Rodrigo Rato se suma a los críticos con Alemania y Angela Merkel

3

El presidente de Caja Madrid, Rodrigo Rato, que fuera vicepresidente económico del Gobierno del PP y posteriormente Director Gerente del FMI, no entiende ni comparte la política económica que está llevando a la práctica la canciller Angela Merkel y que marca asimismo la senda al resto de países de la UE. Así al menos lo ha trasladado a algunos de sus colegas en el seno de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), según han asegurado algunos de sus miembros a cuartopoder.

De acuerdo con la versión de estas fuentes, Rato fue preguntado por uno de sus colegas en el transcurso de un encuentro mantenido el pasado mes de junio. Apelando a sus conocimientos sobre economía mundial e incluso a la proximidad ideológica del PP de Rato a la CDU de Merkel, éste le pidió una opinión sobre el giro que había dado la canciller a la política económica alemana y, por extensión, al resto de la UE.

Rato, que fue “comedido” a juicio de quienes le oyeron dejó claro a los presentes que no entendía qué estaba haciendo Alemania  y manifestó su temor a que la senda de austeridad feroz emprendida por Angela Merkel y materializada en el plan de ahorro y de recortes más severo que ha conocido Alemania desde la segunda guerra mundial, fuese perjudicial para el resto de Europa.

Así, mientras Mariano Rajoy y el resto de los dirigentes del PP ponen a la canciller alemana como ejemplo a seguir en materia económica y, prácticamente en todas las facetas de su gestión, Rodrigo Rato, aquél a quien reivindican como padre del “milagro económico” que se produjo en España en la pasada década, se une, aunque discretamente, a las voces críticas con la política de Merkel.

Otras voces como la del ex presidente del gobierno español, Felipe González, se han alzado públicamente para denunciar lo que entienden que es un monumental error de Angela Merkel, que “va a retrasar el crecimiento económico de toda la UE”. El último en pronunciarse nuevamente  sobre la errónea política económica de Alemania ha sido el Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, quien, en el diario El País aseguraba hace solo unos días que “Alemania está jugando un papel realmente destructivo. Está empujándose a sí misma y al resto de Europa por la vía de la autodestrucción”.

Tanto de González como de Krugman, ambos keynessianos confesos, las críticas son previsibles, pero no lo parece así la postura de Rato. Sin embargo, un miembro del PP que le conoce bien y ha trabajado con él asegura que “Rodrigo siempre ha defendido lo que piensa, con lealtad al partido, pero sin arrugarse”. De hecho, siguiendo el razonamiento de este militante del PP, cabe recordar sus diferencias con José María Aznar sobre el papel que jugó España bajo su mandato en la guerra de Irak. Asimismo, a finales de 2008, cuando desde el PP atacaban a José Luis Rodríguez Zapatero, indistintamente por negar la crisis, no tomar medidas o tomar las medidas opuestas a las necesarias, Rodrigo Rato se desmarcaba de la doctrina del PP y auguraba que España podía dar una cierta lección con su respuesta contra la crisis económica, porque “introdujo elementos contracíclicos en la economía”, algo que consideraba “imprescindible” en un mundo globalizado.

Por otra parte, el pasado mes de junio, durante una conferencia que pronunció en la Universidad Menéndez Pelayo, en Santander, Rato volvió a actuar como verso suelto del PP y demostró que su discurso como analista económico marca muchas diferencias con la doctrina oficial de su partido. En la mencionada conferencia, Rato anunció: “estamos a la salida de la crisis, pero se han cruzado la pérdida de credibilidad del euro y un mal funcionamiento de los mercados financieros y los problemas de liquidez”, algo que no dista demasiado de lo que viene diciendo el presidente del gobierno en los últimos meses. En este mismo acto, Rato señaló que la presente es “la crisis más fuerte desde la segunda guerra mundial y se suma a una crisis política del euro, de las autoridades de la zona euro y de muchos países”. Una frase que bien pudiera encerrar una nueva y soterrada crítica a la canciller alemana, en tanto que “autoridad de la zona euro”, aunque en su día sus compañeros del PP prefirieran entenderla como una clara alusión crítica a Zapatero.


loading...

Leave A Reply

Your email address will not be published.