Cayo Lara: “Estoy convencido de que IUCM cambiará sus portavocías. No contemplo otra hipótesis”

2
Entrevista_Cayo Lara_IU
El coordinador federal de IU, Cayo Lara, durante la entrevista, en su despacho cercano al Congreso de los Diputados. / Mariano Asenjo

Cayo Lara (Argamasilla de Alba, Ciudad Real. 1952) anunció hace un mes que no sería candidato de IU para las próximas elecciones generales. Sigue ejerciendo como coordinador federal, cargo que no tiene previsto abandonar y al que llegó en diciembre de 2008. Ejerce como portavoz del grupo de la Izquierda Plural en el Congreso. Con él, IU ha recuperado votos y una presencia política y social que reivindica frente a las encuestas que sitúan a Podemos muy por encima de su organización. Atiende a cuartopoder.es en su despacho frente al Congreso de los Diputados un día después de celebrarse la reunión de la Presidencia Federal que trató como uno de sus asuntos principales el de las responsabilidades políticas de cargos madrileños en la gestión de Caja Madrid.

Publicidad

Sigue siendo coordinador federal de IU. ¿Qué recorrido se plantea al frente de este cargo? ¿Sigue teniendo ganas de seguir en la primera línea política?

— De la ideología no me voy a jubilar nunca. Esa es mi idea hasta el último día mientras tenga la cabeza en mi sitio. Creo que hablar ahora mismo, a dos años vista (de la próxima Asamblea Federal), es un poco complejo. Soy un militante de la organización y estaré al servicio de la misma, mientras se considere por los compañeros y compañeras, en el sitio donde haya que estar. Uno de los elementos fundamentales que he querido hacer notar con la decisión es que quiero dedicar la mayor parte del tiempo a la organización porque necesitamos organizaciones fuertes. No hay cambio político en este país si no hay una organización fuerte de la izquierda. Podemos llegar a gobiernos, pero hay que tener un poder organizado por la gente en estructuras colectivas fuertes. Además lo dice una persona que no cree en los líderes; creo en los liderazgos colectivos de la gente. Quiero dedicar lo máximo del tiempo que me quede, hasta la siguiente Asamblea Federal (prevista para 2016) donde se discutirá la coordinación, a fortalecerla. Y después, esté o no esté de coordinador, también.

¿No le preocupa que pueda haber un problema con la bicefalia si hay un candidato y un coordinador distintos?

— No. Yo entré de coordinador y compartí bicefalia con Gaspar Llamazares durante muchísimo tiempo y sin ningún tipo de dificultad. Además, hemos convivido sin ningún problema a pesar de estar en dos opciones políticas diferentes. Es posible hacerlo. Y soy de los que piensan sinceramente que es bueno que la representación parlamentaria y la coordinación sean distintas.

¿Qué balance hace de estos años tanto de la actividad parlamentaria como de las labores de coordinación dentro de IU?

— En la coordinación federal creo que hemos conseguido una alta cohesión en la organización. Entré con cinco candidaturas en la IX Asamblea, y en la décima hubo una candidatura unitaria. Eso, en IU, que somos una fuerza con muchas tendencias, corrientes, organizaciones políticas, etc., es un trabajo muy importante para conseguir consensos. Por otro lado, la situación económica la hemos saneado de una manera muy notable. Y además hemos recuperado la credibilidad de una fuerza política como acreditan los resultados electorales de los últimos períodos, multiplicando votos. Respecto al Parlamento, somos la fuerza que más ha trabajado porcentualmente, en función del número de diputados, en cuanto a número de iniciativas. Hemos marcado dos perfiles importantes, hemos estado, promocionado y potenciado toda la movilización que ha habido en la calle. Y esas iniciativas las hemos llevado al Congreso. Hemos tenido una actividad parlamentaria que ha estado a la altura de la movilización en la calle.

"El acuerdo con el PP en Extremadura es una espina que tengo clavada, porque, durante la campaña electoral, IU defendió que
no dejaría pasar
al PP ni por activa
ni por pasiva
"

¿Qué autocrítica hace? ¿Qué ha hecho mal o qué ha podido hacer mejor en estos años?

— La decisión que adoptó nuestra organización en Extremadura (para que gobernara el PP) no nos gustó. Porque había una línea política federal y la función de un coordinador es aplicar lo que emana de los acuerdos democráticos de la organización. No quiero sacar pecho pero quiero decir que no hay ninguna organización política en este país que tenga mayor nivel de democracia interna que IU. Eso nos llevó a respetar el acuerdo de Extremadura, aunque no lo compartimos, en la dirección federal. Es la parte más negativa, porque en la campaña electoral, IU defendió en todas partes de España que no dejaríamos pasar al Gobierno del PP por activa ni por pasiva. Eso es una espina que tengo clavada en cuanto a lo que no hemos resuelto suficientemente bien. Pero el Estado federal y las competencias federales tienen esas cosas. Creo que las partes positivas en general son más que las negativas. La autocrítica la ejercemos de una manera completa, somos una organización despiadada en lo interno, somos los más autocríticos a nivel interno que conozco.

De momento sólo conocemos la candidatura de Alberto Garzón en las primarias para las generales. ¿Espera que se presente alguien más?

— Lo espero y lo deseo. Y lo desea la Presidencia Federal. Unas elecciones primarias tienen el mensaje de abrir un abanico para que se construya directamente la participación. Es importante que haya más candidaturas para hacer una buena campaña y llevar el mensaje, porque esta organización tiene propuestas políticas que llevan elaborándose años y se van adaptando a la realidad pero con un eje troncal que es el mismo, defender a la clase trabajadora, a la mayoría social y el reparto de la riqueza de forma justa.

Hoy (por ayer) hay un artículo en el diario El Mundo con el titular “Podemos dice no a IU”. Habla de que esta formación ha decidido no sentarse a hablar con IU para estudiar posibles pactos. ¿Qué opina?

— Quien tiene que responder a eso es Podemos. Nosotros tenemos nuestra hoja de ruta clara. Hemos estado en la calle con la gente. No hay lucha en este país en la que IU no haya estado. Y con esa gente es con la que tenemos que converger, con la que tenemos que preparar los programas electorales porque coincidimos en lo fundamental. Hay que crear un bloque social y político para hacer frente a las políticas neoliberales. Otros, si lo dudan o piensan, que respondan a la sociedad, a la gente. Nosotros hemos hecho una oferta a la sociedad, y el que quiera estará. Si no, responderá ante la ciudadanía, ante mi no tiene que responder nadie. Nosotros lo tenemos claro, vamos a seguir el camino. Concretaremos esta semana lanzamos una propuesta para ir a una gran movilización conjunta en la primavera contra el Tratado de Libre Comercio (TTIP) que va a ser un desastre para este país. Y lo vamos a hacer con todos los aliados que tenemos en este proceso, vamos a ser uno más pero queremos hacerlo porque es una necesidad vital. Junto a la elaboración programática estaremos en la calle porque nunca la dejamos. Ahí es donde la gente toma conciencia y se politiza.

"Si (los dirigentes de Podemos) querían montar un partido político, estaban en su derecho, pero que no se justifique eso como que IU dijo 'no' a algo, porque no es cierto"

¿En algún momento Pablo Iglesias, que asesoraba a IU en temas de comunicación, se postuló de alguna manera para formar parte de una lista de esta organización? ¿Nadie se lo propuso?

— No sé si a alguien de forma interesada le ha beneficiado meter ese relato en la sociedad. Hacemos relatos urbanos que se quedan ahí y este pensamiento es fruto de que hay lecturas, comentarios, etc. Con este coordinador no se ha sentado nadie a hablar. Sencillamente, porque nadie me ha llamado. Este coordinador conoció un comunicado a los medios, unas declaraciones de Iglesias y un periodista que me preguntó. No ha habido ningún encuentro previo conmigo. Si querían montar un partido político están en su derecho, pero que no se justifique esto como que IU dijo no a algo, porque eso no es cierto. Luego incluso se produjo una reunión en febrero en la que yo no estuve, aunque algunos medios dijeron que sí. Con Podemos constituido ya no había ninguna posibilidad de acuerdo porque ellos habían presentado su candidatura.

¿Ha hablado usted con Iglesias durante estos meses después de las elecciones europeas?

— No, yo a Pablo no lo he visto salvo en Ecuador. Coincidí una noche en una cena que dio el presidente Correa y le vi algo así como 5 minutos al salir. Tuvimos una breve conversación. Me dijo tres cosas, y yo no compartía ninguna de las tres. Esos fueron los 5 minutos que he tenido de conversación con él y no he tenido ninguna posibilidad más ni ha habido ningún intento de ello. Aquella en Ecuador, en un encuentro de partidos de izquierda, fue casualidad.

Cayo2
Lara, en un momento de la entrevista con cuartopoder.es / M. A.

Sobre el asunto de CajaMadrid y las responsabilidades políticas que se exigen a Gregorio Gordo, portavoz en la Asamblea de Madrid, y a Ángel Pérez, portavoz en el Ayuntamiento. ¿Qué puede pasar si la federación madrileña vuelve a desatender estas peticiones? ¿Tiene la dirección federal mecanismos efectivos para hacerlo cumplir?

— No valoro ninguna hipótesis de ese tipo. Cuando llegó el conflicto, otros expulsan pero nosotros no tenemos que expulsar a nadie porque ya no están en IU. La dirección federal no compartía la política de CajaMadrid cuando empieza a materializarse la privatización. Presentamos una querella y una petición de investigación sobre el funcionamiento de las cajas, algo a lo que el PP se negó. Dicho esto, hemos ido más allá que nadie. El PSOE y el PP tenían más consejeros con tarjetas negras y no he visto a nadie pedir responsabilidades políticas por ello. Nosotros sin que nadie nos lo pida hemos adoptado responsabilidades políticas. Hay una persona (Antero Ruiz) que IUCM decidió que había sido la firmante del acuerdo de estabilidad en 2009, lo señaló como responsable directo. Hicimos nuestra comisión de transparencia que ha estado trabajando dos meses y se ha llegado a una conclusión pidiendo responsabilidad política a personas que no han metido la mano en la caja. Eso no lo ha hecho ninguna organización. Lo que ha hecho la dirección federal es pedirle a la dirección de Madrid que las portavocías las resuelvan desde IUCM para que se modifiquen. Es una petición que hacemos desde la soberanía que tienen. Estoy convencido, es mi opinión, que la organización de Madrid lo va a hacer porque la voluntad de ellos está manifestada. No contemplo otra hipótesis.

"IU tiene que defender como una piña el resultado de las primarias de Madrid. Y no lo digo como una pose, sino porque es lo que necesita la organización"

En una entrevista con la Cadena SER, antes de las primarias en Madrid, dijo que esperaba que hubiera lealtad en la campaña. ¿La ha habido?

— En unas primarias, lógicamente hay tensiones, tiene que haberlas por mucho que haya o no afinidad. Las primarias se han resuelto, hay un resultado final y ante cualquier resultado, el coordinador federal dice que hay que ir como una piña como organización para defender el resultado de las primarias. No lo digo por una pose, sino porque es lo que necesita la organización. Se ha acabado el proceso, éstos son nuestros candidatos y todos tienen que trabajar a tope con ellos porque eso es lo que reclama la gente.

¿Qué opinión le merecen las informaciones que relacionan a Tania Sánchez con irregularidades respecto a su gestión en Rivas? ¿Las enmarca también en una campaña de difamación?

— Nosotros no tenemos dos varas de medir. Ante cualquier situación se tiene investigar, resolverse y punto. Yo quiero tener más o menos confianza en una opinión, pero no dos varas de medir. Dicho esto, aquí hay una ofensiva muy fuerte. El poder económico en Madrid está viendo que sus intereses bastardos están en peligro y que pueden perder el Ayuntamiento y la Comunidad. Ojalá lo hagan porque el despropósito de ambos gobiernos no tiene parangón. El poder mueve todos los argumentos que tengan, buscarán para sacar miserias de no sé cuándo y no sé qué. Vamos a tener una campaña muy dura y será muy sucia por parte del poder económico. El tema en cualquier caso se tiene que aclarar. Más allá de lo que yo pueda pensar, porque he escuchado a Tania y la verdad es que, como ciudadano, intentando ser objetivo, me ha dado razones de mucho peso a la hora de defender la posición que ha tenido en ese sentido, independientemente de que pudiera cometer un error en un momento determinado que no fue decisivo. No soy yo el que lo va a resolver. Para eso está la comisión, Con lo que me quedo ahora es con lo que han dicho las urnas dentro y fuera de la organización.

"Nosotros vamos a seguir defendiendo los principios y valores de la izquierda. Si alguien tiene problemas con eso, allá él, que cada uno responda de sus actitudes"

Sigue reivindicando mucho el concepto de izquierdas frente a lo que hace Podemos. ¿Cree firmemente que sigue vigente entre la sociedad?

— El sol sale, y cuando sale, se hace de día. Cuando sale la luna, se hace de noche. Eso no lo cambia nadie. Yo no voy a salir mañana diciendo que el sol está ahí pero que es de noche. No. La izquierda es la izquierda. Y si alguien tiene problemas, allá él, que cada uno responda de sus actitudes. Nosotros vamos a seguir defendiendo los principios y valores de la izquierda, con los que me he educado. Porque aspiro a una sociedad sin explotados ni explotadores y donde la riqueza generada se distribuya con justicia entre los ciudadanos. Yo soy de izquierdas y entré en un partido que defendía la democracia y a la clase trabajadora. No he cambiado. Ese principio de que somos una fuerza política de izquierdas lo vamos a seguir defendiendo. Yo quiero hacer pedagogía y que la gente entienda que los principios y valores de la izquierda están ahí y seguirán estando en tanto siga habiendo clases sociales. Existe la izquierda y la derecha y nosotros no vamos a esconder ni nuestra ideología ni el pensamiento.

Ha dicho que están creando hegemonía pese a que las medidas que se debaten en algunos medios no se las adjudican. ¿Cuáles de estas propuestas concretas de IU pone en valor?

— A mucha gente le ha parecido novedoso el asunto de las 35 horas semanales de jornada laboral. Yo ya vine a manifestarme hace una jartá de años a la Plaza Mayor porque defendíamos eso desde IU. Hemos teorizado mucho sobre eso e incluso lo hemos aplicado. En mi pueblo lo apliqué y funcionó. Parece que alguien ha descubierto la Luna ahora, y por eso digo que prefiero el original y no las fotocopias. En todo caso, bienvenida la gente que se suma a eso, porque eso quiere decir que teníamos razón. La alternativa fiscal que propusimos hace dos años, los mismos número que hicimos nosotros los estoy viendo hoy en boca de tertulianos o de expertos en economía. Cuando hablamos de aumentar el salario mínimo, también hemos hecho el diagnóstico desde hace años de que había un problema de demanda por los bajos salarios. Estas teorías parece que algunos las descubren ahora.

¿Cree que es por poca memoria o cuál es la causa?

— Creo que sencillamente no se tiene respeto a la historia y a la memoria. Detrás de estas propuestas, y es lo que más me enfada, hay muchísimo trabajo de mucha gente que las ha elaborado colectivamente. La parte positiva es que hemos ganado hegemonía, que estas propuestas hoy están aquí y aunque sea en boca de otros la gente las ha descubierto. Bienvenido sea. Pero lo que no se puede pretender es anularnos como fuerza política de izquierdas. Tenemos norte, sabemos a dónde vamos. Hay una ofensiva muy potente para intentar vaciar a IU de los contenidos fundamentales, ponérselos a otros de tal manera que pueda parece el núcleo central de una estructura consolidada.

2 Comments
  1. luisframon says

    Como dice David Harvey en «Breve Historia sobre el neoliberalismo» «una de las primeras invenciones del neoliberalismo consiste en que la clase es una categoría ficticia que sólo existe en la imaginación de los socialistas y de criptocomunistas. En el caso de Estados Unidos la expresión «guerra de clases» ahora sólo se utiliza en los medios de comunicación de la derecha (por ejemplo The WallStreet Journal) para denigrar todo tipo de crítica que amenace con debilitar un objetivo nacional supuestamente unificado y coherente (esto es, ¡la restauración de la clase dominante!). Por lo tanto, la primera lección que debemos aprender es que si parece una guerra de clases y actúa como una guerra de clases, hay que llamarla por lo que es con llaneza. La masa de la población o bien tiene que resignarse a la trayectoria histórica y geográfica definida por el opresivo poder de la clase dominante en continuo desarrollo, o bien tiene que responder a éste en términos de clase.»

Leave A Reply

Your email address will not be published.