“Al poder le interesan artistas que estén callados y se dediquen a entretener como bufones modernos”

2
Chikos_del_Maiz_hip_hop
Los Chikos del Maíz, grupo valenciano de hip-hop cuya principal características son las letras repletas de compromiso político, tan incendiarias como provocativas. / boamusica.com

Llenar dos noches seguidas una sala como Penélope en Madrid, con las entradas vendidas desde hace tiempo, da una buena muestra de la capacidad de Los Chikos del Maíz. Un grupo de hip-hop valenciano que poco a poco se ha ido ganando una popularidad alta, tanto por sus letras políticas incendiarias y provocativas como por sus 'apoyos' dentro de la izquierda política. Su último disco, La Estanquera de Saigón, incluye un libro en el que colaboran políticos como Alberto Garzón, Javier Couso, Tania Sánchez, Iñigo Errejón y, por supuesto, Pablo Iglesias, con el que guardan una relación desde sus primeros programas de televisión. Nega (Valencia, 1978) es uno de los vocalistas de una banda que completan Toni Mejías y Dj Bokah. Por teléfono, responde a cuartopoder.es recién llegado a Madrid y horas antes de subirse al escenario por primera vez el pasado fin de semana.

Teniendo en cuenta el tiempo político que se vive en nuestro país, parece que la banda está en un buen momento. ¿En qué situación os encontráis como grupo?

Publicidad

Estamos en un momento muy dulce. No sé si responde a este momento político en el que vivimos. Creo que ha sido una progresión muy paulatina, no ha sido que de repente hayamos pegado el zapatazo. Hemos ido siempre de forma muy pausada y poco a poco, pero hacia arriba, hasta ahora que creo que es cuando mejor estamos. No sé si hemos llegado a nuestro techo, pero sí es nuestro momento más dulce como grupo.

¿Habéis conseguido salir de la precariedad musical?

La precariedad en la música, como en todos los ámbitos laborales, no es una excepción. Es algo horrible. Y llegar a un sitio donde tengas tu equipo técnico o tu hotel reservado es maravilloso, pero es lo que debería ser. Todo lo demás es precariedad, abusos laborales de todo tipo, que te saquen la pasta. Salir de ese pozo de la precariedad es algo estupendo.

Siempre habéis hecho rap político y es una de vuestras señas de identidad. ¿Consideras que la cultura o la música puede ser una herramienta para transformar la sociedad?

De forma muy humilde, no pensamos que nuestras canciones vayan a cambiar el curso de la historia, ni mucho menos. Pero ya que subes a un escenario y va a haber un determinado número de personas escuchándote, ¿por qué no aprovechar para decir algo interesante y romper un poco ese cerco mediático y de alguna manera contrarrestar ese discurso oficial? El enemigo tiene televisiones, publicidad o radios que están día y noche bombardeando con determinado mensaje, y hay que responder.

Pero existe gente en la cultura que esconde o no se encuentra cómodo transmitiendo ideas políticas. Y aquí siempre hay un debate de fondo sobre la utilización política de la cultura, que tiene posiciones encontradas.

"El hip-hop, si no dice nada y habla de coches y chicas, también da un discurso político que legitima el estado actual de las cosas"

Allá cada uno. Creo que el que no hace música política, en realidad sí la está haciendo, porque si hay un conflicto social abierto, como el que se está dando en estos momentos, con una serie de privilegiados que está saqueando a las grandes mayorías sociales, si no te posicionas y levantas la voz, con tu silencio estás posicionándote a favor de lo existente, de lo que hay. Entiendo que si no abres la boca estás diciendo que estás muy a gusto con lo que hay. No es que no haya música no política. El hip-hop, si no dice nada y habla de coches y chicas, también está dando un discurso político que legitima el estado actual de las cosas. Respecto a las galas y aprovechar esos espacios para hacer política, creo que está muy bien. Al poder le interesan artistas, músicos y actores que estén calladitos y que se dediquen a trabajar y entretener, que es lo que se supone que tenemos que hacer. Como bufones modernos para entretener a las masas y permanecer callados. Pues no, desde nuestro punto de vista hay que aprovechar para decir algo.

La pasada semana conocimos la prohibición en Madrid, precisamente coincidiendo con el primero de vuestros conciertos, de Soziedad Alkoholika (S.A). ¿Qué opinas?

No es la primera vez ni será la última. Me parece alucinante que en pleno siglo XXI, en el corazón de la UE ocurra esto. Es interesante ver como estos 'politicuchos' a los que se les llenaba la boca de libertad de expresión en favor de Charlie Hebdo son los mismos que censuran un concierto de música en Madrid. No tiene sentido, es un maldito escándalo. ¿Esto qué es? ¿Arabia Saudí? Es incomprensible.

Vuestro grupo también ha tenido problemas parecidos, incluso habéis comparecido ante la Audiencia Nacional, siendo absueltos. ¿Qué clase de censura habéis sufrido?

"Demostrarlo es muy difícil, pero
en España se censuran conciertos y grupos
"

Es muy similar lo que nos sucede a nosotros en Burgos y Sevilla. Hay ciudades que, por lo que sea, te ponen entre ceja y ceja y no hay manera. A S.A. le pasa en Madrid y a nosotros en esas. No podemos tocar; además, actúan de una forma muy mafiosa. Lo que hemos tenido que hacer allí es alquilar la sala, por lo que se convierte en un concierto completamente privado. Pero la extrema derecha empieza a presionar con sus medios de comunicación. Después, el Ayuntamiento, del PP, presiona a la sala y aquello pasa a ser pura extorsión. El empresario, que quiere velar por sus intereses, como es lógico, te cancela el concierto. Demostrar que eso pasa es muy difícil, pero es así. Lo podemos decir abiertamente: en España se censuran conciertos y grupos.

La relación que tenéis con Pablo Iglesias y Podemos es conocida. Se dice que sois su grupo preferido. En el último disco hay varias referencias directas como una frase que dice “con más ego que Pablo Iglesias, no te quepa duda”. ¿El ego está presente tanto en la política como en el hip-hop? ¿Es un problema?

No creo que sea malo. El ego, si es en una persona que le toca subir al escenario para un concierto o mitin político no tiene por qué serlo. Se ha vendido como algo criticable pero creo que es por esa moral cristiana que tenemos. Tener ego en determinados momentos puede ser algo saludable. En el hip-hop está en el día a día, con la competición por ser mejor que los demás, por tener una letra mejor que otro rapero. No sé, creo que la falsa modestia es mucho peor que el ego.

Otras frases son “para Podemos incómodo” o “¡esto es Los Chikos del Maíz, no un acto de Podemos!”. Si uno ha seguido vuestra trayectoria puede dar la sensación de que preferíais al Iglesias de la primera etapa de La Tuerka de Tele-K, que no suavizaba su discurso. ¿Es así?

Creo que todos lo preferíamos. Pero es algo inevitable. Yo no soy de los que lo critica por estar buscando la centralidad del tablero. Creo que es necesario. Con el primer Pablo Iglesias, Podemos no sería hoy lo que es. Es algo que la izquierda tenemos que asumir. Un discurso incendiario o extremista cuesta mucho que cale entre la población. Es mucho más inteligente decir las cosas de otra manera. La situación es tan de emergencia social que ponerse a discutir este debate terminológico es poco productivo.

Chikos_del_Maiz
Portada del nuevo disco. / boamusica.com

¿Pero eso no es reconocer implícitamente que la izquierda ha perdido la batalla de la pedagogía política?

Algunos lo hemos sabido siempre. Con el grupo soy muy consciente. Yo no me corto y no soy comedido porque tengo un grupo. No estoy para hacer pedagogía ni para ganar votos o mayorías sociales, por eso digo lo de esto es Los Chikos del Maíz, no un acto de Podemos. Pero no creo que sea perder la batalla. La batalla se perdió en los años 50, luego con la caída del Muro. Venimos de una larga derrota, de una pérdida de referentes. Lo inteligente es asumir esa derrota y articular un discurso que no tiene que ser el mismo con el que hemos perdido la batalla. Hay un montón de organizaciones de izquierda de las que provenimos que siguen con el mismo discurso como si no hubiéramos perdido una batalla histórica enorme.

Cantabais en la canción Cultura y compromiso que “si dejo el rap, IU perderá un millón de votos”. También hay una referencia crítica en este disco dirigida al papel en Caja Madrid. ¿Qué opinión te merece la situación de este partido?

Está IU, y luego IUCM, que sería otro cantar. La verdad es que duele, porque la mayoría de nosotros venimos políticamente de IU. Ha pasado eso, que mucha gente no ha sabido leer el tiempo en el que vivimos. Están anquilosados en esas referencias a la bandera o a los símbolos. Se han aferrado ahí y es muy interesante ver cómo personas como Alberto Garzón o Tania Sánchez, aunque ahora se haya ido, sí han sabido leer los tiempos, pero un poco tarde. Podemos ha entrado como un elefante en una cacharrería, con gente que ha sabido moverse bien. Y en Madrid, pues es un escándalo, con toda esa gente vinculada a la corrupción más abyecta como son las tarjetas black. No sé lo que va ocurrir. Podemos tiene mucha intención de voto pero carece de militantes de base, de gente preparada y de cuadros. El problema de IU es que pierde votos pero tiene una militancia muy competente. Lo ideal sería confluir, pero a ver cómo se dan las cosas.

Al propio Iglesias le comentabas en una entrevista que te hizo que observaste la renuncia de Cayo Lara con tristeza y admiración.

Es una de esas personas honestas, muy honestas y trabajadoras. Pero no ha sabido leer el tiempo en que vivimos. Se ha aferrado a viejos símbolos y está muy bien que haya dado paso a esta nueva hornada que representa Garzón.

Ahora que se abre tanto la participación a nuevas personas para optar a la política institucional. ¿Te han propuesto alguna vez participar? ¿Estarías dispuesto?

Me lo han planteado miles de veces. Pero de momento estoy mucho más cómodo en la izquierda artística. Por lo que comentaba antes. Te otorga una serie de licencias y libertades que no lo hace la izquierda política porque tiene que ser políticamente correcta, hilvanar un discurso coherente y guardar una serie de formas.

¿Es inevitable para un grupo como el vuestro tener contradicciones?

"Para la derecha nunca se puede ser de izquierdas de forma coherente"

Es completamente inevitable. Pero no para un grupo, sino para cualquier político o persona que se mueva en la izquierda transformadora. Mira la que hay liada con la portada lamentable de ABC sobre Varoufakis. Si va con una chupa de cuero y la camisa por fuera, dicen que parece un vagabundo; si va bien vestido, con una bufanda de marca, le dicen que es un burgués. Para la derecha nunca se puede ser de izquierdas de una forma coherente, siempre te van a sacar algo. Lo peor es cuando la propia izquierda asume ese discurso si tienes un Iphone. Vivir en una cueva, ir descalzos y fabricarse tu propia ropa no tiene nada que ver con la izquierda ni con el pensamiento marxista. Es un pensamiento neoliberal que muchas veces asume la propia izquierda, que es lo más terrible.

De hecho, en una frase del anterior disco decís: “somos comunistas, no templarios con voto de pobreza”. ¿Qué significa el comunismo hoy en día?

Para mucha gente, las ideas transformadoras las limitan a lo simple, ser un hippy al margen del mundo. Nosotros abogamos por la colectivización de los medios de producción, que no tiene nada que ver con vivir en una cueva. No queremos que dejen de fabricarse zapatillas Nike ni ordenadores Apple. Queremos que los trabajadores de los ordenadores sean los dueños de la fábrica.

En la cuestión cultural o musical, si hay un Gobierno de cambio, ¿qué medidas se podrían impulsar?

Lo primero bajar el IVA, obviamente. Luego, crear una política cultural desde la base. Se podrían hacer mil cosas: financiar locales de ensayo, estudios para grabar, locales para ensayar teatro, etcétera. Ahora, lo único que se hace son galas de Norma Duval y José Luis Moreno. A eso se reduce la política cultural de este país.

“No vine a ser marginal, vine a asaltar los cielos”, decís en la canción Los invisibles. Se la escuchamos a Iglesias en algún discurso.

Él nos la copió y pasa con muchas. Había escuchado los temas antes de que se publicara el disco. Es una declaración de intenciones políticas importante. No estamos aquí para resistir, con el discurso de que si sacamos cinco concejales nos va bien. Estamos en un momento de emergencia social en el que no podemos salir a empatar o perder. Hay que salir a ganar, y si no quédate en tu casa. Yo apuesto por la gente que salga a ganar, la que dice que hay que gobernar. La frase enlaza también con la de “no nacimos para resistir, nacimos para vencer”, que se la copiamos tanto Pablo como yo a Otegi, aunque tenga muy mala prensa decirlo. Es una frase que representa muy bien los tiempos en que vivimos y lo que debe significar la izquierda hoy día.

Boa Música (YouTube)
2 Comments
  1. […] grupo en el punto de mira de la AVT y el PP es Los Chikos del Maíz. Los raperos valencianos tampoco han sido juzgados pero tras un concierto en Sevilla en 2010 fueron […]

  2. […] grupo en el punto de mira de la AVT y el PP es Los Chikos del Maíz. Los raperos valencianos tampoco han sido juzgados pero tras un concierto en Sevilla en 2010 fueron […]

Leave A Reply

Your email address will not be published.