Decenas de emigrantes reciben papeletas de voto hasta un mes después del 20-D

Españoles en el Exilio, the movie (YouTube)

La Marea Granate, colectivo de españoles emigrantes en el exterior, continúa denunciando las irregularidades y dificultades que tienen para votar en los procesos electorales. El bajo porcentaje de personas que pudieron ejercer su derecho al voto el pasado 20-D es una tónica habitual en las últimas elecciones celebradas desde que se implantó el sistema de “voto rogado”. Según explica a cuartopoder.es María Almena, una de los portavoces de Marea Granate, entre un 30 y un 50% de personas que se quedan sin votar lo hacen porque no les llegan las papeletas a tiempo. Muchas nunca llegan a sus destinos pero otras lo alcanzan incluso con un mes o más de retraso. Este colectivo ha recibido varias decenas de estos casos y señalan que “es la primera vez que llegan tantas papeletas en fechas tan tardías. Resulta aberrante”. “Normalmente tienen retraso pero un mes o más después no nos había pasado en ninguna otra elección”, afirma Almena, que reconoce que esta situación les ha sorprendido mucho.

Publicidad

Los casos de este retraso en los envíos no siguen un patrón claro aunque es más recurrente que ocurra en países no europeos. “En Europa es más complicado que lleguen tan tarde, pero por ejemplo en países como EEUU, donde funciona el servicio postal estupendamente, han llegado muchísimos casos”, destaca Almena. Tampoco se trata de un problema sólo de una circunscripción en concreto, puesto que los retrasos proceden de varias provincias. Daniel Navarro, de 31 años y residente en Boston (EE.UU) recibió las papeletas para votar el pasado 19 de enero. Este bioinformático natural de Almoradí (Alicante) vive en la ciudad estadounidense desde 2012 y señala que sus papeletas salieron desde Alicante el 30 de Noviembre. “Luego, nadie sabe que pasó con ellas. Hice una reclamación en Correos a través de su web como ellos mismos me recomendaron a través de Twitter y alguien se personó en casa de mis padres para decirles que mis papeletas no se habían perdido por culpa de Correos, que ellos una vez que salen de España ya se desentienden y que no era su culpa”, explica a este medio.

Ana Bazo recibió en El Cairo (Egipto) sus papeletas aún más tarde. Concretamente el pasado viernes 29. Esta joven cántabra de 29 años y trabajadora del Instituto Cervantes señala que cumplió todos los plazos del proceso. Es decir, cuando le llegó el sobre pidió el voto por correo por Internet y las papeletas no llegaron hasta el día indicado. Destaca que en las pasadas elecciones municipales le pasó exactamente lo mismo y considera que no debe ser una excusa el posible mal funcionamiento del servicio postal egipcio. Otras personas han denunciado en las últimas semanas la llegada de sus papeletas. Como Eduardo Serrano, natural de Alcalá La Real (Jaén) y residente en la ciudad colombiana de Medellín. Recibió sus sobres el pasado día 16 de enero, según señaló en su cuenta de Twitter. O Inés Pascual, natural de Zamora y residente en Denver (EEUU), que las recibió el día 20 de enero.

En el caso de Mireia Frutos, de 25 años y residente en Kuala Lumpur (Malasia), sus papeletas también llegaron tarde pero dos días después de las elecciones, el 22 de diciembre. Esta pianista natural de Galapagar (Madrid) destaca que era la primera vez que votaba desde fuera de España. “Cuando hablé con gente española que lleva más tiempo viviendo aquí, aunque también habían rogado el voto, la mayoría temía que las papeletas no llegarían a tiempo para votar, así que supongo que es algo que ha pasado en anteriores elecciones también”, afirma. “Es difícil describir la sensación de sentirse excluida de esa manera, sentir que tu derecho a algo tan fundamental en una democracia como el voto es tan fácilmente pasado por alto. Cuando lo comentaba con un amigo alemán que también vive aquí no se lo podía creer”, añade.

Imagen de uno de los sobres con las papeletas recibidas semanas después de celebradas las elecciones. / Captura de
Imagen de uno de los sobres con las papeletas recibidas semanas después de celebradas las elecciones. / Captura de Españoles en el Exilio, the movie (YouTube)

La Marea Granate sigue recibiendo casos de este tipo durante estos días. “Para el Gobierno no puede ser una excusa que el servicio postal del país correspondiente no funcione. Se tienen que buscar las formas para que toda la gente pueda votar. Hay muchos países que tienen sistemas mixtos y otros mecanismos para que la gente pueda votar”, explica Almena. Para ella, el caso de España es muy llamativo por esta dependencia recurrente y permanente a Correos. Además, añade que algunas de estas irregularidades no son a causa del servicio del país correspondiente sino que hay sellos de salida con fechas muy próximas a las elecciones. “Esta dependencia del correo en sucesivas veces, al final lo que hace es limitar la participación de la gente”, comenta. Además, desde este colectivo denuncian la “opacidad” de la Junta Electoral Central (JEC). “A pesar de todos los intentos por tener un poco de transparencia sobre estas irregularidades y las consultas que han hecho a la JEC los juristas de la plataforma “2 millones de votos”, no hemos obtenido ningún tipo de explicación”, afirma.

Preguntada sobre la actitud de los partidos políticos, y en concreto por la PNL presentada por el PSOE hace unos días en el Congreso, Almena señala que ésta “llega tarde” y que la proposición era “muy simple, sin entrar en mucho detalle de cómo se tiene que articular el sistema”. Con un horizonte en que crecen las opciones de que se repitan en pocos meses los comicios destaca que son conscientes de que muy posiblemente si se repiten van a seguir con el mismo proceso y todas estas “irregularidades”. “Esto va a limitar mucho la participación si se tienen que repetir las elecciones. Para mucha gente se produce una abstención inducida, es desalentador”. Por último, reclama también que se publiquen los datos desglosados del voto exterior del pasado 20-D, ya que hasta ahora sólo se incluyen lo datos globales agregados.