Más se perdió en Cuba… y en la tele pública

5
Logos de las televisiones autonómicas y de la Forta, federación que las agrupa. / forta.es

¿Se llegará a cerrar de verdad Telemadrid, como algunos aventuran? ¿Podrían las exhaustas arcas de la Generalitat catalana darse un respiro cerrando TVC? ¿Qué pasó o pasará en Valencia, Andalucía, etc?

Ahora que tanto y tan mal se habla del Estado de las Autonomías, y que todo el mundo predica la necesidad de reformarlo y/o cargárselo, me resulta interesante la opinión de una alta personalidad televisiva, lo que se dice una estrella, advirtiendo de que la batalla de la identidad nacional se gana o se pierde (en estos momentos, más bien lo último) en la caja que será todo lo tonta que ustedes quieran, pero que es la que cada día y cada noche entra en millones de hogares y de mentes. Y entra para quedarse.

“El gobierno de Zapatero, y más concretamente su vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, se cargaron la televisión pública española al dejarla sin publicidad, impedirle esto y aquello, todo para potenciar a sus grupos mediáticos amigos”, afirma la voz implacable y experta, a la que no le va nada mal, por cierto. Pero que no deja de ser consciente del peligro de que la televisión de ámbito nacional mínimamente significativa sea hoy un coto privado de dos grandes cadenas privadas, Antena3 y Telecinco, que, con todos los respetos que se merezcan (o no), lo que desde luego no se les puede exigir es que programen Estudios 1 o nada homologable a los antiguos programas de Félix Rodríguez de la Fuente.

Resultado: que no sólo la oferta televisiva en general se brutaliza y banaliza, sino que desaparece una importante plataforma de contenidos colectivos. Un escaparate de lo común. ¿Será casualidad o no que precisamente en este escenario hayan cundido el agravio y el hastío territorial, la mala uva separatista y separadora? Porque algunas teles autonómicas serán máquinas de perder dinero, oiga, pero desde luego a engrasadoras de agit-prop vernáculo no las gana nadie.

Es curioso esto de ser español. La gente lo es con orgullo feroz pero por lo que sea no hay manera de trasladar eso a un imaginario político o simbólico normal: la bandera pone enferma a la mitad de la gente (como no sea en un contexto futbolístico), el himno todo es ponerlo a parir, lo propio siempre es sospechoso de caspa, lo ajeno siempre es más moderno y mejor…

Hasta que (una vez perdidas Cuba y la tele) se lía en serio, claro.

5 Comments
  1. fatelpho says

    Por lo que a TV3 se refiere. No recuerdo una ofensiva más bestia y sucia de apoyo al partido en el poder desde el infame uso de TVE para que el PSOE ganara el referendum de la OTAN. Y esto fue una guarrada mayúscula.

    30 minuts, los magacines de mañana y tarde, programas de comentario político. Se ha llevado al extremo la especialidad de TV3 en montar tertulias con todos los participantes a favor de la misma tesis. Excepto cuando estaba usted, querida Anna, claro.

    Es imposible que un partido político renuncie a tal poder.

    Mi única esperanza es que el tiempo e Internet acabarán con la influencia de la televisión.

  2. celine says

    Toda la razón, Anna. Por no hablar de las emisoras de radio. Cuando zapeo en el coche, por tierras catalanas, lo habitual es ir escuchando cosas como: «catluña, nosaltres, els catalans, el estatut, l’independencia, las eleccions, madrit, l’injusticia fiscal, etc»» en décimas de segundos que tarda el dial en buscar radio clásica, que es lo mejor para la carretera. ¿No se aburren como ostras en un garaje de andar siempre con las mismas palabras? La mare de Deu!

  3. Ángel says

    Uno de los elementos principales que ocupan inmediatamente los gobernantes totalitarios es la televisión.
    Ahora que ya lo tienen logrado (por ejemplo Mas en Cataluña) ¿alguien cree que lo van a soltar amablemente?
    Las carencias democráticas que se observan desde fuera de Cataluña son aterradoras.

  4. moranovenc says

    Los medios de comunicacion juegan un papel fundamental para crear opinion politica. Esto esta claro… En Catalunya los medios publicos y privados reman en la misma direccion subvencionados por el poder. La generalitat no va a soltar ese poder…

  5. Pere says

    A los catalanes nos han lavado el cerebro con el nazional-catalanismo en los centros educativos. No olvidemos que el 60% del cuerpo docente en las escuelas infantiles, primarias, secundarias, profesionales, politécnicas y universidades, es/son nazionalistas. Los libros de texto manipulados, la Vanguardia, El Periodico y TV3 suvnecionados por la Generalitat con su martilleo continúo nazionalista. Y luego los tres mitos del nazional-catalanismo:
    -España nos roba
    -La Guerra civil fue una guerra de España contra Cataluña
    -Cataluña fue una nación, solo que no dicen cuándo…
    Bueno, pues así se ha creado la corriente nazionalista, a base de mentiras manipuladas y repetidas constantemente.
    Yo soy profesor universitario y he visto que la inmersión lingüistica, todo en catalán, es un desastre para los jóvenes, con un nivel bajisismo de lengua castellana y de facto analfabetos funcionales. Mientras tanto, la gente de CiU -no solo Mas- y de otrass formaciones políticas, incluyendo al PSC, llevan sus hijos a escuelas privadas donde se enseña el español, el inglés y el alemán.
    Ironía del destino, excluir a los jóvenes del saber universal para «nazional-catalanizarlos» y al mísmo tiempo pagar dinero en privado para que la élite catalana aprenda bien el castellano y que al mismo tiempo que les niegan en los centros de eneseñanza públicos a los catalanes aprendar la lengua de Cervantes.
    Cinismo, perversión, sinvergonzería…
    El 3% d comisiones se palicó y se aplica en toda Catalunya y los Pujol-Mas-Millet, etc evaden capitales a medio mundo…

Leave A Reply

Your email address will not be published.