Picardo rompe el veto de Rajoy y habla con todos los grupos, menos PP y UPyD

3
El ministro prinicipal de Gibraltar, Fabian Picardo, en una imagen de archivo. / Efe
El ministro prinicipal de Gibraltar, Fabian Picardo, en una imagen de archivo. / Efe

El ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, desbloqueó parcialmente el diálogo con las fuerzas políticas durante su visita del miércoles a Madrid. Picardo se reunió con representantes de todos los grupos parlamentarios, menos el PP y UPyD, les invitó a visitar el Peñón y a conocer los problemas de la población de ambos lados de la verja. Su presencia molestó al presidente Mariano Rajoy y al portavoz del PP, Alfonso Alonso. Como avanzó este periódico, los jefes de filas parlamentarias del PSOE y de CiU, Soraya Rodríguez y Josep Antoni Durán i Lleida, respectivamente, se negaron a escucharle y ordenaron un perfil bajo y discreto a las entrevistas con los diputados de sus grupos.

Publicidad

El presidente Rajoy manifestó su contrariedad por el hecho de que el portavoz del PNV, Aitor Esteban, no se plegara a la política de "diálogo cero" con Gibraltar y se entrevistara con Picardo en una sala del Congreso de los Diputados. En el turno de réplica del debate sobre el Consejo Europeo del 27 y 28 de junio, Rajoy levantó la vista y al comprobar que Esteban no estaba en su escaño, le reprochó: "Estará con Picardo, pero créame, yo soy mejor compañía".

Previamente, el portavoz del PP, Alonso, también acusó al portavoz de Izquierda  Plural y diputado de ICV, Joan Coscubiela, de reunirse con el representante del "mayor paraíso fiscal que queda en Europa", en referencia a Gibraltar, al tiempo que exige medidas contundentes contra esos refugios fiscales. Coscubiela le contestó que el argumento le parecía bastante "zafio" y dijo que, en efecto, se había entrevistado con Picardo en compañía del presidente de su grupo, Cayo Lara, que le había escuchado y que aportará cuanta información fiscal le soliciten las autoridades españolas, "que parece que no le solicitan ninguna, aunque, naturalmente, yo les creo a ustedes", añadió. Alonso le pidió que retirase el calificativo de "zafio" y Coscubiela lo mantuvo.

Además de los portavoces de la Izquierda Plural, el PNV, ERC y casi todos los miembros del Grupo Mixto, el portavoz de CiU en la Comisión de Exteriores, Jordi Xuclá, escuchó la disposición del ministro principal de Gibraltar a abrir cauces de diálogo sobre la situación en la zona y de contraste sobre la actuación de la administración gibraltareña. Según las distintas fuentes parlamentarias, Picardo invitó a los representantes de todas las formaciones políticas con los que se entrevistó a viajar a Gibraltar y se mostró dispuesto a acogerles en su casa. El dirigente gibraltareño cerró su ronda de contactos políticos en una cena a la que asistieron diputados de la dirección del grupo socialista. Tanto CiU como el PSOE se esforzaron en evitar que les puedan acusar de "antipatriotas" o de romper la unidad en política exterior.

La iniciativa del ministro principal de Gibraltar, un laborista que accedió al cargo unos días antes de que Rajoy tomara posesión como presidente del Gobierno a finales de 2011, se produce después de tres años sin diálogo con los gobernantes del PP y cuando se cumple el primer aniversario del lanzamiento de los bloques de hormigón, una iniciativa unilateral de las autoridades gibraltareñas para preservar las especies marinas que provocó la protesta de los pescadores españoles en la zona y llevó al Ejecutivo español a aplicar controles estrictos en la aduana.

Más allá de los problemas de vecindad que diariamente afectan a los trabajadores españoles en la Roca y de la nueva legislación española prohibiendo las gasolineras flotantes o bunkering en las aguas de la bahía en las que operan empresas gibraltareñas, el Gobierno español ha renunciado a las vías intermedias por las que en su día apostaron José María Aznar y Tony Blair para facilitar la descolonización teniendo en cuenta la voluntad de la población gibraltareña y, por su parte, las autoridades del Peñón insisten en reabrir el diálogo tripartito que canceló Trinidad Jiménez siendo ministra de Exteriores, en la última legislatura del presidente Zapatero, ya que entienden que ninguna decisión sobre el futuro de Gibraltar podrá ignorar la voluntad que democráticamente manifiesten sus habitantes.

3 Comments
  1. Piedra says

    Si los políticos están para hablar y para resolver problemas, no para crearlos, ¿a qué viene tanta precaución en hablar con el gobernante democráticamente elegido por los gibraltareños? Como en los peores tiempos, algunos insisten en utilizar el problema colonial de hace tres siglos como cortina de humo de sus mentiras y su política contra los trabajadores. Son penosos.

  2. rafael pazos says

    El primer ministro de una colonia en nuestro país es recibido por políticos españoles.!Como es posible tanta desvergüenza!

Leave A Reply

Your email address will not be published.