Dirigentes de IU-ICV actuarán de 'escudos humanos' en la II Flotilla rumbo a Gaza

2
Manuel Tapial (centro), uno de los activistas que participó en la primera Flotilla y tiene previsto embarcarse en la segunda, flanqueado por los diputados con quienes ayer miércoles mantuvo una reunión en el Congreso. De izda. a dcha., Nuria Buenaventura (IU-ICV), Francisco Jorquera (BNG), Joan Tardá (ERC) y Gaspar Llamazares (IU-ICV). / J. Martín (Efe)

Son conscientes de que se van a jugar el tipo, tal vez la vida, pero hay ocasiones en que la vida está para jugársela por las causas justas como la denuncia del “bloqueo ilegal que mantiene Israel con los palestinos encerrados en la Franja de Gaza”. Me refiero al eurodiputado y responsable de política internacional de IU, Willy Meyer, a la diputada autonómica de esta formación en las Cortes Valencianas, Marina Albiol y al ex senador catalán y miembro de la dirección del partido de Cayo Lara, Joan Josep Nuet. Los tres han decidido sumarse a la II Flotilla de la Libertad como parte de la expedición Rumbo a Gaza en la que viajan otros cuarenta activistas solidarios.

Salieron el miércoles de Madrid y de otras ciudades hacia un puerto no español del Mediterráneo que no han desvelado por razones de seguridad. Allí embarcarán en un buque que han bautizado con el nombre de Gernika, la ciudad machacada por los nazis durante la Guerra Civil, y se sumarán a la Flotilla de la Libertad con el fin, en el caso de los políticos, de “actuar como escudos” y evitar la agresión israelí. Como se recordará, un barco turco de la primera flotilla, que llevaba ayuda humanitaria fue asaltado a sangre y fuego en aguas internacionales por los marines israelíes, que asesinaron a nueve tripulantes civiles e hirieron y apresaron a los demás tripulantes.

Sabemos que vamos a jugarnos el tipo en mar abierto, como escudos humanos frente a la Armada israelí”, reconoce el ex senador Nuet, “pero queremos ayudar a proteger al resto de las personas, entre las que van cooperantes y periodistas, a favor del pueblo palestino”. No descartan el asalto y el apresamiento, pero han advertido de que responsabilizarán al Gobierno español si las autoridades israelíes disparan y utilizan la violencia militar contra ellos.

En una carta a la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, Meyer le informa de la intención de participar en la expedición y le solicita “las acciones oportunas ante el Gobierno de Israel para garantizar la seguridad de los españoles que embarcamos con el único fin de llevar ayuda humanitaria al pueblo palestino de la Franja de Gaza”. También le dice que dispondrá de un teléfono vía satélite para comunicarse con su gabinete en el caso de que se produzca alguna acción no conforme con el derecho de internacional.

Meyer, que evoca a las víctimas de la primera flotilla, deja constancia de que la iniciativa “forma parte de la invitación de Naciones Unidas a abrir corredores y otros mecanismos para la prestación sostenida de ayuda humanitaria”, e informa a la ministra de que el presidente del grupo Izquierda Unitaria Europea, Lotear Bisky, ha solicitado al presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, y a la alta representante de la UE, Catherine Ashton, que realicen acciones diplomáticas instando a Israel a que permita la llegada de la flotilla a Gaza. “Por tanto, que no nos intercepten ni detengan ni impidan con violencia nuestra presencia y aportación”.

Aunque la ministra Jiménez ha intentado curarse en salud recomendándoles, incluso en una respuesta parlamentaria escrita, que “no vayan”, no ha conseguido modificar los planes de los expedicionarios. También, según Meyer, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha llamado al presidente Rodríguez Zapatero para pedirle que impida la presencia de españoles en la flotilla. El posterior comunicado de Exteriores en ese sentido revela, según Meyer, que el Ejecutivo se ha plegado a la solicitud israelí en vez de exigir que actúe “conforme al Derecho Internacional”.

La preocupación del Gobierno por lo que pueda ocurrir es patente. La ministra Jiménez ha pedido a la diputada de IU-ICV, Nuria Buenaventura, que acuda el lunes al Ministerio para conversar y seguir la operación. Desde 2004 España ha suscrito tres convenios con Israel –sobre delincuencia, protección de información clasificada y cooperación en materia de Defensa--, pero ninguno sobre protección de personas. El Gobierno israelí ha hecho saber que “ningún barco entrará en Gaza”. Según fuentes militares de Tel Aviv citadas por Reuters, aunque descartan que la flotilla, que estará compuesta por 10 o 15 barcos, lleve armas para Hamas, han preparado nuevas tácticas para interceptarlos, con un esfuerzo especial por evitar el derramamiento de sangre.

2 Comments
  1. zaratustra says

    Si te pones delante del criminal armado y le llamas feo, soez, asesino y ladrón, es probable que te vuele la cabeza.

  2. FRANCISCO PLAZA PIERI says

    ¡Id, volved y contadlo!, si podéis…
    «La Flotilla» ha de ir a cumplir con su cometido: dar haliento a esos nobles palestinos quienes, enclaustrados, malviven presos de su despiadado destino.
    No puede nadie retener eternamente, esto es, impedir la libertad de movimiento, desde el nacer hasta el final de sus días.
    ¡Preferiría la muerte!
    No nos llamaremos a engaño, por lo que hay que decir, no obstante que, no toda la culpa es de sus «carceleros», no.
    Unos desaprensivos «propios o hermanos» suyos, de los palestinos, se entiende, con sus acciones, han venido a enrarecer lo ya más que enrarecido ambiente del lugar.
    ¡Pero, lo dicho: contadnos, contadnos, queridos navegantes!

Leave A Reply

Your email address will not be published.