CONFLICTO LABORAL

Los nuevos conflictos que trae la covid-19: pacto por el teletrabajo en Konecta

  • Una decena de sindicatos habían amenazado con paros cada lunes si la empresa les imponía el trabajo presencial
  • Finalmente, el fin de semana anterior lograron un pacto con la compañía por el que la vuelta a las oficinas sería, por el momento, voluntaria
  • "Trabajamos en espacios diáfanos y con la voz, aunque tengamos mascarillas, los aerosoles son constantes", explican desde CCOO

0

La crisis de la covid-19 ha traído nuevos conflictos a las empresas. Así ha sido en la compañía de teleoperadores Grupo Konecta, que ha llegado a un pacto con sus trabajadores para que se mantuviese el teletrabajo a las puertas de la tercera ola de la pandemia. Ante la progresiva incorporación presencial de algunos compañeros, varios sindicatos amagaron con paros todos los lunes. Finalmente, han llegado a un pacto para que se garantice "la voluntariedad del trabajo presencial" hasta que la situación mejore, tal y como han informado los sindicatos.

La primera semana de enero fueron varios sindicatos los que estudiaban movilizaciones: CGT, CCOO, UGT, USO, SAT, CSIF, FASGA, CSI, Solidaridad Obrera y Sindicalistas de Base, según apuntan fuentes sindicales. El plan inicial era convocar paros de una hora que comenzasen el día 11 de enero y se extendieran todos los lunes. El motivo que esgrimían entonces los sindicatos era que la dirección había  decidido "de forma unilateral" la "imposición forzosa del trabajo presencial” a las puertas de la tercera ola de la pandemia de covid-19.

El pasado 8 de enero, el fin de semana que Filomena asoló la península, empresa y sindicatos llegaban a un acuerdo en el que se comprometían a mantener el teletrabajo, a que la compañía facilitase finalmente los medios necesarios para hacer la jornada en los hogares y a crear un comité de desescalada covid-19 dentro de la empresa. Lo pactado se refrendó el 14 de enero por el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) con vigencia hasta el 15 de marzo de 2021, con la posibilidad de que fuera prorrogado.

Por qué el teletrabajo

"No nos oponíamos al trabajo presencial cuando es necesario y cuando se cumplen las medidas de seguridad, como el distanciamiento y las mascarillas", comenta Goyi Pérez, secretaria de Acción Sindical Estatal en Grupo Konecta. Durante la mayor parte de la pandemia, la plantilla ha estado teletrabajando y prestando el servicio con regularidad. Por eso no entendían que se revirtiera la situación con el aumento de los contagios y las restricciones y a las puertas de una posible tercera ola.

Cartel con los paros de los lunes.
Cartel con los paros de los lunes.

Pérez alude a las condiciones particulares en las que prestan servicio presencial en oficinas que describe como "diáfanas" y "compartimentadas". "Trabajamos en espacios diáfanos y con la voz, aunque tengamos mascarillas, los aerosoles son constantes", explica la sindicalista afincada en Madrid. Sí reconoce que en su centro la empresa ha tomado algunas medidas, como la separación de puestos, pero asegura que seguía habiendo algunas complicaciones, como que decenas de trabajadores tuvieran que usar los mismos baños o que los office, las zonas donde toman café o comen, estén cerrados y los empleados tengan que almorzar cada uno en sus puestos.

Francisco Nevado, delegado de CCOO en Almendralejo, reformula la pregunta: "¿Qué tiene nuestro oficio que no podamos hacer teletrabajando?". El sindicalista extremeño defiende la apuesta por el trabajo a distancia en estas circunstancias: "No exponemos a ningún compañero ni a la sociedad" y la productividad no se ve significativamente afectada. Asegura que durante estas semanas, han podido prestar servicio con normalidad desde casa, exceptuando fallos puntuales en las conexiones o personas que han pedido voluntariamente volver a la oficina.

Cuartopoder ha intentado ponerse en contacto con Konecta para conocer su versión, pero no ha obtenido respuesta.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.