Venciendo fantasmas y saldando viejas deudas

2
Los jugadores de la selección española celebran el campeonato mientras Iker Casillas levante el trofeo, ayer, tras el partido contra Italia en el Estadio Olímpico de Kiev (Ucrania). / Kerim Okten (Efe)

Los más de 40 vuelos que salieron de España ayer con destino a Kiev, con aficionados e hinchas españoles iban cargados de esperanzas e ilusiones, sí, pero también de un punto de miedo. La puesta en escena de la brava escuadra italiana, su vapuleo a Alemania en las semifinales de la Eurocopa 2012 y, por supuesto, la estampa del fiero delantero italiano de origen ghanés, Mario Balotelli, con el torso desnudo, marcándose posturas de culturista furioso tras encajarle el segundo gol a la favorita Alemania, no había conseguido acobardar a la afición española, pero sí sembrar en ella una duda. Para colmo, los italianos venían de arrasar y los españoles de sufrir frente al Portugal de Cristiano Ronaldo, que supo contener el ingenio y la chispa de “la Roja” más allá de lo esperado y nos arrastró hasta una tanda de penaltis de infarto.

Pero todos los miedos conjurados y los fantasmas invocados se esfumaron pocos minutos después del inicio del encuentro España-Italia.

Publicidad

Aunque Vicente Del Bosque había apostado por la misma alineación con que se estrenó el combinado español,   precisamente contra Italia, en la fase inicial de grupos de la Eurocopa, la grada ya había aprendido, si no a entender, al menos a acatar las decisiones del Míster, que tan lejos nos habían hecho llegar pese a todo.

“Eso es que Del Bosque quiere cansarlos y marearlos con el toque del balón y luego ya entrará a matar con los cambios, con Pedro, o con FernandoTorres” se esforzaban en explicar los intérpretes desinteresados de Del Bosque. Sin embargo, aunque la táctica estaba clara, tuvo que sonar el silbato y comenzar  el recital de La Roja para disipar casi de inmediato dudas y temores con hechos y no buenas razones. Más de 30 toques seguidos de España ¡Y llegando a puerta! El domino español estaba cada vez más claro. Empezaron los “oooooolés” que coreaba la grada acompañando a cada uno de esos pases, ante la impotencia azzurra, y con ellos llegaron los aplausos y las certezas: “Este partido lo vamos a ganar” coreaba convencida la afición española, cuando aún no había llegado siquiera el primer gol. El cántico sonó a premonición, porque tan sólo unos minutos después, en el minuto 14, anotó David Silva, de cabeza, tras un regate de Andrés Iniesta, con asistencia a Cesc Fábregas. La escuadra azzurra perseguía fantasmas, mientras su jugador más temible, Mario Balotelli, acosado y vigilado por los zagueros españoles, Sergio Ramos y Gerard Piqué, se planteaba seriamente pedir una orden de alejamiento contra ambos, para poder tocar bola.

Los nervios e inquietudes de las horas previas al partido se disiparon media hora después, en el 41, con el segundo gol, del lateral izquierdo Jordi Alba, que batió al portero italiano, Gianluigi Buffon, tras recibir un pase interior de Xavi Hernández. Con el segundo gol, la afición de La Roja confirmó que el campeón  estaba cantado y los seguidores italianos empezaron a desear que aquella tortura acabase cuanto antes. Pero todavía tendrían que irse al vestuario, agotar sus 3 cambios y quedarse con sólo 10 jugadores en el terreno de juego, tras la lesión del central italiano Thiago Silva, precisamente ante la España más asentada, cómoda y virguera en el terreno de juego que se había visto en toda la Eurocopa.

Los aficionados, tras el segundo gol de España, marcado por Jordi Alba. / Vídeo: Esther Jaén

España, por su parte,cambió a Silva por Pedro ( salió el de Gran Canaria y entró el de Tenerife), salió también el niño Torres por Fábregas y Juan Mata por Iniesta. Mata se estrenó con un gol e Iniesta se retiró con una tremenda ovación de la afición española, en reconocimiento a su gran labor, que le valió ser elegido tres veces el mejor jugador del partido durante toda la Eurocopa. La tercera, anoche mismo.

La afición española coreaba todo lo que sabía , desde la canción rusa Kalinka, con letra adaptada al conocido lema Yo soy español, español, español, hasta un reiterado Arrivederci, dedicado a los rivales, que, verdaderamente, tenían ganas de acabar con esa pesadilla y marcharse a casa cuanto antes y, por supuesto, un coreado Campeones, campeones, que estuvo de forma intermitente en las consignas de la afición española desde el minuto 68. Ya no cabía la más mínima duda. La cosa acabó en 4-0, con nuevos goles de Torres y Mata. Y todos los que vimos y vivimos, en 1994, durante el Mundial de Estados Unidos, aquella eliminación de España, que cayó ante Italia en cuartos de final, cuando Italia rompió nuestros sueños y el defensa  italiano, Mauro Tassotti, el tabique nasal del español Luis Enrique, supimos que valió la pena esperar 23 años hasta sentirnos tan dulcemente vengados.

El cántico de 'campeones, campeones' tras marcar Torres el tercer gol. / Vídeo: E. J.

Pero en la grada, la afición española pedía más: Una manita, queremos una manita, una maniiiiiiita, queremos una maniiiiita, cantaban sin descanso a ritmo Guantanamera.

Fue una lección de fútbol. Todo un espectáculo que culminó en record: por primera vez una selección enlaza 2 eurocopas con 1 Mundial de por medio. No hay dos sin tres, decía la canción.

Así las cosas, mientras las lágrimas de los italianos Pirlo y Balotelli brotaban con tristeza y un punto de impotencia, el capitán de la selección española (que brilló anoche, como tantas otras y que es el portero menos goleado de la Eurocopa) levantaba el merecido trofeo, la copa de Europa, entre los rugidos entusiastas de su afición.

La reacción de la afición española cuando Casillas levantó la Copa. / Vídeo: E. J.

El césped era una fiesta y los jugadores españoles celebraban el campeonato, ataviados con sus respectivas banderas autonómicas  anudadas a la cintura o al cuello. Se vieron banderas asturianas, canarias, senyeras, o de La Rioja. Ésta última envolvía al jugador del Athletic Club de Bilbao, Fernando Llorente, inédito en esta edición de la Eurocopa, junto con Juanfran, Albiol, Valdés y Reina. Por fin, desde la grada, lanzaron una bandera española que Alvaro Arbeloa, recogió, se anudó a la cintura y paseó convenientemente.

Los jugadores españoles saludan a la afición tras recoger la copa de campeones. / Vídeo: E. J.

La fiesta terminó en el Estadio Olímpico de Kiev con fuegos artificiales y continuó en las calles de la capital de Ucrania, cuyos encantos se convierten en un auténtico misterio para el turista accidental o coincidencial. Eso sí, los ucranios, que se animaban  y autojaleaban al grito de U-kra-nia durante el España-Italia, mientras España perpetraba su recital futbolístico, quisieron homenajear a la flamante campeona iluminando la ciudad con mariposas. ¿Por qué mariposas y no el toro de Osborne, por ejemplo? Ah, ese es otro de los misterios con que se marchó la delegación española en la madrugada del domingo al lunes, porque ninguno de los ciudadanos de Kiev preguntados supo contestar porqué.

La afición española, a la salida del estadio Olímpico de Kiev. / Vídeo: E. J.

Claro que si, casi nos conmueve su felicitación lumínica, la sensación de gratitud se disipó al llegar al aeropuerto de Kiev, comprobar que nos esperaba una larga noche de inexplicables retrasos y una sucesión de excusas a cual más peregrina: “no tenemos suficientes autobuses para trasladarles al avión”, “no hay suficientes camiones para repostar y su avión está pendiente de cargar el combustible” o “el supervisor no se encuentra” ¡Maldita escasez!

Los pasajeros del vuelo IB 2475, con destino Madrid, debimos haber salido de Kiev a las 3:05 a. m., pero en lugar de ello, hemos salido esta mañana, después de amanecer. Agotados y somnolientos, sí, pero con nuestros fantasmas disipados, una vieja deuda saldada, un récord en la mano y muy orgullosos de lo vivido.

2 Comments
  1. Runaway says

    Buenas noches ROJA …y gualda:
    Buenos días a los que sean español, español, español. Riesgo tiene la prima…y la roja cobra unas primas. Y nosotros somos unos primos…¡¡ GOOOOL ¡¡ Primas de 300.000€ por cabeza sin tributar en España. Serán solidarios con la cada vez más miseria de los ciudadanos?? Somos campeones, oé oé, oé. Yo también me sumo eurófico a la gran fiesta de autocomplecencia.

    Eufórico, alegre y “lleno de orgullo y satisfacción” como diría el rey. A éste paso, como Antonio, voy a terminar aficionándome al futbol…Y nosotros los primos, los que somos españo, español, español desde ayer REpagando las medicinas y pronto la subida del 18% del IVA desde la hostelería hasta los productos más básicos, que tendremos que pagar hasta los primos que menos tenemos lo que no tenemos más remedio que comprar si queremos seguir viviendo.

    También hay mucha gente que son españo, español, españo, eso primos españoles, los profesores, que investigan en la pública comienzan a sentirse abandonados a su suerte en medio de sus investigaciones. Y suben las tasas en la Universidad, con reformas que ponen más difícil aún sacar adelante el grado a quienes no tienen más remedio que trabajar y asistir como pueden para pagarse los estudios universitarios.

    Organizaciones como Cáritas o Unicef alertan de que hay niños que sólo comen una vez al día la comida del colegio que en muchos centros se va a suprimir. Yo mismo, otro primo que soy español, español, español, he visto in situ, en vivo y en directo gente urgando en los contenedores de basura a ver si encuentran algo que otros han desechado para llevárselo a la boca y al estómago.

    Y yo, que soy español, español, español, desempleado de larga duración, casi ya agotado todo seguro y ayuda, más de la mitad de los ahorros y con cada vez menos perspectiva de encontrar un empleo, casi ya sin poder pagar el alquiler, estoy poniendo mis barbas a remojar.

    Si consiguiéramos unirnos todos igual de apasionadamente en todos los ámbitos no habría ni paro, ni prima ni crisis ni na de na!! Que país maricanela, que país…desde hace siglos dicen que Africa empieza traspasando los Pirineos y así seguiremos, por los siglos de los siglos. Amen. Eso si, somos tricampeones europeos y mundiales en futgol. Y yo, como todo primo salto y grito como un energúmeno, con alegría y euforia, lleno “de orgullo y satisfacción, yo soy español, español, español….

  2. El caperucito rojo says

    «Si consiguiéramos unirnos todos igual de apasionadamente en todos los ámbitos no habría ni prima ni crisis ni na de na!! »

    Eso sería la ostia, tú…pero creo que no caerá esa breva.

Leave A Reply

Your email address will not be published.