Otro periodismo es posible

Cuando a finales del verano de 2008 nos reunimos por primera vez para intentar dibujar, negro sobre blanco, el proyecto que hoy ve la luz, la primera idea que plasmamos en el papel fue la de recuperar los mejores valores del periodismo clásico, no sólo en el ámbito profesional sino también en el empresarial, arrumbados por el imparable proceso de mercantilización de la comunicación que se inició hace aproximadamente dos décadas.

¿Por qué cuartopoder?

Publicidad

Uno de esos valores perdidos ha sido el de la función de la prensa como contrapoder. Podía haber sido éste el nombre de nuestro periódico y hubo quienes lo defendieron apasionadamente. Si finalmente decidimos llamarnos cuartopoder –una feliz idea que puso sobre la mesa Luis Díez– fue porque nos pareció la mejor manera de resumir nuestra apuesta por ese periodismo clásico que, en sus orígenes, no se entendía sino como contrapoder.

Publicidad

Nuestra cabecera, por tanto, remite a las raíces del término, acuñado por un pensador liberal del siglo XVIII, Edmund Burke, en la Cámara de los Comunes. Cuentan que en el fragor de una batalla dialéctica con los conservadores, señaló a la tribuna de prensa y dijo: “Ahí está el Cuarto Poder, y verán que sus miembros son más importantes que ustedes y se unirán a la cruzada por las libertades”. El término hizo fortuna, tomó forma y se definió hasta hace no tantos años como el poder que a través de la prensa tienen los ciudadanos para –en palabras del escritor Ignacio Ramonet“criticar, rebatir u oponerse, en un marco democrático, a las decisiones legales que puedan ser inicuas o injustas”.

Bases profesionales

De la función del periodismo como contrapoder emanan el resto de las señas de identidad que identificarán a este medio y regirán la actuación de sus profesionales, porque no es posible actuar como instrumento de equilibrio de la balanza social si no somos capaces de guiarnos por estos principios:

  • Participación. Los ciudadanos son los únicos sujetos de los derechos de información y expresión, y es una obligación ineludible facilitarles el acceso a nuestros contenidos y su participación en el medio, “lo cual incluye la obligación de la rectificación o la corrección y el derecho de réplica”, tal como se recoge en la Declaración de la UNESCO sobre la Ética del Periodismo. Para asumir este compromiso, cada autor de cuartopoder se somete al juicio diario de los lectores, que podrán comentar cada una de las entradas publicadas. Pero, además, ponemos a su disposición un blog –espacio exclusivo de participación–, y mantendremos un contacto diario en las redes sociales donde ya estamos presentes, incluso antes de haber salido, con un número importantes de seguidores: en Twitter vamos camino de los 700 y en Facebook sobrepasamos los 450.
  • Ética. Creemos que la honestidad es la piedra angular de esta profesión. Sin ella, el periodismo no merece tal nombre. Los profesionales de cuartopoder estamos convencidos de que “la ética no es una condición ocasional, sino que debe acompañar siempre al periodismo como el zumbido al moscardón”, tal  como dice el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez. Un comportamiento ético nos exige una constante preocupación por ofrecer contenidos rigurosos y de calidad, además de una búsqueda permanente de la ecuanimidad.
  • Independencia. Actuar con autonomía respecto a los poderes políticos, económicos, sociales y religiosos es consustancial al periodismo que queremos hacer. Nacemos independientes. Mesa de Redacción, la sociedad limitada que sustenta el proyecto, es lo más parecido a una cooperativa de periodistas, donde cada uno tiene el mismo porcentaje del capital. Y quiere ser, sobre todo, una empresa de carácter socioeconómico que aspira a ser rentable, pero no a dejarse regir por la lógica del beneficio a toda costa ni a aumentar la audiencia al precio de disminuir la calidad. Pero también somos conscientes de que sólo seremos capaces de preservar esa independencia con la ayuda de los lectores. Sin su participación activa, que debe abrir nuevos y más amplios cauces en un futuro inmediato, este periódico perderá su autonomía de origen.

 Principios ideológicos

Las bases profesionales que nos sustentan tienen su correlato en los principios ideológicos que este medio asume como denominador común del conjunto de sus miembros. Individualmente, los miembros de cuartopoder cubren la amplia gama del espectro ideológico que va, con matices intermedios, desde la derecha moderna a la izquierda transformadora. Colectivamente nos inspiramos en las ideas ilustradas que cimentan las democracias occidentales y tenemos un compromiso ineludible con los principios de libertad, igualdad y justicia tal y como se entienden en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Formato innovador

El periodismo que queremos hacer desde los principios profesionales e ideológicos mencionados tiene un continente innovador para actuar en la Red, el espacio –estamos convencidos de ello– donde se desarrollará el futuro de la comunicación. Cuartopoder es desde hoy el primer periódico de blogs en castellano, una fórmula sólo experimentada hasta ahora, y con indudable éxito, en EEUU por medios emergentes como Huffington Post y, en cierta medida, Politico. Ahí están nuestras referencias más próximas. La versatilidad y la potencialidad –textos, fotos, vídeos, streaming en directo, aplicaciones para conversación en tiempo real– que el blog ofrece a los periodistas, lo convierten en la herramienta idónea para el desarrollo de su trabajo. La incorporación de una Portada eminentemente periodística, donde se destacará lo más importante de cada post, sea éste informativo, analítico u opinativo, completa nuestro exclusivo modelo.

Creemos estar en condiciones de poder demostrar, parafraseando el lema altermundista, que otro periodismo es posible, más allá de los grandes conglomerados de la comunicación y el entretenimiento. Es probable que no seamos los primeros en dar las noticias pero, como García Márquez, creemos que “la mejor noticia (o el mejor análisis o la opinión mejor fundada, añadimos nosotros) no es muchas veces la que se da primero, sino la que se da mejor”. En ese camino nos encontraréis. Os invitamos a recorrerlo con nosotros desde hoy.