ETA lanzará un comunicado para ayudar a la izquierda abertzale

3

Los dirigentes de la llamada izquierda abertzale esperan una inminente respuesta de ETA a su petición de “tregua permanente y verificable”. Y según ha dicho en Radio Euskadi su representante Rufi Etxeberría, creen que la organización terrorista responderá afirmativamente a los planteamientos de los mediadores internacionales. También el Gobierno y sus interlocutores en las distintas fuerzas políticas poseen la información de que puede haber un comunicado de los terroristas este fin de semana con la orientación que desea Batasuna.

Si recordamos los planteamientos de la izquierda abertzale en relación con ETA, el nuevo comunicado obedece a la “hoja de ruta” trazada en septiembre pasado para intentar forzar al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero y a los nacionalistas del PNV a abrir la mano y facilitar su presencia, jurídicamente adornada con los nuevos estatutos que está elaborando el letrado Iñigo Uruin, en las elecciones locales de mayo. Téngase en cuenta que la antigua Batasuna maneja unos 300 millones de euros de presupuesto municipal y que la política local se ha convertido en el modus vivendi de muchos dirigentes.

Según algunas personas que han hablado en los últimos días con el vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, el Gobierno está dispuesto a reconocer los “avances verbales” que se puedan producir sobre el alto el fuego unilateral, “permanente y con garantías” –esas serían las palabras que ETA podría incluir en su mensaje--, pero no va a caer en la trampa de abrir vía alguna de diálogo ni a aceptar la dinámica de “una mesa de partidos”, como pide la antigua Batasuna. Al Gobierno sólo le vale la decisión de ETA de disolverse.

Para los responsables de la lucha antiterrorista hay signos de que los terroristas no van a dejar las armas. Si ETA estuviera debatiendo su disolución no seguiría enviando remesas de cartas de extorsión ni intentaría mantener la disciplina de los presos ni, mucho menos, alimentaría la captación de nuevos activistas a través de SEGI. Seis cabecillas de esta organización juvenil fueron detenidos el jueves en Álava, Vizcaya y Navarra. Las abogadas que supuestamente les asesoraban también han sido arrestadas. Se trata de Haizea Ziluaga y Haritz Escudero, de la estructura H-Alboka de apoyo a los presos.

Tanto el PSOE como el PP aprovecharon el martes una moción de Rosa Díez para enviar el mensaje a Batasuna de que no basta con una declaración de buenas intenciones para concurrir a los comicios. La moción de la diputada de UPyD afirmaba: “No consentiremos que utilicen la ley democrática para burlarse del Estado de Derecho” y recogía la resolución del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ratificando la ilegalización de Batasuna y la reciente sentencia sobre la suspensión de las candidaturas de ANV.

Del largo historial de ETA, los dirigentes políticos han aprendido la lección de que en los momentos cruciales, los partidarios de seguir la “lucha armada” sólo han concedido “treguas electorales”. Y también saben que la única operación con éxito, la disolución de ETA pm, se produjo cuando la política triunfó sobre las armas. Eran los tiempos en que Juan Maria Bandrés y Mario Onaindía, que en paz descanse, se reunían por la noche en un pub de la calle Amador de los Ríos de Madrid con el entonces ministro Juan José Rosón, también fallecido, para acreditar la disolución de los poli-milis y la aceptación de la democracia.

En ETA militar la dinámica fue y sigue siendo muy distinta. Su brazo político, Herri Batasuna, ha estado siempre sometido a las directrices de los que tienen las armas. Ellos controlan y deciden. Como sostiene el primer negociador con ETA en los tiempos de Adolfo Suárez, el ex agente del CESID Ángel Ugarte, para Batasuna la actividad militar siempre primó sobre la política. Ésa es su fuerza y también su miseria. Tal vez por eso su portavoz Arnaldo Otegi reconocía hasta bien poco que “ETA es un sujeto político”. ¿Hasta cuando la izquierda abertzale, víctima de su impotencia, va a seguir cautiva de los pistoleros?, es la pregunta que se formulan casi todos los dirigentes de los partidos democráticos. Y vista la historia, la respuesta no puede ser otra: hasta que ETA se disuelva.

3 Comments
  1. Nicolás says

    La acción política de los opresores siempre ha sido violenta. ¿Por qué se acusa sólo a una parte, la más débil, de practicar la violencia cuando se le niega hasta la posibilidad de expresenarse libremente en un mitin?

  2. Jose says

    Aunque aznar, en Suiza, les dijo que no habría vencedores ni vencidos, lo que deben hacer esos individuos es entregar las armas, y a partir de ahí, se podría empezar a nefgociar, el destino de quienes no está manchados de sangre inocente; porque el de quienes sí lo están, está claro: la cárcel. Y eso no lo harán.

  3. Zaratustra says

    La politicA es arte de lo posibe, y lo imposible. euskaltarrais ni sus enetaris

Leave A Reply

Your email address will not be published.