La izquierda abre el curso parlamentario calentando las movilizaciones contra el rescate

0
Rubalcaba, el pasado día 6, durante la rueda de prensa que dio en Bruselas. / Flickr del PSOE

En términos parlamentarios, el Gobierno y el PSOE sólo coinciden en una cosa de cara al estreno del nuevo período de sesiones: que se inicie en el Congreso con un duelo entre sus máximos responsables, Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, para darle el mayor relieve posible a la institución en un momento difícil como el actual, especialmente ahora que sus miembros afrontan manifestaciones en su contra como la del 25 de septiembre que ha convocado el 15-M. Esa coincidencia es algo que demuestra el hecho significativo de que el próximo martes, día 11, no se celebre, como sería lo habitual, una sesión de control del Ejecutivo a la que debería acudir el presidente del Gobierno. Rajoy ha reservado a Rubalcaba su primer duelo dialéctico para que se celebre en el pleno del miércoles, 12, aunque también atenderá preguntas del líder de IU, Cayo Lara, y del número dos del Grupo Catalán del Congreso, Josep Sánchez Llibre.

Más allá de hacer valer las formas dejando que la parafernalia democrática se despliegue en el pleno de control, el hecho de que la situación económica siga siendo el eje central de los debates va provocar que los encontronazos marquen la actividad parlamentaria desde el primer día. Por lo que respecta a la izquierda, la tarea es precisa: todas las intervenciones de PSOE, PP, nacionalistas de izquierdas e independentistas se volcarán a favor de las movilizaciones que se avecinan, fundamentalmente las convocadas por CCOO y UGT y multitud de organizaciones sociales, como la marcha del próximo 15 de septiembre con la que se abre el temido otoño caliente. Y ese respaldo va a traducirse, aunque en el caso del PSOE no sea de manera oficial, en el apoyo a la exigencia de que se celebre un referéndum sobre el rescate y sus condiciones.

Publicidad

Si de muestra vale un botón, la pregunta con la que abre el curso Rubalcaba es de por sí significativa: “¿Considera el presidente del Gobierno que está cumpliendo su programa?”. En el PSOE señalan que, aunque su secretario general no reclamará directamente el referéndum o una consulta vinculante para no provocar la respuesta de por qué no lo hizo José Luís Rodríguez Zapatero en 2010, cuando presidía un Ejecutivo del que el actual líder socialista formaba parte, denunciará los incumplimientos programáticos de Rajoy y justificará indirectamente la reclamación que ya postulan los sindicatos y otras fuerzas sociales.

Además, el jefe de la oposición, que considera que el Gobierno intenta acuñar el término “rescate suave”, advertirá de que “no hay rescate suave, ni light, ni mediopensionista”, porque todo rescate supone que el país pierde soberanía y capacidad de decisión (en la distribución de los Presupuestos por ejemplo), necesita autorización de la Troika comunitaria para hacer cualquier cosa y se verá obligado a destinar la mayor parte de lo que produzca a pagar la deuda del rescate en los próximos 15 o 20 años sin poder dedicar apenas nada a la inversión en mejoras productivas, sociales y de infraestructuras. También criticará que se pida el rescate abiertamente, si supone “esfuerzos adicionales de la gente”, y le dirá al presidente, según fuentes de Ferraz, que ahora le toca mover ficha al Gobierno y negociar que la compra de deuda por el BCE no suponga más esfuerzos para los españoles.

Además, añadirá, ha perdido la confianza de Europa y los mercados con su política errática pero, sobre todo, ha incumplido tanto sus promesas que “¿quién puede fiarse de un presidente que hace siempre lo contrario de lo que dice?”

Rajoy también tendrá responde el miércoles una pregunta del coordinador general de Izquierda Unida en la que le exige que explique los efectos que tendrá sobre la economía y el empleo el ajuste previsto de 102.000 millones de euros en el bienio 2013-2014 remitido por el Gobierno a Bruselas. Pero Lara girará el debate hacia el rescate y, él sí, reclamará un referéndum sobre los ajusta y recortes como piden los sindicatos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.