Indignados entre ellos

3

Aníbal Malvar *

Imagen de Twitter de Pablo Gallego @PabGallego.

Democracia Real Ya, uno de los movimientos nucleares del 15-M, se escinde. Y la guerra no es solo ideológica y verbal. Ha habido “secuestro” de páginas web, insultos de gama alta, hackeos de cuentas, listas negras e, incluso, denuncias a la Guardia Civil por sustracción y difusión de datos privados. La reciente creación de la Asociación Democracia Real Ya ha supuesto la expulsión de cinco activistas, acusados de actuar a espaldas del colectivo. Los “sublevados” son los rostros sin duda más conocidos del movimiento: Fabio Gándara, Pablo Gallego, Carlos Paredes, Miguel Yarza y Olga Mikhaylova.

La expulsión es simbólica, ya que hasta la creación de esta asociación DRY carecía de entidad jurídica. Pero ambos bandos reconocen que la imagen guerracivilista que están ofreciendo va a dañar el sentimiento popular hacia el 15-M muy pocos días antes de las concentraciones que celebrarán el primer aniversario del movimiento indignado.

Pablo Gallego se enteró de su expulsión a través de la llamada de cuartopoder.es: “Mis compañeros lo que quieren es matarme…”. Y lo dice sin atisbo de ironía.

Kike Castelló, portavoz de DRY y uno de los promotores de la asamblea que decidió este pasado sábado mostrar las cinco tarjetas rojas, reconoce que DRY “se queda tocada de muerte”. “Estoy profundamente triste. Por algunas de las personas que han hecho esto, yo sentía una profunda admiración. Pero llevaban seis meses sin asistir a las asambleas”.

El mar de fondo es ése: las asambleas. Los creadores de la asociación justifican este paso jurídico alegando que, tal y como están concebidas, las asambleas no sirven para nada. Hay que organizar. Hay que estructurar. “No hay normas ni organización. Solo estamos votando 250 personas en nombre de los indignados de toda España. ¿A quién representan 250? A nadie”.

Kike Castelló, portavoz de Democracia Real Ya. / Facebook de Kike Castelló

Castelló, sin embargo, observa que detrás de la asociación puede ocultarse el deseo de “profesionalizar el activismo callejero”. “Personalmente creo que la Asociación DRY no es el germen de un partido político, pero sí de una especie de intento de convertir DRY en el Greenpeace de la protesta espontánea. Eso es desvirtuar el movimiento. Hay que insistir en el planteamiento asambleario. Yo ya sé que las asambleas son largas y tediosas. Pero asistiendo a ellas vamos aprendiendo poco a poco lo que es la democracia directa. Aun nos falta cultura asamblearia, es verdad. Pero aprender a ser demócratas de verdad es un proceso largo”.

Como no podía ser de otra forma, las primeras trincheras de esta guerra se cavaron en las redes sociales. Concretamente en Facebook. La página de DRY, con más de 400.000 seguidores, tiene varios administradores que velan por su correcto uso. En vísperas de la huelga general del 29 de marzo se incendiaba la página con todo tipo de comentarios. Algunos, extemporáneos, incitando incluso a la violencia: “Una de las administradoras  sufrió un momento de enajenación mental y ocultó DRY al exterior" [es decir, apagó la posibilidad de consultar la página].

Pero enseguida lo corregimos y esta chica, que es un poco impulsiva, fue expulsada como administrador”, reconoce Castelló. Sin embargo, otra vez, según Castelló, pocos días después, uno de los afectos a los “sublevados” hizo lo mismo: secuestró la página y le otorgó la administración de la misma a los promotores de la nueva asociación. Una asociación que, recuerda Castelló, fue rechazada con un 85% de votos en las asambleas de DRY.

En las redes sociales la batalla es cruenta. Y desde hace muchos meses. Hay que recordar que Fabio Gándara, trabajador de Actuable, licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, y el rostro más visible del 15-M desde su nacimiento, ha sido reiteradamente acusado de intentar “hacer carrera política” aprovechando la plataforma de la indignación callejera. Sus frecuentes apariciones en televisión y radio, sus contactos y debates con políticos de toda catadura ideológica (incluso ultraderechistas), han alentado un vientecillo de antipatía que asocia su nombre a insultos feroces y a todo tipo de denuncias. Sin embargo, ante cuartopoder.es ha preferido ceder el protagonismo a su “socio” Pablo Gallego.

Que dice: “Para nada queremos profesionalizarnos. La asociación nace  para usar las redes sociales, por ejemplo, para permitir el voto de decisiones a través de internet sin necesidad de asistir a las asambleas. Hay gente que trabaja, que tiene familia, que no puede venir. Basta con registrarse. Es muy triste que una iniciativa que planteaba menos ego y más colectivo haya sido transmitida justo al contrario. Se cometió el gravísimo error de no informar antes al colectivo. Pido disculpas a las personas que se hayan sentido afectadas por estos hechos, trabajaremos para resolver este problema de manera interna. El enemigo no somos nosotros, ni los que nos han expulsado. Nuestros enemigos tienen que seguir siendo los banqueros especuladores y los políticos corruptos”.

[Más información sobre la polémica y la Asociación DRY en el blog de Pablo Gallego y en la web de DRY Madrid]

*Aníbal Malvar es periodista y escritor.
3 Comments
  1. Ariana says

    El problema de DRY está en su concepción y origen, por eso desde el día 15 de Mayo de 2011, el movimiento trascendió la propuesta de DRY y continuó su propio camino. Por un lado como bien ha reconocido aquí uno de sus miembros:»aprender a ser demócratas es un proceso largo»… lo que se contradice con un planteamiento de «democracia real ya». Esto se advirtió desde el principio. Una democracia es siempre un proceso nunca está acabada; una democracia no le teme al conflicto sino que es su principal garantía de pluralidad y libertad (Chantal Mouffe y Ernest Laclau); un proyecto de democracia radical que persigue su transformación desde el pueblo debe comenzar desde las bases y ser horizontal, sin embargo DRY, lanzó la convocatoria para el 15M, a partir de correos SPAM que incluían propuestas «semicerradas» para la movilización, de arriba a abajo, lo que se contradice con lo que luego se ha desarrollado como movimiento asambleario.
    Está además el asunto de lo que algunxs expertos llaman «ciudad 2.0» que consiste en, basándose en la actual «desobediencia civil electrónica» (Critical Art Ensemble, 1994) proponen que la ciudadanía sería más activa si su participación se pudiera canalizar a través de la Red.
    Sin embargo, el hecho de pensar que TODA la ciudadanía usa y atribuye significados de movilización a las Nuevas Tecnologías de la Comunicación, muestra la poca atención que se le está prestando a las investigaciones sobre NTICs y Sociedad (Woolgar et. al 1995)
    Gurús de las tecnologías que atribuyen a estas significados y prácticas apriorísticas han existido siempre, pero lo importante es conocer cómo las personas piensan y usan Internet (Christine hine, 2000). Un ejemplo: mientras que DRY obtuvo buenos resultados de movilización para el 15M, Occupy Wall Street fracasó en ese sentido. La convocatoria lanzada por Adbuster, un colectivo ‘cultural jamming’ que haciéndose eco de la Spain Revolution’, quiso extenderla en U.S.A, tuvo en Facebook 50.000 seguidorxs, pero el día de la movilización aparecieron 2.000 personas.
    Sin embargo, al mes de crearse el movimiento en Zuccotti Park, Occupy Wall Street salió de manifestación y al querer cortar el Puente de Brooklyn se enfrentaron a la policía y 200 personas fueron detenidas. este hecho que difundieron los medios de comunicación llegó a más gente y al día siguiente 50000 personas se manifestaron en solidaridad con el movimiento y las personas arrestadas.
    No hay garantías de que las NTICs vayan a suponer más y mejor democracia o una Democracia Real Ya.
    Por concluir, el problema de lxs líderes (ahora ex-líderes de DRY) es que siguen pensando que ellxs saben lo que es una Democracia Real Ya y lxs demás no lo sabemos. Por eso siempre están jugando sucio con las NTCs y tratando de hacer llegar propuestas que son solo suyas aprovechando el malestar social de la población joven que es su único colectivo clave.

  2. Jonatan says

    Humano, demasiado humano.

Leave A Reply

Your email address will not be published.