Rajoy aplaza un año la elección de candidata a la Alcaldía de Madrid

Candidata_a_la_alcaldía_de_Madrid
Cifuentes, Aguirre y Botella (de izda. a dcha.), durante la toma de posesión de la primera como Delegada del Gobierno en Madrid, en enero del año pasado. / Efe

La plaza de Madrid se ha convertido en fundamental para el PP, pero Mariano Rajoy no va a abordar la carrera electoral y la designación de candidatos hasta dentro de un año. Así lo han asegurado a cuartopoder.es miembros de la dirección del PP, que admiten estar "muy preocupados" ante el riesgo de perder el Ayuntamiento de la capital, como señalan algunas encuestas publicadas en diversos medios de comunicación.

De hecho, el PP encargó recientemente su propia encuesta, en la que sometía a examen a cuatro posibles candidatas, entre ellas, la actual alcaldesa, Ana Botella. Aunque en la sede nacional del PP atribuyen esa encuesta al propio PP madrileño, que preside la ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, no son ajenos a su resultado. La primera y más destacada de las posibles candidatas es la propia Aguirre, seguida de la delegada del Gobierno en la Comunidad, Cristina Cifuentes; la consejera de Educación, Lucía Figar, y, en último lugar y a una distancia considerable del resto, la actual alcaldesa, Ana Botella.

Publicidad

Desde el entorno de Rajoy aseguran que todavía queda mucho tiempo por delante, aunque admiten que Botella se ha convertido en "un problema". Uno de esos problemas que, según un dirigente del PP "tendrá que solucionar la secretaria general, María Dolores de Cospedal, y mantener una charla con Ana Botella, encuestas en mano, para que la alcaldesa abandone toda esperanza de ser el cartel electoral del PP al Ayuntamiento de Madrid". La decisión, aseguran, la tomará Rajoy, pero será Cospedal quien tendrá que ejecutarla.

Casi ninguno de los consultados por este periódico ve a Botella en esa candidatura y todos, sin excepción, señalan dos grandes pecados y, siendo benévolos, una cuestión de mala suerte, que imposibilitarán su continuidad en 2015. Los pecados son su gestión de la tragedia del Madrid Arena, donde murieron cinco jóvenes en un macroconcierto, y su gestión del conflicto de la reciente huelga de limpieza en la ciudad de Madrid. En el capítulo de mala suerte, la no consecución de los Juegos Olímpicos, que según las fuentes consultadas, “eran lo único que podían haber salvado su imagen”.

Pero si no consideran a Ana Botella un reclamo electoral, desde la Junta Nacional del PP tampoco consideran a Esperanza Aguirre "una compañera ejemplar". Desde el entorno de Rajoy se subraya su "deslealtad" para con el Gobierno, sus continuas declaraciones y observaciones críticas para con la gestión del gabinete de Rajoy. Sin embargo, las fuentes consultadas admiten que, pese a todo, si sigue siendo la mejor de entre los posibles candidatos, y con ella el PP se puede garantizar la mayoría absoluta, Rajoy "antepondrá un buen resultado a un enfado personal". Sin embargo, por el momento Rajoy no quiere verse en ese trance y ha dejado aparcado un debate que está siendo francamente incómodo en el seno del PP.

Menos complicación presenta la candidatura de la Comunidad de Madrid, con Ignacio González al frente. Al presidente de la Comunidad sólo se le pide  que “mate a la madre” (en alusión a Aguirre) si quiere avanzar, ser candidato,  y hacerse con la presidencia de la Comunidad. Pero para poder sacar un buen resultado que permita gobernar al PP, "hay que ganar claramente en Madrid capital; cualquier otra opción complica mucho la elección del presidente de la Comunidad". Sin embargo, Rajoy no está por la labor de despejar la incógnita hasta finales de 2014, pase lo que pase y digan las encuestas lo que digan.