El Instituto de la Juventud hizo campaña contra "la apatía política de los jóvenes"

1
Vista aérea de la concentración convocada ayer en la Puerta del Sol, en Madrid. / Luca Piergiovanni (Efe)

Entre las ideas que el Instituto de la Juventud de España (Injuve) tenía en marcha cuando estalló el movimiento del 15M figuraba una campaña combatir la “apatía política” de los jóvenes ante las elecciones locales y autonómicas de este domingo. La idea parecía muy brillante, y la ministra de Sanidad y Política Social, Leire Pajín, junto con la ex ministra de Igualdad y actual secretaria de Estado, Bibiana Aído, le dieron el visto bueno.

Para ahorrar cuatro letras y pagar mejor la ocurrencia, el director del organismo, Gabriel Alconchel Morales, amigo de Aído, tituló la campaña “yo se xq”. Puesto que el alto cargo ha sido dirigente de las Juventudes Socialistas en Cádiz y en Andalucía, sus conocimientos de mercadotecnia se dieron por supuestos. Y de este modo, la campaña para “disminuir el grado de apatía política entre la juventud” acabó revelando que entre la apatía que suponía el experto y la indignación contra los vicios, injusticias y corrupción del sistema manifestada por cientos de miles de jóvenes mediaba el ridículo, eso sí, a costa del dinero público.

Otra ocurrencia de ese organismo central –multiplicado por 17 con institutos, consells, direcciones generales y hasta Oficinas de Emancipación Joven en el caso de Castilla-La Mancha-- consiste en una encuesta para elaborar un Libro Blanco de la Juventud en España en 2020. De entrada, largo fían el plazo para conocer los problemas de los jóvenes. Después consideran –contra el criterio de la renta de emancipación-- que somos jóvenes hasta los 38 años. ¿Por qué no hasta la jubilación?

Ni una pregunta sobre el sistema de representación política, el modelo económico y financiero, la justicia social, la igualdad en la relación trabajo-capital, el esquema de relaciones laborales, el reparto del empleo, la equidad, las privatizaciones, la concepción productiva de la educación y otros temas que están en el ágora. No. En su dinámica burocrática dan por supuesto el conformismo rampante y la supina incapacidad de los jóvenes para cuestionar el sistema y sólo quieren saber “si tienes confianza en el futuro de la sociedad española”, “si estás a favor de la paz y los derechos humanos” y algo tan interesante como si estás “a favor de la religión”.

También quieren saber “¿cuántos amigos íntimos tienes?” --colocan una tabla hasta 100-- y “¿cuántos amigos o conocidos tienes a través de redes sociales?” –en este caso, la tabla llega hasta 1000--. Cierto es que al final, después de pinchar las preocupaciones que a ellos se les ocurren, te dejan un espacio para que les sugieras las preguntas que desearías que te hicieran y no te han hecho y otro espacio por si quieres responder a: “¿Qué otras acciones pedirás al Gobierno?”

1 Comment
  1. Pablo says

    Los del Injuve son ridículos y tontacos. La encuesta esa es por mandato del Senado, cámara de inútiles y chupones que van a lo suyo

Leave A Reply

Your email address will not be published.