Pablo Iglesias llama al boicot: "Hay que seguir sin beber Coca-Cola"

Pablo Iglesias grita consignas contra Coca-Cola
Pablo Iglesias grita consignas contra Coca-Cola, durante la concentración ante la sede del PP. / María F. Sánchez

Los trabajadores de la fábrica de Coca-Cola de Fuenlabrada y las mujeres de su familia, conocidas como las espartanas, se han concentrado este viernes al mediodía frente a la sede del PP en la calle Génova para exigir el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo que declara nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que fue presentado por la empresa en 2014. A la protesta, se ha unido el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que ha llamado al boicot de la multinacional: “Hay que seguir sin beber Coca-Cola”.

Acompañado por su jefa de gabinete y portavoz adjunta del grupo parlamentario en el Congreso, Irene Montero; el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafa Mayoral, y el diputado Alberto Rodríguez, Iglesias ha manifestado que “no se puede consentir que una empresa multinacional pretenda humillar a los trabajadores españoles a los que han dado la razón los tribunales españoles”. En este sentido, ha denunciado que los empleados, además de no haber sido incorporados a los mismos puestos de trabajo como ordenaba la Justicia, tienen que sufrir intimidaciones, como “vigilantes armados” que les controlan o persecuciones «por hacer sindicalismo».

Publicidad

Los trabajadores, que se han reunido ante la sede del PP, custodiada por la Policía, y después han marchado hacia el Tribunal Supremo, han gritado consignas como “Rajoy escucha, Coca-Cola en lucha”, “justicia del Supremo” o “basta ya de estafa judicial”. El presidente del comité de empresa de la planta de Fuenlabrada y el representante de Comisiones Obreras, Juan Carlos Asenjo, ha advertido de que recurrirán al Constitucional o incluso al Tribunal de Estrasburgo si sus demandas son desoídas por la Justicia, mientras que Mercedes, representante de las Espartanas, ha denunciado que los trabajadores sufren “mobbing” o acoso laboral y ha anunciado que nadie detendrá la protesta hasta que consigan sus objetivos.

Agrupados bajo la plataforma Coca-Cola en lucha, los trabajadores del Centro de Operaciones Industriales y logísticas (COIL) de Fuenlabrada (Madrid) llevan meses denunciado que la multinacional no cumple con las resoluciones judiciales que declararon nulo el ERE de 2014 y obligaron a la empresa a reincorporar a sus empleados en los mismos puestos de trabajo. Según denuncian, la readmisión ha sido «completamente irregular» porque se han modificado sus condiciones laborales, jornadas y salarios.

Trabajadores de Coca-Cola de la factoría de Fuenlabrada
Trabajadores de Coca-Cola de la factoría de Fuenlabrada, durante la concentración ante la sede del PP. / M. F. S.
(*) María F. Sánchez es periodista.