El mejor mayo para el empleo gracias a los contratos temporales

Como ya adelantó el otro día el bueno de Mariano, “Albricias, por fin, buenas noticias”. El paro registrado en las oficinas de empleo en mayo bajó en 98.265 personas, el mayor descenso de la serie que arranca en 1997, y el número de afiliados a la Seguridad Social se incrementó en 134.660 cotizantes. Los datos ponen negro sobre blanco algunas cosas: la primera que mayo siempre es un buen mes para el empleo en España por eso de que llega el veranito y el nuestro, nos guste o no, es un país de servicios (61.336 parados menos en este sector), de turismo vamos, y de recoger sandías y melocotones (9.405 desempleados menos en la agricultura). Tal y como refleja el gráfico de abajo, el paro desciende en todas las comunidades autónomas.

Las otras cosas que pone de manifiesto la estadística del Ministerio de Empleo no sé yo si son para echar cohetes o para tentarse el refajo. Y es que si alguien tenía dudas sobre qué tipo de empleo se crearía con la reforma laboral aprobada por el Gobierno del Partido Popular ya va siendo hora de que las disipe, las destierre y las tire al cubo de la basura. Y es que de los 1.283.261 contratos registrados en mayo, tan solo 95.856 fueron indefinidos, o sea, un 7,47% del total. Por cierto, también el peor dato de la serie histórica en esta materia. Esto es lo que hay y parece también que esto, y más de esto, es lo que va a haber. Esto es también lo que dicen los sesudos quintacolumnistas de la derecha -con buenos contratos blindados en la mayoría de los casos- que es lo que tiene que haber para los otros, no para ellos: la gente, dicen, prefiere cobrar 400 euros a no cobrar nada. La cantinela, La Tarantela del gobernador del Banco de España… el futuro... Ya sabes, ese tipo de ofertas que no se pueden rechazar...

Publicidad

En términos acumulados, los contratos indefinidos a tiempo completo alcanzan en los cinco primeros meses de este ejercicio un total de 271.099, esto es, el 13,94% menos que en igual periodo del año 2012. Si lo que la reforma laboral pretendía era acabar con la dualidad en el mercado de trabajo igualándonos a todos -o casi todos- por abajo, no cabe duda de que lo está consiguiendo.

Las cifras desagregadas sobre los jóvenes tampoco son para romper la piñata a cabezazos. El colectivo de los “sin empleo anterior”, generalmente jóvenes, ha registrado el vertiginoso descenso de 36 personas, el -0,01%. El desempleo de los jóvenes menores de 25 años (458.012 pardos) se reduce en mayo en 16.735 personas (-3,53%) respecto a abril, mientras el paro de 25 y más años baja en 81.530 (-1,81%).

La estadística sobre la cobertura del sistema de protección por desempleo también se nos va marchitando y durante el mes de abril de 2013 (este dato siempre se difunde con un mes de retraso) ha sido del 61,28%, cuando el mismo indicador en ese mismo mes de 2012 fue del 65,45%, esto es, unos cuantos más que se van quedando en cueros por el camino.

En resumen -como decía Echeverría, un crítico de cine que había en el Diario de Navarra cuando yo era un chaval-, en el mejor de los casos, estas son las buenas noticias que nos esperan de aquí en adelante... Ah, por cierto, el guión, previsible; la música y la fotografía, excelentes.