Inmigrantes irregulares se unen a una multitudinaria Marea Blanca “en busca de una tierra llamada libertad”

Un grupo de manifestantes despliega una gran pancarta en Cibeles. / Alejandro Torrús
Un grupo de manifestantes despliega una gran pancarta en Cibeles. / Alejandro Torrús

En la semana en la que se cumplen tres años del fallecimiento del cantautor, político y escritor José Antonio Labordeta, la Marea Blanca ha vuelto a tomar las calles de Madrid en defensa de una Sanidad pública y universal contra el proceso de privatización iniciado en la Comunidad de Madrid. A pesar de ser la undécima convocatoria de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública, la manifestación de este domingo no era una más. La Marea Blanca ha recuperado su impulso inicial y ha congregado a miles de ciudadanos para celebrar la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de paralizar el proceso de privatización.

“Esta Marea Blanca es especial. Tenemos que celebrar la suspensión cautelar de todo el proceso de privatización. La decisión de la Justicia nos anima a seguir porque la lucha no termina aquí”, ha señalado a cuartopoder.es Luis Fernández, cardiólogo pediatra del Hospital Ramón y Cajal, que ha explicado que la lucha debe continuar para defender a los centros de salud, “amenazados de privatización”, y a los trabajadores de categorías no sanitarias, amenazadas también de “privatización o de desaparición”.

Publicidad

La alegría de Fernández era compartida por el resto de colectivos profesionales asistentes a la manifestación. Isabel Lozano, secretaría organización y comunicación del Sindicato de Técnicos de Enfermería y trabajadora del Hospital Clínico San Carlos. “Hoy es una marea festiva porque estamos celebrando el auto del TSJM. Aunque es una medida cautelar vemos indicios y tenemos esperanza de que la privatización se pueda parar”, ha señalado Lozano, que ha añadido que no es “una batalla ganada por la Marea Blanca” sino por “todos los madrileños”.

Pero si por algo se ha destacado esta undécima Marea Blanca ha sido por la adhesión de la Plataforma de Inmigrantes-“Pim”, que ha sumado a la protesta el rechazo a la exclusión de cientos de miles de inmigrantes irregulares a la atención sanitaria. “En este momento, más de 700.000 personas no tienen atención sanitaria y sólo en Madrid suman 300.000. Pero lo más grave es que los errores no se están escribiendo en el BOE sino que están escritos en las lapidas de los dos inmigrantes que han muerto por falta de atención sanitaria”, ha explicado a este medio Alejandro, portavoz de la Plataforma.

Una mujer inmigrante sostiene un cartel durante la manifestación. / Fernando Alvarado (Efe)
Una mujer inmigrante sostiene un cartel durante la manifestación. / Fernando Alvarado (Efe)

La plataforma de inmigrantes se ha unido a la Marea Blanca en la plaza de Cibeles al ritmo de la canción de Labordeta Canto a la libertad. “Es importante esta canción para nosotros porque habla de la búsqueda de una tierra llamada libertad y nosotros llegamos a España buscando esa libertad. Ahora estamos excluidos de la Sanidad pero seguiremos luchando para que este país pueda ser esa tierra de libertad”, ha explicado a cuartopoder.es una ciudadana ecuatoriana que ha preferido no revelar su nombre. “Imagino que no pasa nada si lo doy, pero lo último que me falta es crearme más problemas por que mi nombre aparezca en prensa”, ha explicado.

El temor de esta ciudadana ecuatoriana a revelar su nombre no era compartido por Francisco Cáceres, que la acompañaba en la marcha por el centro de Madrid. “Yo tengo papeles y tengo derecho a la Sanidad como cualquier español, pero tengo muchos amigos que se han quedado fuera. ¿Son ellos menos persona que yo? ¿No son los derechos humanos universales? ¿Por qué los excluyen a ellos? ¿Por ser pobres?”, se preguntaba sin cesar Francisco mientras buscaba una hoja donde leer la letra de Canto a la libertad de Labordeta.

La lucha debe continuar

En el aspecto institucional, los portavoces de sindicatos y líderes políticos asistentes a la manifestación han hecho hincapié en la necesidad de continuar la lucha pese a la victoria parcial que supone la suspensión del proceso de privatización. Así, Mariano Martín, de CCOO, ha señalado a cuartopoder.es que la movilización debe continuar para luchar contra el plan de sostenibilidad de la Consejería de Sanidad de Madrid.

“No se trata sólo de la privatización sino del cierre del desmantelamiento de hospitales como el Carlos III o La Princesa, la privatización de centros de salud o  la extinción de categorías no sanitarias. Queda mucha lucha y muchas demandas pendientes”, ha explicado Martín.

Jesús González Martín, del CSIT-Unión profesional, ha asegurado, por su parte, que para solucionar la situación de la Sanidad Pública no es necesario “privatizar nada” sino que lo único que hay que tienen que hacer los políticos es “utilizar y gestionar bien los fondos públicos”.

También ha asistido a esta marcha el secretario general del Partido Socialista de Madrid, Tomás Gómez, quien en declaraciones a Europa Press, ha manifestación que se trata de una una marea blanca muy especial, porque es de celebración". "De celebración porque ha paralizado los juzgados de manera definitiva la privatización, porque eso es una buena noticia, porque ha perdido el Gobierno de la Comunidad de Madrid, porque no va a poder hacer negocio con la Sanidad de los madrileños", ha sentenciado.