El PNV puede salvar de nuevo al Gobierno

4

Hace unos días hablábamos en estas mismas páginas del significado concluyente que tenían las palabras del líder del PNV, Iñigo Urkullu, cuando se pronunció solemnemente sobre la colaboración con el Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero y adelantó que los puentes estaban rotos hasta el punto de que rechazaban el decreto de reformas. La posibilidad de que el PNV retirase el apoyo a los Presupuestos generales del 2011 fue manifiesta. Y el fantasma del adelanto electoral, obvio.

Sin embargo, me cuentan que el portavoz de CiU, Josep Antoni Durán Lleida, está convencido de que los nacionalistas vascos acabarán apoyando al PSOE en otoño. Y ese dato, ligado a unas declaraciones que acaba de realizar el portavoz de Economía y Presupuestos del PNV en el Congreso, Pedro Azpiazu, al diario Negocio, me hacen pensar que los nacionalistas vascos se preparan para un nuevo viraje. Aspiazu afirma que no hay que descartar nada, que su partido aun puede apoyar los Presupuestos del año que viene, aunque matiza que el PNV está preparado para unas elecciones anticipadas si no hay un acuerdo final y que “la posibilidad de un adelanto electoral es real”.

Se habla, incluso, de lo que le costaría a Zapatero el acuerdo con Urkullu. En concreto, un pacto entre PSE-PSOE y PNV por el que los nacionalistas se quedarían con la diputación foral de Álava y algunos grandes ayuntamientos. Es algo que, de rebote, podría costarle la lehendakaritza de Euskadi a Patxi López. Pero es evidente que Zapatero no tiene otra salida si quiere resistir hasta el 2012, como pretende.

Desde luego, un último apoyo del PNV en esta legislatura le garantizaría aguantar cuando menos hasta el otoño o las Navidades del 2011 e incluso hasta marzo del 2012 si prorroga los Presupuestos, algo muy improbable si, como se teme, el PSOE sufre un batacazo en las autonómicas y municipales de mayo del año que viene.

El problema de Zapatero, curiosamente, no está en el futuro, sino en el presente, en cómo resistir de aquí al otoño. La crisis se europeiza cada día más en perjuicio de España porque no hay máquina alemana que tire para delante de la economía. Y parece difícil llegar al debate sobre el estado de la Nación de julio si el presidente no se pone las pilas y da un aldabonazo. Por ejemplo, cambiando el Gobierno. Andarse con formalismos de que ningún país cambia de gabinete durante la presidencia europea es una memez cuando la tormenta ha volado el techo de la casa.

4 Comments
  1. Alcatufo says

    Pues lo tiene claro si cree que de aquí a 2012 se va a superar la crisis.
    Si después de ceder cobardemente al golpe de Estado perpetrado por FMI y BCE, piensa que estos tiburones van a soltar la presa sin desmantelar el estado del bienestar, sumirnos en una recesión atroz y empobrecer a las familias de nuestro país, es que es un ingenuo o un imbécil integral.
    No hay ninguna razón para que España sea la 1ª excepción en la larga y desdichada lista de países que han sido víctimas del FMI y han experimentado un retroceso económico, político y social sin parangón.

  2. lancaradeluna says

    en las locales y autonómicas no se que pasará,pero mi opinión es que Mariano Rajoy en la vida leganará unas elecciones a José Luis Zapatero,me recuerda el dúo Felipe-Fraga.
    Y me imagino que en cuanto acabe la presidencia española en la UE habrá remodelación del gobierno.
    Ah,y ojo que si España gana el mundial……..
    Un abrazo.
    Pd.uno es que está enamorado de ZP.

  3. catalina says

    Es triste no tener alternativa.

  4. krollian says

    Luego dirán que en Madrid son muy malos y tal…

    Pero firman lo que haga falta a quienes critican desde el País vasco.

Leave A Reply

Your email address will not be published.