Los embajadores de Zapatero

4

¿Cuántos embajadores ha nombrado el presidente Zapatero?, preguntó hace un año el diputado del PP Fracesc Ricomá al ministro Miguel Ángel Moratinos. Y la respuesta le ha llegado hace unos días. La contestación no incluye a los cinco embajadores en misión especial que designó el 5 de junio de 2009, con medio año de antelación, para que fuesen preparando la presidencia española de la Unión Europea, lo que refleja la intención de dejarlos al margen del escueto balance presidencial.

Nada tienen que ver, en efecto, con la suspensión de la cumbre UE-EEUU que hubiera proyectado la imagen de Zapatero junto a Obama ni con el aplazamiento de la prevista con los países de la otra orilla del Mediterráneo ni con la decisión del rey de Marruecos no acudir a la reunión de Granada ni, en fin, con el hecho de que la cumbre con los países de América Latina y el Caribe haya quedado eclipsada por las medidas de ajuste social.

Los esfuerzos del semestre presidencial español han ido dirigidos a salvar el euro de los ataques especulativos contra los países más débiles. Y en esa tarea poco podían decir los cinco embajadores con la misión especial de coordinar reuniones y propuestas. Algunos de ellos, como Soledad Mestre y Carlos Carnero, no eran diplomáticos sino políticos, lo cual no invalida su valía. Mestre se cayó del cargo de delegada del Gobierno en Madrid en favor de la leonesa Amparo Valcárcel y se merecía el nombramiento del mismo modo que Carnero se cayó de la lista del PSOE al Parlamento Europeo y se lo merecía también.

Los avances en el desarrollo comunitario durante el semestre español han sido tan escasos que ni siquiera han servido para crear ese embrión de cuerpo diplomático europeo que, con un poco de suerte, les hubiera permitido enrolarse en la eurodiplomacia común. Ahora quedarán al arbitrio de un nuevo nombramiento o colocación. Más de uno se hará visible esta semana en la reunión de responsables de órganos de coordinación europea que inaugura el lunes el presidente Zapatero en el Congreso.

Para que vean lo necesaria que es la coordinación les cuento un hecho insólito. Viendo el ministro Moratinos y su incansable secretario de Estado, Diego López Garrido, que los gastos en viajes, dietas y alojamientos para asistir a las reuniones en Bruselas durante el semestre presidencial español eran elevadísimos, propusieron a la Comisión Europea un plan técnico de “videorreuniones”, elaborado por una compañía española, pero se lo rechazaron con el argumento de que era “muy costoso”.

Moratinos no salía de su asombro. “Yo creo que lo rechazaron porque no era una propuesta de ellos”. Los mismos tipos que dictan recortes sociales a los demás rechazan una medida de ahorro. Entonces vino la nube de cenizas del volcán islandés y afectó gravemente al tráfico aéreo. Moratinos estimó que el volcán se ponía de su lado y planteó la medida de nuevo. Pero a la espera de que la Comisión y el Consejo coordinen una respuesta terminará la presidencia española con un coste de 90 millones de euros.

Por lo demás, sin incluir a los cinco para la presidencia de la UE, Zapatero ha nombrado 42 embajadores desde 2004. Entre ellos figuran varios ex ministros: Jesús Atienza en misión especial para la inmigración; María Jesús Sansegundo en la UNESCO, en París; Joan Clos en Ankara; Cristina Narbona en la OCDE, también en París; el ex alcalde de A Coruña Francisco Vázquez en el Vaticano; el ex diputado Rafael Estrella en Buenos Aires; el vicesecretario general del PSOE de Galicia, Miguel Ángel Cortizo, primero en misión especial para las comunidades españolas en Latinoamérica y luego en Asunción (Paraguay), y Javier Sancho Vázquez de observador en la OEA. Lo primero que Sancho observó fue la estatua de Isabel la Católica en la fachada del organismo en Washington y lo primero que hizo fue suprimir la ofrenda floral del 12 de octubre a la misma.

4 Comments
  1. celine says

    Dios del amor hermoso; vaya tropa. Incluida la europea. A propósito: si lo electrónico resulta tan costoso, ¿para qué diablos quieren el regalito de los ipad esos de cinco millones? Me cachis en la mar salada.

  2. Luis says

    La presidencia española de la UE ha sido irrelevante, salvo para cumplir los dictados de la europa del capital. Para eso no hacían falta embajadores en misión especial. En efecto, meuda tropa.

  3. Sorprendido says

    Me lo expliquen: cómo pueden tardar un año en contestar a una pregunta?? Derecho a la información de los ciudadanos se llama.

  4. Juana says

    Los servicios prestados hay qe pagarlos y una embajada no es mala cosa, pero me creo que o nombran a Duran Lleida ministro de Exteriores o se les acaba el chollo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.