Se agota el tiempo de Rubalcaba

1
Alfredo Pérez Rubalcaba, ayer, durante un coloquio sobre la Ley del Aborto con representantes de varios colectivos ciudadanos y de profesionales jurídicos y sanitarios. / Emilio Naranjo (Efe)

La última maniobra de Alfredo Pérez Rubalcaba y de su actual equipo de dirección del PSOE pasa por abrir el  partido y, concretamente, abrir la elección de su secretario general al conjunto de la militancia socialista. Si en el último congreso socialista, el mismo que ganó Rubalcaba por un puñado de votos, se decidió  elegir a los futuros candidatos socialistas a través de elecciones primarias, abiertas a la sociedad, ahora es el turno de la militancia y solamente de la militancia, de participar de una forma más directa en la elección de su secretario general. El debate, del que hace apenas unas semanas renegaba el entorno de Rubalcaba está ya sobre la mesa. Lo abordarán en el próximo Comité Federal del PSOE, que se celebrará en verano y, a partir de ahí, se abren toda una serie de interrogantes que, desde el entorno más cercano a Rubalcaba no saben o no pueden despejar, como cuándo entrará en vigor, qué sanción tienen prevista para aquellas federaciones que se pongan al mundo, o mejor dicho, a la Ejecutiva Federal por montera, como amenazan con hacer en Galicia y en la Comunidad Valenciana,  convocando sus primarias por encima de la voluntad de la cúpula federal socialista.

Publicidad

En realidad, abrir el debate sobre la elección del secretario general a través de primarias es una forma de ganar  tiempo y de sofocar conatos de desobediencias y pulsos a la actual dirección socialista. "Cada vez hay más vías de agua- asegura un histórico dirigente del PSOE- en esta nave socialista.Y Rubalcaba, por ahora, no ha sido capaz de achicar el agua. Pero no dispone de mucho más tiempo para transmitir a la militancia que él está al mando y que es capaz de enderezar el rumbo". Los cuadros socialistas se desesperan ante  las perspectivas que marcan las encuestas para el PSOE: seguir en la oposición y debilitándose por  momentos. Por eso, por el desgaste que sufre la figura de Rubalcaba y porque, como le ocurrió a José Luis Rodríguez Zapatero, se ha extendido en el partido la sensación de que, salir con Rubalcaba en la foto desincentiva al electorado local, algunos líderes regionales y/o locales han empezado su particular desmarque. El último, el protagonizado por el PSdG y su actual secretario general, Pachi Vázquez, ha obligado a mover ficha a Rubalcaba. Pero la crisis de autoridad que está sufriendo viene de muy atrás. Pachi Vázquez tan sólo se ha aprovechado de la debilidad manifiesta de Rubalcaba.

Publicidad

Antes de Pachi Vázquez, fue su homólogo catalán, Pere Navarro, quien dejó a los pies de los caballos a Rubalcaba, cuando, coincidiendo con el Debate sobre el estado de la Nación  y, concretamente, con el turno de palabra del líder socialista, se descolgó pidiendo la abdicación del Rey Don Juan Carlos para que su hijo, el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, asumiera el mando e iniciase una segunda transición. Naturalmente, no tuvo la deferencia de comentar previamente con Rubalcaba sus propuestas "de Estado", ni de siquiera aplazar un tiempo su intervención y dejar que Rubalcaba tuviese su "debate en paz". También desafiaron los designios de Rubalcaba los concejales, ya ex militantes socialistas, en el Ayuntamiento de Ponferrada. Por aquellos días, Rubalcaba comentaba a sus  allegados que  estaba "hasta las narices" de la rebelión permanente y que "las únicas buenas noticias que puedo recibir son futbolísticas" (en pocos días el Real Madrid, equipo del que Rubalcaba es hincha,  ganó 2 veces en sendos partidos a su eterno rival, el F.C. Barcelona).

El desánimo de Rubalcaba se ha contagiado en la Ejecutiva socialista. Y  no hay líder regional o local del PSOE que no piense que, en estos momentos, aparecer como próximo a Rubalcaba es letal para cualquier legítima aspiración a ganar unos comicios. Por eso y porque su perspectivas electorales ya no son precisamente halagüeñas, varios líderes locales han probado suerte con el desmarque cuando no el desplante. Paradojas de la vida, Alfredo Pérez Rubalcaba, que según cuentan sus allegados "se presentó al Congreso del PSOE para evitar que el partido cayese en el desgobierno y en manos de ciertas personas (en alusión a la exministra Carme Chacón) se ha encontrado con este ejército de Pancho Villa...  " Hay quienes, desde el propio entorno de Rubalcaba, descartaban desde que se convirtió en el líder de la oposición que volviera a presentare como cartel electoral. Pero ahora descartan que Rubalcaba quiera seguir al frente de "un partido que no se deja gobernar" No obstante, Rubalcaba, con su último movimiento táctico, trata de alejara los negros nubarrones que se ciernen sobre su mandato. Y probablemente lo logre por una temporada, pero a Rubalcaba se le agota el tiempo. El PSOE necesita renovar sus ideas y planteamientos, sí; pero sobretodo necesita urgentemente un líder.

1 Comment
  1. Runaway says

    Y a quen le interesa si a Rubalcaba se le acaba el tiempo, si el PSOE se hunde aún más o incluso desaparece, salvo a ellos mismos, mientras el país se hunde y cada vez más personas y familias se están empobreciendo y se van a la ruina?? Y a la gran masa, sin siquera eso, para ellos, el gran drama, la tragedia es que el Madrid y el Barsa han sido eliminados de la final de la Champios.

Leave A Reply

Your email address will not be published.