El FOGASA sigue atascado y tarda hasta 348 días en pagar a los despedidos

Fátima_Báñez_Fogasa
La ministra Fátima Báñez, el pasado día 2, en el Congreso 'Pasaporte al mercado global. El reto de la internacionalización', organizado por Madrid Excelente. / Emilio Naranjo (Efe)

El Fondo de Garantía Salarial (FOGASA) sigue tardando hasta 348 días en tramitar los expedientes de liquidación de la cuota parte de los salarios y liquidaciones pendientes de pago a los trabajadores despedidos por las empresas en quiebra. Esta dilación viene siendo reiteradamente denunciada por los sindicatos y ha sido finalmente reconocida por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en respuesta a la solicitud de datos de la oposición. La incompetencia y la incuria administrativa, siempre contra los asalariados, provoca daño y sufrimiento a las familias, pero el Ejecutivo insiste en responsabilizar de la situación a sus predecesores.

Si se aplicara la lógica aplastante, los ministros y los altos cargos que tienen derecho a dos años de indemnización (incompatible con otras remuneraciones públicas y privadas) cuando son cesados, deberían esperar casi un año a recibir su primera paga. Eso es (348 días) lo que llevan sin cobrar los 7.191 trabajadores de Las Palmas de Gran Canaria afectados por los 5.596 expedientes de despido, pendientes de resolución por el FOGASA. Los datos oficiales recabados por diputados socialistas en distintas provincias constituyen una muestra desoladora de la gestión del negociado del que es responsable la ministra Báñez.

Publicidad

Así, tras la tardanza de más de once meses en tramitar los expedientes y pagar las liquidaciones y los salarios pendientes en Las Palmas, encontramos una dilación de 224 días (más de siete meses) en Cádiz (5.221 trabajadores afectados), 221 días en Tenerife (2.556 trabajadores a la espera), 117 días en Asturias (5.972 familias damnificadas), 146 días en Lleida (1.063 trabajadores sin cobrar), 143 días en Salamanca (1.730 trabajadores perjudicados). El departamento del que es ministra la mujer que encomendó la creación de empleo a la Vírgen del Rocío no ha proporcionado datos de otras provincias, aunque sabemos por los sindicatos CCOO y UGT que en la Comunidad Valenciana el FOGASA tarda más de doscientos días en pagar y que en Murcia se ha llegado a superar el año y medio.

Después de sacar del FOGASA por decreto a las pequeñas empresas con menos de 20 trabajadores, era de esperar que la menor carga de trabajo permitiera agilizar la tramitación de los salarios pendientes. Pero los datos revelan que más de cien mil trabajadores despedidos siguen sufriendo los retrasos de un organismo que se financia con sus propias cotizaciones. Para justificar la incuria, el Gobierno se escuda en “la herencia envenenada” que recibió hace dos años y cuatro meses.

Ante las denuncias sindicales y la presión de la oposición, la ministra Báñez ha contratado por seis meses a 28 interinos para toda España, procedentes de TRAGSATEC, filial de la empresa pública TRAGSA, con el fin de que aligeren los expedientes embalsados. La propia TRAGSA despidió a cerca de 300 trabajadores mediante un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que la Audiencia Nacional declaró ilegal e injustificado el miércoles pasado porque ha tenido beneficios. El contrato del Ministerio de Empleo para que la mencionada empresa aporte 28 interinos se basa en el trabajo a destajo, "a tanto el expediente resuelto" y finaliza en junio, sin que se conozca el porcentaje de reducción de la demora en el pago a los trabajadores de un dinero que es suyo.

Lo único cierto es que el Gobierno de Mariano Rajoy Brey sigue tratando a los asalariados como si fueran selenitas, unos seres que exprimían el aire y obtenían zumo alimenticio para sí y sus familias. Y que el ministro de Hacienda y máximo valedor de Báñez, Cristóbal Montoro, ha negado validez y certeza al informe elaborado por Cáritas sobre la pobreza de cientos de miles de familias, con especial crudeza para los niños. Puesto que la organización de los católicos de base trabaja con datos ciertos, se entiende que sor Lucía Caram (66.000 seguidores en Twitter, y subiendo) haya pedido al falsario ministro que dimita. Queda claro que solo evaporándose tendría alguna posibilidad de pasar por el ojo de la aguja del que habló Jesús de Nazaret.