El miedo a debatir sobre el ‘postzapaterismo’

4
José Antonio Griñán. / juntadeandalucia.es

Es una consigna extendida desde la sede de Ferraz y asumida por todos los barones y personalidades del PSOE. El mayor error que podrían cometer en estos momentos, dicen, sería abrir un debate, aunque fuera soterrado, sobre el postzapaterismo, la sucesión de José Luis Rodríguez Zapatero como líder interno y como candidato a presidente.

El más contundente, en ese sentido, sigue siendo el presidente de Andalucía y líder del socialismo andaluz, José Antonio Griñán, a quien las primarias no le asustan –quizás porque en Andalucía, donde sólo se celebran elecciones municipales, se ha acordado por consenso que no las haya en las ciudades de más de 50.000 habitantes–, pero de las que dice que a quien más les gustan es a la oposición, al PP en especial.

Sobre las primarias, Griñán piensa que cuando hay confrontación, lo mejor es hacer un proceso precongresual y resolverla aplicando la democracia representativa en vez de la directa. Es, considera, lo mejor que se podría haber hecho en Madrid, por ejemplo, para evitar que Trinidad Jiménez o Tomás Gómez acaben diciendo sobre una posible victoria contra Esperanza Aguirre aquello del Don Juan Tenorio de “la habéis dejado imposible para vos y para mí”. Basta imaginar, como epítome, un final en el que Trinidad Jiménez venza a Tomás Gómez y pierda después las elecciones. ¡Menudo escenario! Pero eso es lo que hay.

Con todo, lo peor en estos momentos, para Griñán y la mayoría de los barones territoriales socialistas, es hablar del postzapaterismo, aunque sea de puertas para adentro. Y no sólo por lo que conlleva per se de derrotismo, sino porque está demostrado que, en política, no hay precio más caro que el que se paga por cometer el error de hablar de las cosas cuando no toca.

Griñán tiene la suerte de haber vivido a fondo la experiencia del postfelipismo y considera, con más que fundamento, que su decisión de abrir el melón sucesorio diciendo en 1988 que se iba, cuando tardó ochos años en hacerlo, y mal, fue calamitosa. La elección de dedo de Joaquín Almunia y las divisiones posteriores, piensa, llevaron al PP a la victoria y a José María Aznar a la mayoría absoluta.

Zapatero, concluye el líder del socialismo andaluz, es incuestionable porque la situación interna, fuera del caso madrileño, siempre singular como FSM antes y PSM ahora, es más cómoda de lo que la gente se cree y, en consecuencia, debe ser el candidato para las generales sin discusión alguna. Por eso, sentencia, hablar ahora de postzapaterismo es un juego macabro, una locura. Y también por eso enarbola en privado, sin cesar, la consigna de “nunca más vacíos de poder en el PSOE”.

Tener, tiene más razón que la fe de un santo. Pero ya se sabe que la sensatez, en España, anda en búsqueda y captura.

4 Comments
  1. Jose says

    Si no lo quieren retirar ellos,los «Zapatistas», lo tendremos que hacer los ciudadanos. Ya retiramos a felipe y estamos entrenados. Necesitamosun socialista de la cabeza a los pies, y ZP lo es sólo de la cintura para abajo. Cuando tuvo que legislar para el 70% de la clase media-baja de este pais, se le arrugó el ombligo y se hizo neocon.

  2. cape says

    Razón le falta si se tiene en cuenta que Zapatero no va a ganar las próximas elecciones generales

  3. CG says

    Entiendo que el miedo a abrir el «melón» sucesorio es grande, pero la realidad es que a ZP le quedan, poco más o menos, 2 telediarios, o lo que es lo mismo, las autonómicas y locales del 2011 y las generales del 2012. Más alla no tiene futuro. Lo peor de todo es que, una vez más el PSOE no ha puesto lo necesario para evitar el trauma del cambio de ciclo. Sería tan sencillo como limitar vía estatutaria los mandatos del mandamás de turno. Así, sabedores todos de que al entrar ya se tiene plazo de caducidad, todo el mundo estaría ya preparado para el cambio y no habría tanto alarmismo ni miedo.

  4. lancaradeluna says

    en lo que se refiere a la candidatura de Madrid creo que lo mejor sería aprovechar todos los talentos,visto el caso desde la distancia la ministra parece candidata del gobierno,en este sentido me gusta más Tomás.
    Nadie sabe lo que pasará en las municipales nadie lo sabe,lo que si parece es que se quiera plantear como un referendum a Zapatero,lo cual me parece «Valleinclanesco» ,visto como anda la gestión de los municipios.

Leave A Reply

Your email address will not be published.