Un verano lleno de huelgas y reivindicaciones laborales

  • Repaso a las huelgas laborales más relevantes en diferentes empresas o sectores durante estos últimos meses
  • Las huelgas más mediáticas son las que tienen que ver con el transporte, por el alto número de turistas y viajes en época estival
  • Sectores como el de "Las Kellys", los "riders" o diferentes trabajadores de hostelería también han denunciado su situación este verano

0

La lucha laboral no para en los meses de verano. De hecho, en ciertos sectores va a más y se aprovechan estos meses para visibilizar lo máximo las reivindicaciones de los trabajadores. Durante las últimas semanas se han producido varias huelgas laborales relevantes en diferentes empresas o sectores. Las más mediáticas son las que tienen que ver con el transporte, por el alto número de turistas y viajes en época estival. Pero también otros tienen su protagonismo y no cejan en sus protestas durante julio o agosto. En cuartopoder.es repasamos algunos de los casos más llamativos.

Aeropuertos, trenes, Metro...

Sin duda, una de las huelgas más comentadas este verano ha sido la del aeropuerto de El Prat, en Barcelona. Allí, los vigilantes de seguridad, de la empresa Trablisa, mantienen una huelga indefinida desde el pasado 9 de agosto. Entre las demandas se encuentran un plus por cantidad de trabajo de 1 euro por hora trabajada, mayores descansos para el personal, de 10 minutos por hora, que se cumpla con el acuerdo de un fin de semana al mes para conciliación familiar y dos fines de semana libres al mes para toda la plantilla, que la empresa se haga cargo de los costes de aparcamiento y una paridad en los puestos de trabajo, ya que en el contexto actual “genera una carga de trabajo aún más notable en las mujeres”.

Publicidad

En los aeropuertos españoles también hemos encontrado huelgas del personal de tierra de la compañía Iberia. En Bilbao se han producido paros parciales desde el día 14 de agosto y se han anunciado paros completos. Sus demandas tienen que ver con mayor estabilidad, ya que la mitad de la plantilla es eventual, racionalizar los turnos para no cambiar tanto de mañana y tarde, y que los contratos de los trabajadores eventuales sean como mínimo de dos horas de jornada laboral. Protestas similares se han dado en los aeropuertos de Barcelona y Madrid durante los meses de Julio y Agosto.

También en un aeropuerto, en este caso el de Madrid-Adolfo Suárez Barajas, se ha movilizado otro colectivo.  En Julio, USO-Madrid y UGT-Madrid convocaron una huelga en la empresa Spanish Intoplane Services, del grupo Cepsa, que surte de combustible las “principales aerolíneas que operan en Madrid”. Entre las peticiones realizadas por USO-Madrid en la negociación del nuevo convenio se encuentra una subida salarial del 2,5%, establecer un límite de 220 turnos anuales y el pago de las horas nocturnas desde las 22.00 hasta las 6.00 horas.

En Palma de Mallorca, los trabajadores del control de pasaportes han anunciado una huelga para el día 24 de agosto. Los convocantes afirman que la empresa ha incurrido en errores sistemáticos en los salarios, no paga los pluses a los jefes de turno y se retiran los complementos salariales a los trabajadores que se ponen de baja. Además, afirman que no se han convocado los reconocimientos médicos obligatorios, no se les ha formado para realizar su trabajo y se producen múltiples incumplimientos de la ley de prevención de riesgos laborales.

Por otra parte, la compañía Ryanair tiene en su seno una alta conflictividad laboral en varios países. En lo que a España se refiere, los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), representados por los sindicatos Sictpla y USO, han registrado un preaviso de huelga para diez días para los días 1, 2, 6, 8, 13, 15, 20, 22, 27 y 29 de septiembre. El objetivo principal es tratar de impedir el cierre de las bases que la aerolínea de bajo coste tiene en Gran Canaria, Tenerife Sur y Gerona.

Cambiando de método de transporte, el verano está siendo también movido en RENFE. El sindicato CCOO convocó una huelga el pasado 15 de julio. El sindicato pedía la renovación, el rejuvenecimiento y el reequilibrio de género en el empleo ferroviario, y la autorización del 105% de tasa de reposición; la preocupación del personal ferroviario por el hecho de que Renfe aplique, de manera unilateral, el acuerdo recogido en el convenio colectivo de reducir la jornada a 37 horas y media de promedio; el hecho de que no se incluya en la masa salarial, y por tanto no se hace consolidable, el incremento salarial del 0,5% derivado de la productividad de 2017 y 2018.

Por su parte, desde CGT se han convocado 4 jornadas de huelga: 31 de Julio, 14 y 30 de agosto y 1 de septiembre. Los trabajadores buscan un aumento de unas tasas de reposición que conduzcan a la mejora de los servicios que prestamos a la ciudadanía, el aumento del derecho a la conciliación familiar, el freno a la externalización de servicios o el derecho a la promoción interna. El sector ferroviario se liberalizará a finales del año próximo, un cambio de modelo denunciado por varios sindicatos de trabajadores.

Otro medio de transporte con huelgas este verano ha sido el Metro de Madrid. Los vigilantes de seguridad de esta empresa y también de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) comenzaron el martes 12 de agosto una huelga indefinida por el impago de la nómina de junio y la paga extra de julio por parte de Ombuds, empresa adjudicataria.

Y finalmente, los trabajadores de la plantilla de Aucalsa, empresa concesionaria de la autopista del Huerna (AP-66), entre León y Asturias, realizó una huelga de varios días a principios de agosto que fue desconvocada el día 7. Lo hicieron para exigir mejoras en la seguridad de los trabajadores e igualdad salarial entre los empleados que realizan las mismas tareas.

huelgas
Los aeropuertos españoles han sido escenario de varias huelgas de trabajadores durante este verano. / Efe

Riders, Kellys, festivales musicales, bomberos...

En otros ámbitos laborales se han dejado también ver protestas diferentes. A principios de agosto destacó sobremanera la huelga de repartidores, los llamados riders, de la empresa Glovo. Realizaron un paro parcial de dos horas el 31 de Julio. El motivo principal de la huelga fue la condición de falsos autónomos de los repartidores de la empresa. Un asunto por el que la justicia ya se ha pronunciado en el caso de otra empresa similar, Deliveroo.

Otro sector precarizado, el de las camareras de piso en hoteles, conocidas como Las Kellys, ha levantado la voz este verano. En Ibiza han convocado huelga para los días 24 y 25 de agosto. Según CGT, el trabajo que realizan a diario las camareras de piso en Baleares "requiere un tratamiento específico tanto organizativo como preventivo que dé una respuesta satisfactoria a sus condiciones de trabajo y a los daños ocasionados" por las mismas.

El verano es época de festivales musicales. En uno de los más importantes, el Sónar, celebrado en Barcelona, tuvo lugar una huelga de riggers, esas personas que montan todas las carpas, escenarios y elementos en un macrofestival. Tal y como contó cuartopoder.es, la lucha de estos trabajadores concluyó con un sentencia judicial que desestimaba su derecho a huelga.

Por otra parte, en Zaragoza se produjo la primera huelga de los trabajadores de Telepizza. De hecho, fueron dos en apenas un mes, el 31 de mayo y el 29 de junio. Entre las reivindicaciones se encontraban el rechazo a la franquiciación, el traspaso de una empresa a otra, y la no aplicación del salario mínimo interprofesional. Además, en la segunda jornada de protesta se sumaron trabajadores de Glovo y Uber en un encuentro contra la precariedad.

A mediados de junio los trabajadores del centro logístico de DHL en Torija (Guadalajara), que suministra a las tiendas de ropa Primark en toda España, decidieron ir a la huelga. El conflicto comenzó por la modificación de la empresa de las condiciones laborales para trabajar los sábados. DHL también sufrió una huelga de 70 días en su planta de Salvatierra (Álava) que concluyó a mediados de julio.

Otro caso llamativo ha tenido lugar en la empresa de helados y lácteos Kalise en las Islas Canarias. Los trabajadores iniciaron una huelga a comienzos de agosto por negarse la empresa a firmar el convenio colectivo. Este mes también ha tenido lugar una huelga en la empresa multinacional Teleperformance, en Ponferrada. Por su parte, las huelgas previstas en las perfumerías Douglas de toda España, fueron desconvocadas antes de realizarse al llegar a un acuerdo para seguir negociando entre trabajadores y empresa.

Los bomberos de Vigo iniciaron su huelga el 14 de agosto por sus condiciones laborales, como por ejemplo la situación de los bomberos en formación, que hacen primeras salidas sin supervisión y jornadas laborales de  hasta 48 horas como los trabajadores veteranos. Otro ejemplo de huelga veraniega ha tenido lugar en la distribuidora farmacéutica Novaltia. En Julio sus trabajadores pararon para recuperar el convenio de empresa, limitar la subcontratación de la actividad principal de la empresa y mejorar las condiciones de la contratación eventual. Los trabajadores de transportes sanitarios también han protagonizado protestas laborales intensas en ciudades como Málaga o Salamanca.

Entre lo que viene, ya para septiembre, hay que destacar una posible huelga en el sector de la hostelería de Murcia y la provincia de Valencia. El objetivo es presionar para conseguir unos nuevos convenios laborales. En Murcia lleva sin negociarse once años y el de Valencia, ocho. Según los sindicatos, CCOO y UGT, las plantillas perdieron a lo largo de todos estos años entre un 13% y un 7% de poder adquisitivo, respectivamente.

Leave A Reply

Your email address will not be published.