supresión de la paga extra de los funcionarios y la amnistía fiscal. Deberíamos tenerlo en cuenta.

- ¿Qué valoración hace de la gestión –declaraciones incluidas- de la ministra de empleo, Fátima Báñez? ¿Hablan alguna vez con ella?

- No hay diálogo social ni negociación con el Gobierno, y no sólo afecta a un ministerio, sino a todo el Ejecutivo, que ha optado por gobernar en solitario, sin diálogo ni negociación. Y así les va. Han sembrado vientos y están recogiendo tempestades y el mejor ejemplo de estas prácticas lo están teniendo en el día a día con la reforma laboral, que está propiciando una destrucción de empleo sin precedentes. El problema es que detrás de esas cifras de paro, que nos aproximan ya a los 6 millones, hay personas en las que no se  ha pensado, por ejemplo, cuando se ha eliminado la autorización administrativa para los Expedientes de Regulación de Empleo, que ahora propicia un aumento catastrófico del desempleo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.