Consejos elegantes para el 25-S

1

Aníbal Malvar *

Publicidad

Como todo el mundo sabe, desde hace algunos años los actos de desobediencia civil se vienen desarrollando con una falta de educación horrorosa, la gente mal vestida, muy poquito glamour y unos pelos asquerosos, sobre todo los chicos.

Publicidad

Ante esta desafección estética, la sección Moda y Corpiño de cuartopoder.es ha decidido daros unas claves sobre la vestimenta, modos y maneras, para acudir de lo más trendy y de lo más cool a esa fiestecilla del 25-S sin que os detengan los guripas. Es muy importante que no os detengan los guripas, porque, si os entoligan, después el boca a boca os puede perjudicar en sociedad y os podréis perder muchas fiestas, por ejemplo, de Telma Ortiz y esa gente.

Cuando un gobierno traiciona todas sus promesas electorales y te envía al paro y a la miseria, lo mejor es ponerse algo ligero. Sin pretensiones. Casual. La prepotencia ideológica en el vestir siempre te hará parecer pueblerina, o sea, del pueblo, y ya se sabe que es muy reaccionario pretender ser pueblo y cambiar el mundo en estos tiempos. O hacer revoluciones, tonterías, cosas.

Como la moda nunca es cosa de uno, a pesar de que lo parezca, hemos consultado la sección de Tules y Organdís que acaba de abrir en su portal #Acampadasol, reconocido foro de buenas y sanas costumbres. Por si nos da algunas ideas. Y nos las ha dado. Y aquí las resumimos.

Como todo caballero y señora de nuestra alta sociedad sabe, el artículo 494 del exquisito Código Penal sanciona con pena de entre seis meses a un año a quienes “promuevan, dirijan o presidan” manifestaciones u otra clase de reuniones ante las sedes del Congreso, del Senado o de cualquier asamblea legislativa, cuando estén reunidos y alterando su normal funcionamiento.

Por tanto, yo el 25-S voy a ir frente al Congreso, y guapísimo, pues como no he promovido ni dirigido ni presidido nada de esas cosas, solo me pueden encarcelar por guay. Y eso me pone.

Los monísimos estilistas de la Comisión Legal de Sol nos advierten también de que sería inadecuado, según el artículo 495, portar armas u otros instrumentos peligrosos, lo que no solo me impele a despojarme de las ligas y a mandarle un SMS a mi querido José Tomás, que siempre sale a estas manifestaciones con el estoque y las banderillas, a los garitos, al Congreso y a los antros. Es un friki. Avisádmelo, si no lo veo. Pero, por otra parte, creo que la policía que nos vigilará a los de 25-S va a portar armas y otros instrumentos peligrosos, con lo que no me queda claro cuál de los dos es el delincuente. Les preguntaré cuando me hayan encerrado en la lechera.

Por último, aunque llevéis peep-toes, os pueden caer entre tres y cinco años si empleáis la fuerza, la violencia, la intimidación o la amenaza grave para impedir que un miembro del Congreso asista a sus reuniones, no sea que se anquilose el país. Así que, por favor, no sus insinuéis, no sea que León de la Riva tenga una ocurrencia.

Son reglas básicas de convivencia en una fiesta del 25-S a la que habrá que asistir de largo. Ya que nuestros gobiernos visten de corto. Pero nuestros amiguitos de #Acampadasol nos avisan de cómo debemos de vestirnos y maquillarnos el 25-S. Y ellos ya han participado en muchas fiestas. Y han pisado algunas comisarías. Así que vestid de largo, compañeros, compañeras, y tened cuidado, porque los tiempos son malos, pero son mucho peores las malas personas.

25-S.

Yo voy.

Todo esto puede parecer una broma, pero consultad el portal de #Acampadasol. Todo lo prosado ahí arriba va muy en serio. Lean.

(*) Aníbal Malvar es escritor y periodista.
1 Comment
  1. Y más says

    Muy bueno.

Leave A Reply

Your email address will not be published.