Bono reduce la jornada de los diputados a dos días a la semana

13
El presidente del Congreso, José Bono, ayer, dando la bienvenida a la gobernadora general de Australia, Quentin Bryce. / congreso.es

Actualización del 10-6-11

Todos los grupos parlamentarios han rechazado la propuesta del presidente del Congreso de reducir los plenos a dos días. El presidente ha dado marcha atrás y ha anunciado que el pleno de la próxima semana durará de martes a jueves, ambos incluídos. Algunos portavoces como Gaspar Llamazares le han reprochado que no hubiese planteado su propuesta en la Junta de Portavoces.

Con su propuesta, la mayorá de los 350 diputados trabajarían menos a partir de esta semana --unas 12 horas semanales por tres semanas al mes--, y los de fuera de Madrid sólo tendrían que pernoctar una vez por semana en la capital. La decisión fue anunciada “como un ensayo” por el presidente del Congreso, José Bono, al finalizar el pleno ordinario del miércoles pasado, uno de los más cortos de la legislatura, con 7 horas de duración entre la tarde del martes y la mañana miércoles.

El presidente del Congreso venía desde el otoño de 2009 buscando la oportunidad de despachar los plenos en dos días. En las Navidades de 2009 planteó el asunto en la Mesa, pero las críticas a la falta de laboriosidad de sus señorías y el rechazo del PP, aconsejaron no menearlo. Además, estaba reciente la decisión de cambiar las sesiones de control al Gobierno de la tarde de los miércoles a las 9 de la mañana, obligando a sus señorías a madrugar, lo que había generado cierta incomodidad.

Cuando parecía que la intención de solventar los plenos en jornada y media se había olvidado, Bono esperó a que el ministro José Blanco respondiera a la cuarta y última interpelación de la oposición sobre la puntualidad en los aeropuertos para anunciarla: “Ya ven ustedes que hemos terminado el orden del día y todavía no es la una de la tarde, de modo que les voy a proponer, como ensayo, que terminemos el pleno los miércoles”. Después miró al salón y añadió: “Veo que se acepta por asentimiento”.

Lo más curioso es que el salón se hallaba despoblado. Ni los portavoces, ni sus adjuntos, ni los miembros de la Mesa –excepto el propio Bono-- ocupaban su lugar en el hemiciclo. El cronista contó 29 de los 350 diputados que conforman el pleno. Y más allá de que a nadie le agrade perder el tiempo, pues como dijo Séneca en su Breviarium vitae, no es que tengamos poco, es que perdemos mucho, la aprobación de la propuesta nicomédica (por detrás) se dedujo de que ninguno de los presentes alzó la voz ni para pedir aclaración.

De esta manera, los diputados que no tengan reuniones de comisiones disfrutarán de una jornada semanal de doce horas, pues con asistir al pleno habrán cumplido su labor. Si ahora la sesión comienza el martes a las 16 horas (debate y votación de las proposiciones de ley, no de ley y de las mociones), se interrumpe a las 21, prosigue el miércoles a las 9 de la mañana (preguntas e interpelaciones al Gobierno), se interrumpe a las 14 horas y sigue el jueves a las 9 (debates y votaciones legislativas), el “ensayo” de Bono permitirá trasladar los debates legislativos del jueves a los martes o miércoles, según convenga.

Con ello, sus señorías economizarán un día de hotel y alimentación –el viaje en clase club del AVE, en primera en los aviones o en coche particular corre íntegramente por cuenta del Congreso-- sin que por ello vean reducida su dieta libre de IRPF de 1.874 euros mensuales si viven fuera de Madrid y de 870 si son de la circunscripción capitalina. Y se facilitará su dedicación a otros menesteres y a la larga precampaña de conquista del voto, que de eso se trata.


loading...

13 Comments
  1. Digoyo says

    Cuanto menos legislen, mejor. Siempre lo hacen con trampas a favor de los poderosos.

  2. Ramón says

    El miércoles salieron por patas, fuera a ser que se encontraran con los del 15M y tuvieran que escucharlos. ¡Qué verguenza de representantes!

  3. Zaratustra says

    Cínicos: canelos, perrunos que orinan en público.

  4. krollian says

    Yo me hago el guiso y yo me lo como. Está re rechupete. Guiso a lo Bono. El menú del Parlamento.

    Podría ser asi de expeditivo para una Ley Electoral justa. Pero ese menú es indigesto para unos cuantos comensales. Les produce gases.

  5. Sir says

    Yo había leído en el periódico que esto era una PROPUESTA, no que se había directamente aceptado y asumido. ¿Es así? ¿En serio?

  6. A sir says

    Bono afirmó: «Se acepta por asentimiento». Así figura en el acta del Congreso. Las protestas que han exteriorizado sus señorías –la mayoría ausentes del pleno– a lo largo del jueves, han llevado al presidente a «reconsiderar», de modo que la próxima semana «habrá pleno el jueves», según ha hecho saber a través de los servicios de información de la Cámara.

  7. José says

    Lo que hay que reducir es el número de parlamentarios. ¿Para qué tantos si todos obedecen la voz de su amo, a quien representan? Bastan dos: el que manda y el que intenta mandar.
    Cuando este sistema sea una democracia y los parlamentarios representen a los ciudadanos, entonces hablaremos del Parlamento como representación de la soberanía popular.

  8. nemesis says

    Menudo monton de sinverguenzas. Meos mal que gracias a la lavia del cejs y la evidente falta de inteliencias de bastantes ( Bono, Rosa Agulilar…) hay muchos que seran cadaveres politicos alla por diciembre, despues de las elecciones generales de noviembre.

  9. nemesis says

    Menudo monton de sinverguenzas. Menos mal que gracias a la labia del cejs y la evidente falta de inteligencia de bastantes ( Bono, Rosa Agulilar…) hay muchos que seran cadaveres politicos alla por diciembre, despues de las elecciones generales de noviembre.

  10. vitoriyellow says

    No entiendo nada.¿ no se supone que deberian trabajar mas para resolver todo lo que tendrian que resolver?Al final reciben el pago que se merecen,pues por sus frutos los conocereis.

Leave A Reply

Your email address will not be published.