El PSOE resiste en Castilla-La Mancha y Extremadura y puede perder 3 gobiernos, según la encuesta de Pepe Blanco

3
El presidente del Gobierno y líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero (centro), junto al candidato socialista a la Presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha, José María Barreda (izquierda), y el presidente del Congreso, José Bono, durante un mitin celebrado el sábado en el Palacio de Congresos de Albacete. / Manu (Efe)

Apenas unas horas después de que el líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, anunciase su decisión de no volver a presentarse como candidato a la presidencia del gobierno en las próximas elecciones generales, su fiel lugarteniente, José Blanco, se apresuró a encargar una macroencuesta que analizase la situación electoral del PSOE, territorio a territorio. La pasada semana llegó el primer avance de ese estudio y las noticias, si bien mejoran con respecto a sondeos anteriores, siguen señalando la pérdida del gobierno del PSOE en Baleares y, muy probablemente, en Aragón. La buena noticia sería el repunte que han registrado los socialistas en Castilla-La Mancha y que, según esta última foto-fija, permitirían una vez más revalidar la mayoría absoluta al PSOE, con la derrota de la candidata y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Según este sondeo, Cospedal no podrá cumplir la tarea que le marcó su jefe de filas, Mariano Rajoy: convertir a Castilla-La Mancha en la puerta que llevará al PP hasta el Palacio de la Moncloa?????

La posibilidad de revalidar sus respectivos gobiernos tanto en Castilla-La Mancha como en Extremadura son las únicas buenas noticias que, por el momento, ha recibido el PSOE de ese macroestudio. Si se confirman, tanto José María Barreda como Guillermo Fernández-Vara, aquellos barones que más se significaron exigiendo a Zapatero que se pronunciase públicamente sobre su decisión de ser o no candidato del PSOE, seguirían siendo los presidentes de las Comunidades de Castilla-La Mancha y  Extremadura, respectivamente.

Publicidad

En la otra cara de la moneda, estas encuestas arrojan la pérdida del gobierno por parte de los socialistas en la Comunidad de Baleares, donde el PP se alzaría con la mayoría absoluta pese a todos los escándalos de corrupción que han salpicado a sus sucesivos gobernantes, mientras que hay muchas posibilidades de que pierdan también el gobierno en Aragón. En esta última Comunidad, existe una seria posibilidad de que los escaños obtenidos por el PP, más los del PAR (que en la actualidad gobierna en coalición con el PSOE de Marcelino Iglesias) ofrezcan una nueva mayoría, que situaría a la candidata del PP, Luisa Fernanda Rudí, al frente del gobierno aragonés. Este posible pacto PP-PAR, que ya fueron socios en el pasado y acabaron a la gresca, está siendo engrasado y promovido, según fuentes del PP de Aragón, por el ex presidente de Endesa y ex diputado del PP, Manuel Pizarro, cuya relación con Rajoy, en su última etapa parlamentaria alcanzó temperaturas gélidas. En todo caso, según estas mismas fuentes, esa relación vuelve a ser “cálida y afectuosa” después de que Rajoy mostrase su interés personal y su solidaridad hacia la mujer de Pizarro, aquejada por una grave enfermedad. Enterrada pues el hacha de guerra, el objetivo ahora es enterrar el gobierno PSOE-PAR e impedir que los socialistas puedan sumar con la Chunta Aragonesista e IU (según este último sondeo, la posibilidad de que sumen una mayoría absoluta entre las tres fuerzas políticas es remota)

En la Comunidad de Madrid, este sondeo registra un ligero avance del candidato socialista, Tomás Gómez,  con respecto a la última encuesta que realizó para el PSM el sociólogo Julián Santamaría, pero todo sigue apuntando a una nueva mayoría absoluta de Esperanza Aguirre. La pérdida de esa mayoría se vislumbra tan sólo como una posibilidad remota. Algo parecido se pronostica para la Comunidad Valenciana, donde el popular Francisco Camps revalidaría sin problemas su mandato, a pesar de sus cuitas judiciales. Y tampoco se prevén cambios en la Comunidad de La Rioja, donde Pedro Sanz seguiría al frente del gobierno.

Uno de los mayores retrocesos que prevé este estudio para el PSOE se produce en la Comunidad de Canarias, donde se estima que pueda pasar de ser primera a segunda fuerza política, mientras que el PP pasaría de ser la tercera fuerza a convertirse en la primera, si se confirma la pérdida de entre 7 y 9 escaños prevista para el PSOE. En todo caso, ese mal dato, que no es consecuencia únicamente del tsunami antiZapatero, sino que tiene mucho que ver con las guerras y escisiones que ha vivido el PSOE, puede pasar desapercibido, puesto que los socialistas, pese a vencer en las elecciones autonómicas de 2007, no consiguieron formar gobierno, ya que gracias un pacto entre PP y CC, roto hace unos meses por el PP, éstos se alzaron con la presidencia.

Por último, en Cantabria, los socialistas aspiran a revalidar su acuerdo con el regionalista Miguel Ángel Revilla, puesto que, de acuerdo con este estudio demoscópico, el PP no logra la mayoría absoluta necesaria para renovar el signo del gobierno y en Navarra, el gobierno lo tienen en su mano entre UPN, liderada por la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, y el PP, que lleva como cabeza de cartel a Santiago Cervera. Todo apunta hacia un acuerdo de ambos que los colocará en el gobierno, mientras el PSOE, debilitado, sigue en la oposición. Y, la gran sorpresa, la puede dar el ex vicepresidente del gobierno y ex militante popular, Francisco Álvarez Cascos, a quien este estudio sitúa en cabeza de una apretada pelea entre Foro Asturias, PSOE y PP. Según se desprende de este estudio, la opción de Álvarez-Cascos está arañando voto tanto del PSOE como del PP y, de seguir en ascenso la tendencia que marcan los sondeos, podría ser no ya la llave del gobierno, sino el que ocupe el sillón. Pero nunca sin acuerdos, con PP o con PSOE.

Es el avance de una radiografía que, pese a apuntar, al menos, la pérdida del gobierno en tres Comunidades Autónomas y fuertes retrocesos en sus expectativas en otros territorios, permite dar un respiro de alivio a la cúpula socialista, que ven cada vez más consolidadas las opciones de mantener los simbólicos gobiernos de Castilla-La Mancha y Extremadura, mientras se aferran a la idea de que la campaña puede hacer mejorar esta foto fija, llegado el 22-M.

3 Comments
  1. Hugo G. says

    Tanta es la confianza del PSOE en mantener Castilla-La Mancha que están obrando de la siguiente forma: La Oficina de Barreda y la llamada del comisario político Simplemente vergonzoso

  2. Braulio says

    Hugo, no entiendo tu comentario. Cualquier partido aspira a que su electorado esté movilizado al máximo, y eso es lo que está haciendo el PSOE de Castilla-La Mancha. Yo creo que lo que les ha dado rabia a otros no es de eso, sino de la forma novedosa en que se está haciendo. Pues ajo y agua.

  3. Javier says

    Estoy deacuerdo totalmente con braulio

Leave A Reply

Your email address will not be published.