Los militares denuncian "contratos basura” e incertidumbre ante la Pascua Militar

7
El ministro de Denfesa, Pedro Morenés,en una imagen de archivo durante una comparecencia en el Congreso. / Efe
El ministro de Denfesa, Pedro Morenés,en una imagen de archivo durante una comparecencia en el Congreso. / Efe

Los militares de las escalas de suboficiales y tropa y marinería profesional, que son la mayoría de las Fuerzas Armadas españolas (105.920 hombres y mujeres exactamente) han vuelto a manifestar su protesta por las malas condiciones sociales y profesionales que les depara el Gobierno del PP y su ministro de Defensa, Pedro Morenés Eulate. Dos días antes de la Pascua Militar, que tradicionalmente sirve para poner medallas (21 generales y 4 contralmirantes recibirán este año la Gran Cruz al Mérito Militar) y para que el rey Juan Carlos de Borbón y el ministro realicen el balance y expongan las líneas de actuación del nuevo año, la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), mayoritaria en el Ejército, ha lanzado un comunicado denunciando la precariedad, los “contratos basura”, los bajos salarios y la falta de expectativas profesionales.

Con el título Lo que no se dirá en la Pascua Militar, el comunicado aprovecha la “foto fija” que se repite cada año en el Palacio Real para que, “más allá del autobombo” oficial, los ciudadanos sepamos que el ministro Morenés “mira más a la industria (del armamento) que a las personas” que integran las Fuerzas Armadas. Tras referirse a las misiones internacionales, en las que los militares españoles demuestran su buen hacer, el comunicado pone el acento en el hecho de que las autoridades “casi nunca” mencionan la “verdadera situación” de los cerca de 130.000 profesionales y de sus familias que, ante el rigor de la crisis, “sufren en especial los recortes en derechos y retribuciones, al tiempo que son olvidados en sus aspectos profesionales”.

Publicidad

Sobre la carrera profesional denuncian “el incumplimiento desde hace más de dos años” de la modificación del régimen transitorio de la Ley de la Carrera Militar, “sin que haya visos de que dicho dictamen aparezca”. En este punto cabe añadir que la mayoría popular en el Congreso de los Diputados decidió el 17 de diciembre prorrogar hasta el 31 de marzo el estudio de las modificaciones necesarias para no seguir malbaratando el capital humo. “Ese clamoroso incumplimiento –añade el comunicado--está dejando a una gran parte de los miembros de las Fuerzas Armadas sin expectativas profesionales, con una gran incertidumbre en sus carreras y con una situación laboral de contrato basura”.

El texto de la AUME, que preside el suboficial Jorge Bravo, hace hincapié en que la mitad de nuestras Fuerzas Armadas profesionales están formadas por militares temporales que dependen de unos “contratos basura” y que con los recortes previstos tienen “una incertidumbre absoluta sobe su futuro inmediato y el de sus familias”. Aunque el comunicado no entra en detalles, la congelación de los bajos salarios no ha impedido la elevación de las tarifas de comedor que, según las fuentes consultadas, en algunas unidades como la Brigada Paracaidista se han quintuplicado y, si se añade el vestuario, superan un tercio de la remuneración.

Además de los recortes sociales, el comunicado denuncia el retroceso de los derechos individuales. “Así, el nuevo régimen disciplinario que se proyecta, lejos de acabar con las discriminaciones administrativas, cuyo punto culminante son las privaciones de libertad sin intervención de un juez, viene a mantenernos en un régimen de totalitarismo administrativo semejante al de hace más de cuarenta años”.

Y sobre la normativa igualatoria con el resto de los servidores públicos, más allá de igualar los días de vacaciones, “no se pagan las horas extraordinarias, no se compensan los días de más que sobrepasan la jornada en su cómputo anual, no se retribuyen las guardias y los servicios. Y en las reducciones de jornada por conciliación no se tienen en cuenta las especiales condiciones de vida y trabajo del militar”.

Tras afirmar que “este es un escenario real de la situación profesional, social y familiar del militar que no será contemplada en la Pascua Militar”, la AUME deplora el “ninguneo” del movimiento asociativo “como si se tratara de una infección” y llama al colectivo a “una nueva etapa reivindicativa, que muestre a la ciudadanía y a las instituciones del Estado, la verdadera situación de las Fuerzas Armadas” al tiempo que confía en la vitalidad del Consejo de Personal y en la plena independencia del nuevo Observatorio de la vida militar como órgano que fiscalice la situación de los derechos de los militares y de sus condiciones de vida.

7 Comments
  1. Ildefonso says

    Se jodan los militronchos! Más garita y un respeto a los superiores ¡coño!

  2. Fran says

    Para Ildefonso . Seguro ke tu opinasasí porke no tienes esos sueldos sino veríamos si opinabas igual

  3. artillera asta k muera says

    Para ildefonso :tenemos un enorme respeto al superior lo que no se respeta es a los inutiles de mierda que no tienen ni puta idea de la mili .

  4. abnegado y valiente says

    ildefonso con esas palabras demuestras ser un maleducado y no tener ni idea del respeto que podamos tener a nuestros superiores ponte en nuestras botas y luego hablas

Leave A Reply

Your email address will not be published.