La contaminación mata, pero no hay datos

Trinidad Jiménez. / msps.es

La contaminación mata. La carga de dióxido de nitrógeno (NO2) del aire de Madrid es elevadísima y ha llevado al Ayuntamiento a pedir a los madrileños que no utilicen los coches sino los transportes públicos. El jueves pasado, a las nueve de la noche, se sobrepasaron los límites de NO2 en las cuatro esquinas de la ciudad. Los doscientos miligramos de dióxido se duplicaron en algunas estaciones. Varios cientos de madrileños con afecciones respiratorias tuvieron que acudir a los centros de salud a oxigenarse.

Que la contaminación del aire mata a la gente es una verdad de Perogrullo. Sin embargo, cuando la diputada alicantina del PP y vicepresidenta de la comisión especial para el cambio climático, Amparo Ferrando Sendra, ha preguntado a la ya ex ministra de Sanidad y ahora titular de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, cuántos fallecimientos cabe atribuir a este fenómeno que cada otoño e invierno sufren con especial crudeza los madrileños, ha recibido la siguiente respuesta: “El Gobierno no tiene datos oficiales sobre el número de muertes debidas a la contaminación”.

Publicidad

En los últimos años del franquismo se utilizaba la fórmula “no hay datos” para no dar respuesta a los problemas. La contaminación de las aguas producía frecuentes brotes de cólera en Galicia, como está ocurriendo ahora en Haití, pero con censurar la información en la prensa quedaba resuelto el asunto. La extensión del saneamiento y el tratamiento de las aguas solventó hace años aquel problema. Pero si los tubos de las cañerías contribuyeron a que la gente no se muriese, los de escape de los automóviles contribuyen ahora a lo contrario, aunque el Gobierno no tenga datos.

¿Se deriva esa carencia de conocimientos de la suspensión de la encuesta epidemiológica por parte del Ministerio de Sanidad? ¿Hemos de atribuirla a la incompetencia por la transferencia de las competencias sanitarias a los gobiernos autonómicos? ¿Cómo debemos interpretar esa absoluta ignorancia gubernamental en relación con la extraordinaria sabiduría sobre el número de muertes que causa el tabaco: 53.000 cada año y entre 1.500 y 3.000 de personas que sin fumar respiran el humo del tabaco?