El juez rastrea el 'dinero negro' de Bárcenas y Martín Vasco, excolaborador de Aguirre

6
El magistrado Pablo Ruz, en una imagen de archivo. / Efe

El extesorero del PP y hombre de confianza de Mariano Rajoy hasta 2009, Luis Bárcenas Gutierrez, movió rápidamente el dinero en Suiza cuando supo que el juez instructor de la trama Gürtel, el defenestrado Baltasar Garzón, atravesaba fronteras. Utilizó una nueva tapadera, la sociedad Tesedul SA, y dispersó los fondos. ¿Dónde ocultó la fortuna? Es lo que el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, trata de averiguar. Por eso ha pedido un rastreo minucioso de cuatro cuentas. También ha solicitado nuevos datos de una cuenta en Suiza del testaferro de Francisco Correa y de otra del excolaborador de Esperanza Aguirre, Benjamín Martín Vasco –portavoz adjunto del PP en la Asamblea de Madrid cuando estalló el caso Gürtel– en la sucursal de la rescatada Caixanova Galicia de Miami (Estados Unidos), según consta en el auto sobre las cuentas suizas del pasado día 16.

Bárcenas, el hombre que sabe casi todo sobre la financiación del PP en los últimos veinte años, el que, según reveló ayer el diario El Mundo, pagaba regularmente unos sobresueldos de 3.000 a 15.000 euros mensuales a los principales dirigentes del partido, ahora silentes y sobrecogidos, y el tipo que, en definitiva, amenaza con revelar al detalle la financiación ilegal si los responsables del PP y el Gobierno no le ayudan a librarse de la condena del Gürtel, que podría llevarle a la cárcel, demostró una cierta habilidad para ocultar los fondos suizos e intentar, después, zafarse de la acción de la justicia, gracias a las condiciones penalmente exculpatorias de la amnistía fiscal y el nuevo Código Penal de Rajoy. Pero el juez Ruz le sigue la pista como miembro de una trama organizada para robar, prevaliéndose del poder.

Este personaje, ahora convertido en bomba de relojería para Rajoy y varios miembros de su equipo, manejó desde 2005 la famosa cuenta con fondos de procedencia desconocida en el Dresdner Bank de Ginebra (LGT) a nombre de la fundación privada Sinequanom, creada en Panamá para garantizar el secreto de los donantes. Pero la práctica de ocultar el dinero negro en Suiza no era nueva: los fondos procedían de otra cuenta que había sido abierta en la misma entidad suiza en 2001. Quiere decirse que dirigentes del PP mantenían recursos ocultos y a buen recaudo desde la época de José María Aznar.

Los datos judiciales no permiten evaluar el uso de esos caudales ocultos e ilegales en la campaña electoral de 2004, cuando el PP pasó de la mayoría absoluta a la oposición debido a las mentiras de Aznar sobre la guerra de Irak y los atentados del 11-M, pero sí revelan el impacto de las elecciones de 2008. En concreto, se puede apreciar un descenso de 22,1  a 13,6 millones de euros entre finales de 2007 y 2008, cuando Rajoy no reparó en gastos para ganar las elecciones y perdió. El saldo contable del tesorero Bárcenas bajó a 11,8 millones de euros (2.000 millones de las antiguas pesetas) en 2009, cuando estalló el caso Gurtel.

El exportavoz adjunto del PP en la Asamblea de Madrid, Benjamín Martín Vasco, en una imagen de archivo. / Efe

Fue entonces cuando el tesorero del PP y senador por Cantabria quedó enredado en la trama y tuvo que declarar en el Tribunal Supremo. El propio Rajoy salió en su defensa y tras él lo hicieron en tromba desde Javier Arenas a Ana Mato, pasando por María Dolores de Cospedal. Antes de ser procesado y obligado a dejar el escaño –en cinco años de senador nunca habló, aunque realizó 793 preguntas por escrito, todas  sobre partidas de inversiones presupuestarias–, se apresuró a dispersar el dinero que manejaba en Suiza.

Según la petición 21 del juez Ruz a las autoridades helvéticas, Bárcenas abrió una cuenta nueva en la banca LGT a nombre de Tesedul SA como nuevo titular. Después traspasó los fondos de ésta a dos cuentas en la banca Lombard Odier Hentsch, a nombre Tesedul SA y de la fundación privada panameña Sinequanom que había utilizado. El juez se dispone a revisar los movimientos, contratos, créditos, operaciones con tarjetas, ingresos, egresos y hasta posibles depósitos de seguridad de las cuentas barceniegas en las dos entidades.

Lo curioso del caso es que el último saldo conocido por la justicia antes de la dispersión, esos 11,8 millones de euros en el LGT, se acerque tanto a los 10 millones que el abogado del tesorero asegura haber blanqueado gracias a la amnistía fiscal de Rajoy y su ministro de Hacienda y responsable del equipo económico de la dirección del PP desde 2008, Cristobal Montoro. El desmentido de éste, utilizando el nombre de la Agencia Tributaria, en el sentido de que Bárcenas no ha blanqueado un euro, es coherente con el compromiso del Gobierno de guardar secreto sobre los evasores, pero tendrá que ser ahora contrastado por la investigación judicial sobre el rastro del dinero. En esa tarea colaboran con el juez varios expertos de la Agencia Tributaria que podrían ser removidos por el largo brazo del ministro.

No obstante, el peso de la investigación recae sobre la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), unos agentes que dos años antes de que el expresident catalán Jordi Pujol preguntara públicamente en televisión “¿qué coño es eso de la UDEF?”, ya habían sido vituperados –al igual que las fiscales anticorrupción Míriam Segura y Concepción Sabadell– por el propio Bárcenas y su correligionario y exdiputado Jesús Merino, tildándoles de “mentirosos” y acusándoles de realizar “informes manipulados y groseros”.

El magistrado también sigue la pista del dinero de Correa en el exterior y del exdirigente de Nuevas Generaciones, ex edil en Arganda (Madrid) y exportavoz adjunto del PP en la Asamblea de Madrid Martín Vasco por un “pelotazo urbanístico” en esta localidad que les reportó 12,5 millones de euros. Según la investigación, esa cantidad fue transferida a Suiza por el beneficiado en la compra venta de unas parcelas, el promotor Fernando Martín, (de Martinsa-Fadesa), desde una sociedad radicada en Panamá. Correa –que también se pudo acoger a la amnistía fiscal de Montoro-, hizo después dos pagos a una cuenta en la sucursal de Caixanova en Miami, abierta a nombre de Distribuidora Fermayor y cuyo beneficiario era Martín Vasco. La sucursal de negocios de la caja gallega era además una lujosa mansión de vacaciones para los ejecutivos que hundieron la entidad.

6 Comments
  1. Ramon says

    ¡Joder, qué tropa! Estos se dopaban sin pudor. Naseiro-Sanchis-Lapuerta-Barcenas y los herederos de don Corleone acumulan todo el poder en un estado mafioso y corrupto de arriba abajo. ¿Qué va a hacer el juez Ruz? Le digan que se cuide.

  2. Verbarte says

    Por dignidad política, si le queda algo de ella, dimita, señor presidente. http://wp.me/p2v1L3-eg

  3. otro que pasaba por aqui says

    lo de los sobres tiene toda la pinta de cortina de humo para que no se apunte a la investigacion judicial, cuentas en suiza, legislacion fiscal y penal a medida, los gurtel….que es mucho mas importante para la mayoria de españoles que las navajas entre pepillos, las ventas de periodicos de dudosa credibilidad y la audiencia de teles con culebrones de informes anonimos, sobres en b que no dejan rastro….

  4. Nekane says

    Rufianes y mafiosos. ¿Cuánto estarán robando ahora con el poder absoluto y seis millones de españoles en el puto paro, la gente cosida a impuestos y los jóvenes de esta monarquía bananera largándose fuera porque aquí les han negado el futuro? ¡Hay que echarlos, yaaaaaaa! ¡Fuera ladrones!

Leave A Reply

Your email address will not be published.