Sobrecostes europeos y papales

4

La presidencia española de la Unión Europea durante el primer semestre de este año fue presupuestada en 90 millones de euros con cargo a distintos departamentos ministeriales, principalmente Asuntos Exteriores, Interior y Presidencia. Cuando presenten la liquidación habrá que hacer un ejercicio de rastreo y adición para saber si, como afirmó el Gobierno, iba a salir más barata que la sueca, que costó 94 millones. Aunque más de la mitad de los españoles ni se enteraron de que Zapatero ejercía la presidencia de la UE, no hay duda de que el acontecimiento salió caro y se vio parcialmente deslucido por la supresión de la cumbre con Estados Unidos que iba a suponer el mayor evento galáctico de todos los tiempos, sin exagerar las palabras de Leire Pajin. El presidente Barack Obama tiene intención de acudir a la cumbre con la UE, fijada para el 20 de noviembre próximo el Lisboa, según anunció ayer la Casa Blanca.

La presidencia española de la UE --de la que si no fuera por el ajuste y la bajada de los sueldos a los empleados públicos impuesta desde Bruselas para atajar el déficit ya no nos acordaríamos-- concitó tanto interés de los entes pensantes que el secretario de Estado de asuntos europeos, Diego López Garrido, tuvo que alimentar con 372.100 euros a las distintas células. Es lo que llamaríamos el sobrecoste del acontecimiento. Según la orden de pago publicada el lunes por Exteriores, la FAES de José María Aznar obtuvo 22.000 euros por un seminario de “balance de la presidencia española”; la Fundación Alternativas de Nicolás Sartorius, 16.000 por un estudio sobre “el impacto de la presidencia española”; la Fundación Asistencial y Educativa CIVE del ex diputado socialista Victorino Mayoral, 15.000 por unas jornadas sobre “el movimiento cívico europeo”; la Ideas de Jesús Caldera, 22.000 por otras jornadas sobre “el futuro de la UE, retos inmediatos y desafíos a largo plazo”, etcétera. Sin remontarse a los tiempos de la moneda común (el denario), la lengua común (el latín), las grandes infraestructuras (calzadas y acueductos) y la pax romana de Octavio Augusto, la unidad europea sigue suscitando interesadas e interesantes cavilaciones.

El próximo acontecimiento en puertas no es comparable con el anterior, pero posee un sobrecoste superior para los bolsillos de todos los españoles. Se trata de la visita del Papa Ratzinger, cabeza de visible de la Iglesia Católica. Viajará a España los días 6 y 7 de noviembre y permanecerá 36 horas. Irá a Santiago de Compostela como “peregrino de la fe” y a Barcelona a consagrar el tempo de la Sagrada Familia, beatificar a un sacerdote, bendecir un órgano y ver a La Moreneta en Monserrat. Aunque la visita del jefe del Estado Vaticano es estrictamente pastoral, el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, aportará 4 millones de euros, y el de la Generalitat de Cataluña, José Montilla, se ha negado a dar la cifra, aunque teniendo en cuenta que Barcelona estará más horas, será mayor. Todo eso sucede cuando la Generalitat valenciana que preside Francisco Camps no ha liquidado todavía el coste de la visita papal de hace cuatro años. Días atrás transfirió dos millones de euros a la Fundación V Encuentro Mundial de la Familia, que se suponía disuelta desde el 9 de julio de 2006. Claro que en la organización del evento intervino el “amiguito del alma” del president en la trama Gürtell, y con independencia de que ganar el cielo salga carísimo, la elegancia y los trajes acaban encareciendo el producto.

4 Comments
  1. Perplejo says

    Y es que a estas cosas de la eternidad no les afectan nunca las «políticas de austeridad»…

  2. pepitogrillo says

    En plena crisis económica y con reducción de sueldos, suspensión de becas y reducción de ayudas prometidas ya en curso, sale el Sr. Feijoo y nos amenaza con gastar cuatro millones de euros para dar una «misa» en Compostela. Teniendo en cuenta que la visita durará ocho horas, nos saldrá la hora papal a 500.000 euros. ¿Como llamar a esto, corrupción o aberración política?. Hace unos días saltó la noticia de que para pagar el caché del Papa en su visita a Londres, los asistentes tendrían que pagar entre diez y treinta euros para asistir a la «misa». ¿Cundirá el ejemplo en España?…Para nada. Aquí aquellos que alardean de mear agua bendita, pretenden que les paguemos los que no comulgamos con ruedas de molino; es decir, todos los contribuyentes.

  3. felix says

    pepito la noticia es lo q a derrochado el govierno en la confluencia interplanetaria y todabia le ha tenido q dar mas a las fundaciones de los socialistas

  4. Eduardo says

    Hola, primera vez que entro. La vdraed que estoy interesado en probar pownce, pero todaveda no pude conseguir nadie que me mande alguna invitacif3n. Si todaveda te quedan y no tene9s ningfan problema me gustareda que me pases alguna.Un saludo y gracias #2 – por

Leave A Reply

Your email address will not be published.