Ya hay 1.845.571 parados que no reciben nada del Estado

A pesar de que este septiembre, según el Gobierno, ha sido el menos malo desde 2007, que ya hay que pensar para decir eso, lo cierto es que, según los datos facilitados esta mañana por el Ministerio de Empleo, el número de parados que no reciben prestación alguna por parte de la Administración del Estado se eleva a la escalofriante cifra de 1.845.571.

La cuenta de la vieja, a esa que le van a bajar la pensión, se hace con facilidad. El número de parados subió el mes pasado en 25.572 personas, lo que sitúa el total de desempleados en los 4.724.355.  De estos, según los propios datos del Ministerio, 1.365.284 recibieron una prestación contributiva, 1.136.245 un subsidio (426 euros), 240.510 la llamada Renta Activa de Inserción (426 euros) y 137.745 el subsidio de eventuales agrarios. Esto es, haciendo un sencillo proceso de sumas y restas, que 1.845.571 parados no recibieron nada durante el mejor mes de septiembre desde 2007. Las cifras explican que la cobertura, el número de parados con prestación, sigue bajando a pesar de que el paro no lo haga. En concreto, un 1,2% menos respecto al pasado año.

Publicidad

El paro, tras seis meses de reducción del número de desempleados (incluidos los 31 del pasado agosto), ha vuelto a subir y ha vuelto a castigar a los colectivos más desfavorecidos, entre ellos, los jóvenes, que siguen en caída libre, ya que hay registrados 434.953 menores de 25 años en las oficinas de empleo (un 7% más que el mes anterior), y las mujeres (hay ya 2.436.752 en el paro, un 1,1% más que en agosto). Por lo que a los contratos se refiere, del total de los 1.392.429 registrados, solo 107.136 (el 7,69%) fueron indefinidos; el resto, temporales.

Las cifras afiliación a la Seguridad Social, con una caída de 22.242 cotizantes, como se aprecia en el gráfico, no han ido mucho mejor.

Y todo esto lo conocemos solo unas horas después del fasto presupuestario, de la presentación de las cuentas para 2014, las de la recuperación, según el Gobierno, que, eso sí, con la boca pequeña, vislumbra un horizonte del 25,9% de parados para el próximo ejercicio. No sé por qué pero las cuentas del mejor mes de septiembre de los últimos años no me alegran la mañana. De verdad que no.