Sol se queda y se extiende a los barrios y a París

3
Asamblea del movimiento 15M, ayer por la noche, en la Puerta del Sol de Madrid. / Víctor Lerena (Efe)

(Actualización con los datos de participación en la concentración de La Bastilla, París).

Fue una asamblea larga, casi cuatro horas, y de las más concurridas. Se discutía la continuidad de la acampada de Sol. Y finalmente se decidió proseguir. ¿Hasta cuándo? No quedó claro. Pasaban de las doce en el reloj de la plaza y el compromiso firme de terminar las asambleas a media noche para respetar el descanso de los vecinos se impuso a la concreción de una fecha para volver a debatir el asunto.

Inicialmente, algunos grupos y comisiones plantearon a la asamblea los problemas de organización y seguridad del campamento, que aconsejaban su “reestructuración”, aunque otras comisiones eran partidarias de seguir. La mayoría interpretó el eufemismo “reestructurar” correctamente: significaba dar pasos para el desmantelamiento del campamento, aunque insistiendo en que el movimiento continuaba. Se trataba, decían, de seguir discutiendo los objetivos comunes y los problemas prácticos, para hallarles solución, al tiempo que se iba adaptando el campamento a esas nuevas necesidades. Pero se empezaron a levantar voces en contra. Los partidarios de quedarse esgrimían el simbolismo de Sol, la fuerza que da a otros campamentos en muchas ciudades de España y del mundo. Se citó la Plaza del Sintagma, en Atenas, donde había congregadas 250.000 personas, según la organización (100.000 según otras estimaciones); y la manifestación en la Plaza de la Bastilla, en París, con 3.000 personas, según Democracia Real Ya! (París).  Hubiera parecido una traición decidir la retirada en ese momento. Entretanto, llegó una comunicación precisamente de Francia: la policía los estaba reprimiendo duramente con porras y gases lacrimógenos. También desmanteló las tiendas de campaña. El clamor de apoyo a París fue tan unánime que al concluir la asamblea se organizó una marcha hacia la embajada para protestar en silencio y apoyar a los indignados franceses.

Prosiguieron las intervenciones a favor de mantener el campamento, ofreciendo la idea de crear “bolsas de durmientes” que reemplacen a quienes llevan más tiempo acampados y acusan el cansancio. También hubo un par de intervenciones instando a convertir el movimiento en un partido político que fueron severamente abucheadas. Una vez que se consiguió separar los problemas de gestión interna del campamento de las razones políticas que han llevado a instalarlo, el camino se allanó y se planteó una nueva propuesta para someterla al consenso, consistente en supeditar la permanencia del campamento a la resolución de los problemas. Así, se pudo presentar, en torno a las 23:30 horas de la noche, la cuestión más simplificada: “¿Nos quedamos o nos vamos?”. Y una mayoría abrumadora se mostró partidaria de permanecer en Sol.

Sin embargo, algunas personas querían matizar. Y como el consenso es norma obligada en Sol, volvieron a intervenir quienes estaban en contra: pensaban que la gestión del propio campamento restaba fuerza al movimiento. Se acabó aceptando que la acampada siga, pero siempre a expensas de que resuelva los problemas internos. Al final, hablaron dos miembros de los campamentos de Cáceres y de Donostia, que habían viajado desde sus lugares de origen para conocer el campamento y asistir a la asamblea. Su posición fue rotunda: Sol tiene que seguir -“queráis o no”, como dijo el representante vasco- porque es un símbolo para España y para el mundo. Y los problemas de organización, se arreglan y punto.

Por la mañana se había celebrado también la asamblea con los representantes de los pueblos y barrios de Madrid, que traían información de las reuniones celebradas el sábado. La organización ha calculado que un total de 28.000 personas participó en las asambleas de los barrios y pueblos. Y prácticamente todas ellas han adquirido el compromiso de reunirse semanalmente.

El movimiento sigue, pues, extendido a todo Madrid y habiendo salpicado dos grandes capitales europeas: París y Atenas. La incógnita hoy es si los parisinos volverán con bríos renovados, como ocurrió tras el primer desalojo de Madrid.


loading...

3 Comments
  1. encarni says

    seguir luchando que al final todo se consige con mucha perseverancia.
    animo y fuerza
    Democracia Real Ya

  2. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    Comenté muy pronto,tan pronto como ante mis ojos vi desfilar desde los ventanales del Círculo de Bellas Artes, ese 15-M a los manifestantes, camino de Sol.
    Lo comenté y lo comento, no me gusta que el pueblo llano tanga necesidad de semejante desvarío. Sin duda, toda reivindicación ha de llevarse a efecto,sin duda.
    ahora bien, todos sabemos a qué se presta todo tipo de concentración… Hace unos días ví cómo echaban a un sujeto de dudosa catadura moral del espacioaquél. Y nadie duda de que en toda concentración no son pocos los que acuden con diferentes fines… De todo hay, a todos estos limpios espacios se acercan más un sucio con fines aviesos.
    ¡Ojalá se logre lo máximo deseado con el esfuerzo justo!

  3. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    Comenté muy pronto, tan pronto como ante mis ojos vi desfilar desde los ventanales del Círculo de Bellas Artes, ese 15-M a los manifestantes, camino de Sol.
    Lo comenté y lo comento, no me gusta que el pueblo llano tanga necesidad de semejante desvarío. Sin duda, toda reivindicación ha de llevarse a efecto, sin duda.
    Ahora bien, todos sabemos a qué se presta todo tipo de concentración… Hace unos días ví cómo echaban a un sujeto de dudosa catadura moral del espacio aquél. Y nadie duda de que en toda concentración no son pocos los que acuden con diferentes fines… De todo hay, a todos estos limpios espacios se acercan más un sucio con fines aviesos.
    ¡Ojalá se logre lo máximo deseado con el esfuerzo justo!

Leave A Reply

Your email address will not be published.