Rajoy cree que Aguirre aspira a liderar el PP y la descarta como candidata en Madrid

3
Sáenz_de_Santamaría_Aguirre
Soraya Sáenz de Santamarúa y Esperanza Aguirre en una imagen de archivo. / pp.es

No estaba ni en las listas de las encuestas de Pedro Arriola. Así lo ha confesado recientemente un alto/alta –ahora hay que muy hilar fino en cuestiones de fuentes en asuntos como este, y no por razones de género– responsable de la cúpula del PP. Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, no ha entrado nunca en las quinielas de Génova. Y, consecuentemente, no será la candidata del PP para la alcaldía de Madrid, como tanto se ha dicho fuera y dentro del propio partido gubernamental.

Se confirmará, dicen los que saben, a finales de mes, en la gran convención que el PP va a celebrar para vender a sus candidatos autonómicos y municipales del 24 de mayo. Pero, de momento, bastará saber que la vicepresidenta seguirá en su puesto de La Moncloa hasta las elecciones generales de noviembre –que ya hemos dicho en cuartopoder.es que Mariano Rajoy no retrasará a enero del 2016 por más que la idea le guste y se la vendan sus asesores so pretexto de profundidad interpretativa de la Constitución en contra del criterio del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales que depende del Ministerio de Presidencia y dirige el reconocido Benigno Pendás.

Publicidad

Ella sigue el juego y afirma que irá donde la manden. Y Rajoy acaba de comentar en Andorra: “No soy yo quien manda candidatos a ningún sitio”. Pero ambos hacen el paripé. Y se ríen por lo bajini.

Pero como las cosas se van a destapar en menos de dos semanas, los responsables del PP se confiesan. Y lo primero que han dejado claro los que saben es que eso de tocarle las narices a Sáenz de Santamaría ha sido justamente eso: tocarle las narices. O sea, que no había nada. Que su nombre no se ha barajado en  ningún momento, seriamente, para ser la sustituta de Ana Botella.

Se ha tratado solo de un asunto interno. Y no entre Génova y Moncloa. ¡Qué va! Ha respondido al deseo de joribiar, como dirían los castizos, a Esperanza Aguirre. Incluso desde antes de que hiciera lo que Rajoy temía que iba a hacer. O sea, proponerse para candidata a la alcaldía madrileña con la intención de meterle en apuros si dice que no. Y, de paso, postularse como alternativa a otra candidatura más importante, la de la presidencia del Gobierno. Sobre todo si, como está convencida de que va a pasar, las elecciones municipales y autonómicas dejan en la picota a Rajoy porque su partido pierde la mayoría de las mayorías absolutas que tiene ahora y no puede gobernar en casi ningún sitio por no poder pactar con nadie.

Lo malo es eso. Que como Rajoy lo sabe, lo último que quiere hacer es, encima, darle la alcaldía de Madrid como plataforma para disputarle el liderazgo del partido y la candidatura a la presidencia del Gobierno. Ni de broma, dicen sus allegados. Porque tiene claro que Aguirre no va a sacar la mayoría absoluta y sólo podrá gobernar con UPyD. Pero también, porque como le ha dicho Pedro Arriola, su mago de las encuestas, gobernar, lo que se dice gobernar, sólo es posible en la ciudad de Madrid. Por su conservadurismo sociológico. Y porque los poderes fácticos echarán el resto para que la izquierda no gobierne la capital del Estado.

Por eso, por ejemplo, está dispuesto a perdonar a Ignacio González aunque haya sido su enemigo. Y hasta a dejarlo ser candidato de la Comunidad madrileña. ¡Total, para perder!, dicen que se dice. Y por eso no quiere darle ni aire para un boca a boca a su rival Aguirre mientras tenga la posibilidad de alcanzar el bastón de mando como edil de Madrid y atizarle con él en la cabeza. Y encima en la cocorota del liderazgo nacional.  

Rajoy, se sabe, ya tiene el candidato –o la candidata- en la sesera, dicen sus allegados. Y me comentan en Génova y en el Grupo Parlamentario –porque en Moncloa ya no chista nadie– que no va a ser Aguirre. Así que hagan juego, lectores. Si apuestan por una mujer, pongan una equis en la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes. Y si es por un hombre, no olviden que el Senado, como Teruel, también existe. (Y que mire que lo siento pero, en contra de su deseo, no hay más remedio que citarle). O sea, por Pío García Escudero, su presidente.

Claro que basta que lo digamos para que Rajoy se saque de la manga a un candidato que no conozca ni Arriola. Y que diga: “¡Total!, para pactar!”. Porque eso, según sus allegados, sí que lo tiene claro.

3 Comments
  1. ramón moreno palau says

    Ayer en la sexta noche» en la bancada conservadora,tanto INDA como BEAUMONT como MARHUENDA daban por hecho que la «lideresa» seria la candidata escogida y ademas la candidata ideal,la siniestra «lideresa» falsa como un peluquin y letal como una serpiente de cascabel,es amiga de tirar la piedra y esconder la mano,como se sabe llegó al poder gracias al oscuro TAMAYAZO.que jamas llegó a investigarse a fondo y del que aLGUNOS sospechamos lo peor,luego su nombre se ha visto rodeado de imputados en el caso GURTEL-LOPEZ VIEJO,JESUS SEPULVEDA,GRANADOS etc SIN QUE ella aparentemente no se enterase de nada,lo cual demuestra o bien que es una lela o bien que es una farsante,que es lo que yo creo,admiraradora de lo britanico-se jacta de su magnifico ingles y de su dominio del golf-su idolo es la siniestra MARGARET TATCHER,aquella politica britanica que destruyó los consensos politicos britanicos y llevó a cabo una autentica cruzada contra la clase obrera y los sindicatos,con bastante exito y apoyo de gran parte de la clase media y por supuesto de toda la clase alta,ello no es obstaculo para que la «lideresa» sea amiga de emplear los empleos públicos para recompensar a amiguetes y establecer un ferreo control sobre TELEMADRID-en la que trabajaron siniestros plumiferos lameculos del PP como CURRI VALENZUELA,ISABELITA SANSEBASTIAN DE LAS ESPAÑAS Y OLE o el borrachotrincón HERMAN TERSCH-esta vez parece que el partido del buitre sobre fondo azul-que no,que no es una gaviota-no obtendrá la mayoria absoluta y solo podrá buscar la alianza con UPYD caso de que la formación de ROSA DIAZ obtenga el número de diputados suficiente y si no es asi,es posible que frente de izquierdas-PSOEIU o PODEMOS-se haga con el poder,aunque conocida es la orientación ultraconservadora y ultrapatriotera de los votantes de MADRID

Leave A Reply

Your email address will not be published.