Rubalcaba debe irse del Gobierno como lo hizo Rajoy

0
Alfredo Pérez Rubalcaba, durante su encuentro de ayer en Bilbao con militantes socialistas dentro de la ronda que mantiene con las distintas federaciones. / Alfredo Aldai (Efe)

Todo parece indicar que será así. Alfredo Pérez Rubalcaba abandonará por completo el Gobierno para ser el candidato electoral del PSOE nada más ser proclamado por el Comité Federal de su partido el próximo 9 de julio. El propio Rubalcaba ya anunció en la rueda de prensa del Consejo de Ministros de hace dos viernes que abandonará el Ministerio del Interior porque un candidato no puede ser quien organice los comicios ni dé los resultados electorales que le afectan. No sé si es ilegal o legal porque a nadie se le pasó por la cabeza que pudiera pasar, pero no cabe duda de que, en cualquier caso, no es de recibo.Pero el vicepresidente y portavoz del Gobierno no aclaró cuándo se irá ni si, además, dejará esos cargos y abandonará por completo el Gobierno. “Zapatero y él sabrán cuando es el mejor momento”, dicen desde la dirección del PSOE. Y, según algunos, ya lo saben. Por una razón elemental: sería feo -y desde luego utilizable políticamente en su contra por parte de sus adversarios del PP- que no haga lo mismo que ya hizo su rival cuando fue nombrado candidato a la presidencia en las elecciones generales de 2004.

Aunque las elecciones eran el 14 de marzo del 2004, Mariano Rajoy abandonó el 3 de septiembre del 2003 todos los cargos que tenía en el Gobierno tras ser propuesto por José María Aznar como Secretario General del PP y ser proclamado candidato a la presidencia del Gobierno, lo que le convirtió en el nuevo líder de partido entonces gobernante. Curiosamente, además del de ministro de la Presidencia, uno de los cargos que dejó fue el de portavoz del Gobierno, donde le había tocado lidiar con morlacos como el desastre ecológico del “Prestige” o como el de la participación en la invasión de Irak.

Publicidad

José Luís Rodríguez Zapatero y el propio Rubalcaba parecen haberse inclinado por la “fórmula Rajoy” precisamente para evitar que desde el PP cuestionen la falta de talante democrático del PSOE, lo que ya ha insinuado de hecho el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, en una entrevista concedida al diario económico Negocio. De ser así, lo que es casi imposible confirmar porque todo depende del tándem Zapatero-Rubalcaba, la reestructuración del Gobierno se produciría coincidiendo o inmediatamente después de la proclamación oficial de Rubalcaba como candidato el fin de semana del 9 de julio. Hay quien piensa que el vicepresidente podría despedirse del Ejecutivo llevando a cabo su última rueda de prensa el viernes 8 de septiembre, tras la reunión del Consejo de Ministros previo al Comité Federal decisivo. Ahí, Rubalcaba explicaría que de entonces en adelante, se dirigiría a los medios de comunicación en Ferraz, como candidato apartado de un Ejecutivo exclusivamente controlado por el presidente, aunque perfectamente coordinado con el partido.

Hay en dirección del PSOE quien defiende que Rubalcaba siga de vicepresidente y portavoz para  aprovechar la presencia mediática que conlleva, por lo menos hasta que se convoquen las elecciones, incluso hasta que se celebren. Dicen que es legal como demuestran los presidentes que repiten, incluso en las Comunidades Autónomas. Sin embargo, el duelo con el PP por demostrar a la sociedad quien es más demócrata que quien no parece aconsejar la prolongación en los cargos. Nadie se imagina que Rubalcaba sea capaz de salir los viernes en la rueda de prensa del Gobierno y los lunes en las rueda de prensa de Ferraz, tras una reunión importante de la Ejecutiva Federal de su partido. Pero incluso así hay quien argumenta que puede dejar la portavocía y no la vicepresidencia. Son quienes no piensan que la imagen del candidato aferrado a la poltrona sería letal. Lo dicho. Zapatero en el Gobierno a sus reformas y Rubalcaba en el partido a su candidatura. Es lo mejor que pueden hacer.

Leave A Reply

Your email address will not be published.