El gobierno descarta un pacto de Estado por las pensiones y teme un colapso a partir de 2020

  • “Con la actual coyuntura política, no vamos a poder acometer una reforma que permita garantizar las pensiones"

El gobierno descarta absolutamente cualquier acuerdo con el resto de partidos políticos que permita cerrar un pacto para garantizar la sostenibilidad de las pensiones en la presente legislatura y, probablemente también en el futuro inmediato, pero miembros del Ejecutivo admiten en privado que el sistema público de pensiones va a hacer aguas a partir de la década de 2020 si no hay una reforma en profundidad de las mismas.

Fuentes del gobierno consultadas por cuartopoder.es aseguran que “con la actual coyuntura política, no vamos a poder acometer una reforma que permita garantizar las pensiones, aunque se trata de un tema de Estado y un tema acuciante”. Estas mismas fuentes argumentan que, a partir de la década del 2020 se incorporan a la jubilación los nacidos durante el llamado baby boom, es decir, aquellos que vinieron al mundo entre 1956-1965.

Publicidad

En ese período nacieron alrededor de 600.00 españoles al año y todos ellos, de un modo u otro, se van a ir incorporando al ya de por sí amplio sector de jubilados y pensionistas en nuestro país. Estos mismos interlocutores subrayan el hecho de que el bajo índice de natalidad registrado en España las últimas décadas y los bajos salarios, que arrojan unas cotizaciones igualmente bajas, no permiten sino ser pesimistas.

Publicidad

Desde el equipo económico del gobierno de Pedro Sánchez apuntan como solución la vía tributaria como fórmula para obtener una fórmula de financiación de las pensiones. Sin embargo, admiten se les plantea casi imposible conseguir ese Pacto de Estado, tal como está la situación política y con un larguísimo calendario electoral por delante.

En palabras de un miembro del área económica del Gobierno “el Estado – y subrayo el Estado- debe asumir un pacto fiscal para llevar cada año 2000 millones de euros adicionales a la Seguridad Social”. Y esa forma de obtenerlos es, según estas mismas fuentes “a través de un impuesto potente y no de pequeños impuestos”. Descarta además este interlocutor los impuestos tecnológicos, las tasas Google o la tasa Tobin, “por su relativa eficacia” .

Las fuentes consultadas por este diario señalan también que “si hacemos caso a algunas de las encuestas publicadas recientemente (el 12 de noviembre El País publicaba una encuesta realizada por 40dB, según la cual el 71.4% de los españoles estarían dispuestos a pagar más impuestos para sostener las pensiones) a los ciudadanos no les parecería mal la vía tributaria para robustecer las pensiones, “pero el problema –añade un alto cargo del gobierno- no son tanto los ciudadanos y su predisposición, sino los partidos políticos y el momento político en el que, siendo realistas, no vamos a contar con los apoyos necesarios para acometer una reforma de este tipo”·

La convicción en el área económica del Ejecutivo es que corren malos tiempos para las pensiones… ¡y peores que vendrán!