Tania Sánchez: “Los puestos en las listas hay que ponerlos a disposición del acuerdo Podemos-IU”

Tania
Tania Sánchez, diputada de Podemos, durante la entrevista con cuartopoder.es. / Sato Díaz

Fue la número 6 en la candidatura de Podemos al Congreso por Madrid, por lo que ha ejercido como diputada durante esta corta legislatura. Su intención es repetir aunque afirma que las posiciones en las listas son secundarias y que no supondría un problema jugar otro papel si eso facilitara acuerdos con IU y otras fuerzas. Tania Sánchez (Madrid, 1979) atiende a cuartopoder.es en una céntrica cafetería de la capital en un momento en el que Podemos sigue negociando ya casi a contrarreloj una confluencia con su expartido. La diputada analiza esta nueva posible alianza electoral y otros asuntos de actualidad. Entre otras cuestiones sobre la mesa, la reciente disolución de Convocatoria por Madrid, la plataforma creada el pasado año,y la integración definitiva de sus militantes en Podemos.

Confirmadas las elecciones el 26-J, Podemos está utilizando un concepto de “segunda vuelta” aunque ese término no está estipulado por ley. ¿Qué significado político tiene exactamente?

Entendemos que una vez que el resultado de unas primeras elecciones por su composición matemática no permite la constitución de un Gobierno, hay que devolverle a la ciudadanía la voluntad de desatascar. Por tanto es una segunda vuelta. Hay que decirle a la gente que ya hay una foto fija de lo que pasó. En este tiempo hemos podido ver cómo se comporta cada uno de los partidos y cuáles son las alianzas que va a defender cada uno. Es evidente que la clave de las siguientes elecciones es ver qué Gobierno o alianzas plantea cada uno para garantizar lo que proponía antes del 20-D. La propuesta política no va a cambiar sustancialmente. Pero sí hay dos elementos de cambio. Uno es que intentamos sumar a todas las fuerzas que han demostrado una voluntad férrea de cambio para ir juntos en una única papeleta. Y dos, que se clarifique al día siguiente de las elecciones con quién se está dispuesto a pactar y con quién no. Al portavoz socialista le han preguntado hoy en tres ocasiones que si no estaban dispuestos a soportar un Gobierno con el apoyo de Podemos si permitirían uno del PP o si le pedirán apoyo. No ha respondido.

La propuesta de Podemos sigue siendo la misma. Lo ha reiterado Pablo Iglesias esta misma semana y es formar el Gobierno con el PSOE.

Nosotros hemos dicho que vamos a estas elecciones sumando más de lo que fuimos capaces de hacerlo el 20-D. Estamos trabajando intensamente para que sea así con la voluntad de que ya no sea posible el bloqueo porque quien esté en segunda posición no quiera este tipo de Gobierno. Obviamente esto pasa por una alianza con el PSOE con la que podamos desbancar al PP y sus políticas. Eso no pasa por Ciudadanos, el contenido programático de ese acuerdo de Pedro Sánchez no es para un Gobierno de cambio. Es para cambiar chapa y pintura, de arreglar alguna cosa, pero sin resolver el problema crucial de este país que es la quiebra económica que ha generado la quiebra social y la crisis política de unas instituciones incapaces de resolver los problemas de la gente.

Si no ha sido posible que PSOE y Podemos se entiendan hasta ahora, ¿por qué podría serlo después del 26-J? ¿Qué escenario manejan para que cambien de opinión?

Si miramos el resultado postelectoral del CIS descubres que los votantes del PSOE aprueban más a Pablo Iglesias que a Pedro Sánchez. Por lo que queremos decirles a los votantes socialistas que esto es viable si Podemos tiene la fuerza como para que no haya otra alternativa de Gobierno posible. Toda vez que creemos a Sánchez cuando dice que no van a gobernar con el PP. Ya sólo queda una salida si eso es así.

¿Temen que la ciudadanía no tenga las mismas ganas de votar el 26-J y haya un ambiente de hartazgo por todo lo sucedido durante estos meses? ¿Existe?

“Hay que plantear en este país que votar no sólo no
es un drama sino que es una cosa muy positiva

Es un trabajo colectivo que eso no exista. Hay que plantear en este país que votar no sólo no es un drama sino que es una cosa muy positiva. Más veces se debería votar y no pasa nada. En este país durante mucho tiempo no se pudo votar y fue una gran conquista. Desde el 15-M la gente lo que reclama es más y mejor democracia. Hay que salir un poco de la profecía autocumplida que se está intentando construir desde algunas voces públicas sobre que la gente se siente lejana de los políticos y que piensan que hemos fracasado. Hay que romper esa distancia entre los políticos y la gente. Creemos que la gente está más dispuesta a participar en este proceso de lo que algunos quieren.

— ¿Va a pesar de alguna manera la sensación que ha dado en algunos momentos de que los partidos se han estado esforzando en construir el relato de ver quién tenía más responsabilidad en que hubiera nuevas elecciones? En cualquier caso, ¿quién la tiene?

— No creo que vaya a pesar tanto. Sinceramente. Creo que hay mucho más de construcción de relatos mediáticamente, pero se ha roto esa lógica. Ya se acabó el tiempo en el que los parlamentos son teatros y la política se construye a golpe de titulares. La discusión sobre cómo se han producido las negociaciones no se va a dar en los grandes medios o en los parlamentos. Se está dando en los bares, entre la gente. Lo que yo escucho es cierta incomprensión a un empeño por un pacto que no era viable. Todo el mundo sabe desde el minuto uno que Podemos y C´s no van a gobernar juntos. Por tanto, empeñarse en que no hay ninguna otra forma de llegar a un Gobierno que sumar a ambos es como empeñarse en que el agua y el aceite se suelden.

— ¿Cree que hay riesgo real de una gran coalición entre PP y PSOE? Lo han estado alertando pero no ha sucedido. ¿Estará más cerca después del 26-J?

— La mejor manera de garantizar que haya un Gobierno de cambio, que es nuestro objetivo, es que salgamos a ganar y tratemos de ganar al PP. Si eso se produce habrá Gobierno de cambio, si no es una pregunta que habrá que hacer a otras fuerzas. Pero se debe clarificar. La pregunta sobre la gran coalición la tienen que responder con contundencia.

— A estas horas se sigue negociando el acuerdo entre Podemos e IU. ¿Por qué ahora parece que hay más voluntad y está más cercana la candidatura conjunta que antes del 20-D?

— Después de las elecciones todo el mundo asume una premisa que honesta y humildemente nos ha guiado a algunos desde el minuto uno. Estamos en un momento histórico en el que la prioridad política debe ser primero los intereses del país, luego los de una generación que si no cambia su país no tendrá futuro y finalmente los intereses de partido. Esto se ha metabolizado de manera colectiva y hemos asumido que en una segunda vuelta hay que ofrecer una alternativa de viabilidad a ese proyecto de país para las generaciones que tienen que ser protagonistas del cambio. Para garantizar que en los próximos diez años somos capaces de recuperar un país mejor que de garantías de dignidad a la gente.

Y creo también que es legítimo que en determinados momentos cada fuerza política tenga objetivos y estrategias distintas y que cuando los límites de la realidad acotan esas posibilidades se abren nuevas estrategias. Es respetable que hubiese gente que quisiera hacer un proyecto político superador de Podemos para enterrarlo. Pero es respetable que Podemos dijera con toda la modestia del mundo que el tablero político lo había cambiado esa fuerza y que el paraguas del cambio es Podemos. Una vez frustrada la posibilidad de superar ese paraguas, se asume colectivamente que el paraguas es una fuerza política en construcción en la que cabe mucha gente, en la que hay gente muy distinta y en la que es posible encontrarse para lograr objetivos comunes. El electorado es uno de ellos, aunque luego cada uno milite en un espacio que le es propio y autónomo.

— Algunas personas como por ejemplo Sergio Pascual han definido esta alianza como matrimonio de conveniencia. ¿Se acerca esta definición a lo que pretenden hacer IU y Podemos?

“Hay muchos
más elementos
que suman y son parecidos entre Podemos e IU
que los que
son distantes

— Lo que se está intentando es una alianza electoral. Hay muchos más elementos que suman y son parecidos en la posición política que los que son absolutamente distantes. Hay muy pocos elementos de los programas que sean contradictorios, por no decir que no hay ninguno. Es obvio, como se ha visto estos meses, que cuando se hable de construir un Gobierno vamos a hablar con IU y otros. ¿Qué sentido tiene, si la apuesta es clara porque al día siguiente vamos a ir de la mano para un Gobierno de cambio, no ir antes a las elecciones? ¿Qué sentido tiene obligar a la gente a tomar una decisión electoral toda vez que hemos visto los apoyos electorales que tiene cada uno?

— Los principales escollos parece que son el nombre o los puestos en las listas. ¿Qué es lo relevante en un acuerdo de este tipo?

— Hay un proceso que por primera vez tiene un acuerdo tácito de no generar presiones externas que puedan influir de una manera negativa el avance de las negociaciones. Eso hay que respetarlo porque nos jugamos mucho. Entonces no me voy a pronunciar sobre eso. Confío plenamente en Pablo Echenique como negociador y en la altura de miras de Alberto Garzón, que si ha decidido hacer esta apuesta y tiene el respaldo de la militancia en el referéndum va a hacer lo posible porque salga con independencia de las condiciones que puedan ser más o menos exactas a las que en algún momento alguien soñó que podían llegar a ser.

— ¿Repetirá como diputada en el mismo puesto en el que concurrió el 20-D?

— En la Fiesta de la Primavera se expresó un mensaje claro. Liderar el paraguas del cambio político requiere altos grados de generosidad. Por tanto creo que las posiciones en las listas hay que ponerlas todas a disposición de este acuerdo. En mi caso particular, aunque son cosas que está feo decirlas de una misma, no es ni la primera ni será la última vez que si tengo que jugar un papel distinto al que inicialmente jugaba, o incluso dar un paso atrás porque eso facilita acuerdos, yo nunca he sido un problema.

Tania2
Sánchez, en otro momento de la entrevista. / S.D

— En la última entrevista con este medio comentaba que no es lo mismo la unidad popular que una coalición electoral. Además, que lo primero se trabaja mejor sin citas electorales cerca. En este sentido, ¿hacia dónde debe ir Podemos para construir la unidad popular?

— La unidad popular tiene muy poco que ver con los partidos. Otra cosa es que uno de los objetivos estratégicos que se marca Podemos en el documento de Vistalegre es la construcción de una mayoría capaz de transformar el país y de empoderarse para liderar esa transformación. Eso se construye día a día. El proceso de cambio de modelo de contratación de las escuelas infantiles que va a emprender el Ayuntamiento de Madrid no sólo ha sido una negociación entre empresas sino que se ha abierto un proceso de participación para involucrar a familias y profesionales. La decisión final sobre cómo gestionar la educación infantil en Madrid es fruto de ese proceso de diálogo. Eso es unidad popular. No tengo duda de que si participan las familias, los maestros, los vecinos, etc. el resultado final del modelo va a ser algo que responde a la voluntad de la mayoría. Va a dejar de ser algo que responde al interés político de quien se encuentra momentáneamente en una institución y al económico de una empresa privada. Eso es construir unidad popular. Devolver a la gente el protagonismo en las decisiones políticas es construir unidad popular. Es mucho más importante y está más allá de todas las estructuras políticas.

Todas las candidaturas ciudadanistas de Madrid y los espacios políticos de los barrios van en esa dirección. En algún momento nos daremos cuenta de que esas herramientas las tendremos que entender de manera distinta a como entendemos los partidos del siglo XX. Podemos y toda la gente que está en Podemos forma parte de esto como uno más.

— ¿Cómo ve a IU? Está un proceso asambleario en el que el proyecto político de Garzón parece que puede liderar el partido con su apuesta de crear un nuevo movimiento político y social. ¿Qué opinión le merece?

— En IU, el PCE tiene un peso importante. Yo nunca fui del partido. Cuando militaba en IU, un día discutiendo sobre la influencia del partido una camarada me dijo que me agradecería que si no militaba en el partido no opinara de él. Así que voy a seguir su consejo porque sigue siendo dirigente de IU y no voy a opinar de un partido donde ya no milito.

— ¿Por qué se ha disuelto Convocatoria por Madrid?

“Llega un momento que te planteas
el sentido de mantener una estructura donde sus componentes forman parte de manera natural del paraguas colectivo que es Podemos”

— Porque cumplió su función. Nosotros adelantamos algunos debates que se produjeron después. En las municipales y autonómicas quisimos trabajar para que hubiese espacios superadores de las diferentes realidades políticas que se presentaban a las elecciones con una idea unitaria. La fuerza más potente dijo que le parecía razonable ser el paraguas a esas alternativas y no hacer espacios superadores. Una vez que tomamos la decisión de que no tenía sentido concurrir a esas elecciones porque el resultado de ese diálogo no fue exactamente como queríamos sino que aceptábamos que era cierto que Podemos llevaba el peso del proceso y que había que asumir esa apuesta y formar parte de las candidaturas de Podemos, ya hicimos todo el trabajo para el que estábamos llamados.

Fundamentalmente fue servir a la cantidad de municipios que por la locura burocrática en la que se encontraban Podemos e IU corrían un alto riesgo de que procesos maduros no tuvieran herramientas burocráticas para presentarse. Es a lo que nos dedicamos. Cedimos una marca para que mucha gente pudiera llegar a urnas en procesos políticos que se habían construido. Cuando eso se cumplió, llega un momento en el que te planteas el sentido de mantener una estructura donde sus componentes forman parte de manera natural del paraguas colectivo que es Podemos. Fue una cosa muy natural. Entiendo que para la prensa ha generado interés pero para quienes hemos hecho todo el recorrido de CxM, que fue una decisión política colectiva, era natural decir que si has ido a las elecciones con Podemos, si estás trabajando en los grupos, si compartes los espacios…¿para qué vamos a tener otra estructura?

— Ese interés tiene que ver en parte con una frase que pronunció de forma muy tajante sobre que no se iban a integrar en Podemos. El otro día en una entrevista le preguntaban si se arrepentía. Entendí que reconocía que igual en política no había que ser tan tajante en algunas afirmaciones. Aquella frase está en el imaginario colectivo relacionada con usted. ¿Le preocupa que le persiga durante mucho tiempo? ¿Fue una equivocación decirlo de esa manera?

— La evolución de un momento político como el actual, tan rápido y cambiante, es a lo que me refiero. Es difícil acostumbrarse a vivir en una situación en la que lo que hoy vale, dentro de 10 minutos igual no tiene sentido. La velocidad del tiempo político determina que obviamente hay que tener ciertos niveles de flexibilidad. Creo que lo crucial es saber que uno no deja de mantener una coherencia con los objetivos políticos que persigue. Siempre me he sentido tranquila a pesar de haber dicho con esa contundencia aquello porque tanto yo como toda la gente de CxM nunca hemos dejado de mantener una misma línea. Siempre hemos conseguido hacer la reflexión por encima de los intereses de parte porque no lo teníamos más allá de aportar y participar. Creemos que en eso no nos hemos equivocado.

Hemos tenido que tomar una serie de decisiones complejas, en muy poco tiempo, en unas circunstancias que no siempre son las que uno elige. Si yo hubiese podido elegir cómo se presentaban las candidaturas autonómicas en Madrid quizás hubiese hecho otra apuesta. Pero uno no tiene la fuerza como para condicionar todas las decisiones de todos los actores y por tanto tiene que tomar decisiones con lo que tiene delante y procurando no dejar de orientar esas decisiones al camino que queremos construir. Al final se ha metabolizado por parte de mucha más gente de que lo crucial ahora mismo es construir un proyecto de cambio para el país. La herramienta que nos conduzca a eso es algo secundario.

— Se ha estrenado como diputada en el Congreso. ¿Qué valoración hace del trabajo realizado por Podemos y también de su paso por la Cámara Baja?

— Lo que me ha sorprendido del Congreso es que es una especie de ciudadela donde creo que es demasiado fácil aislarte del mundo exterior. Si algo hemos hecho es un esfuerzo para que eso no pase. Para que cada día hubiese una visita de gente que tuviera algo que contar a Podemos. Hemos tenido una actividad frenética. Estoy satisfecha de algunas cosas muy positivas que han pasado. Si no hubiésemos presionado no se habrían constituido las comisiones y se habría dejado correr el tiempo. Tradicionalmente no se forman las comisiones hasta que no se forma Gobierno. Estoy orgullosa de llevar la Ley 25, de la paralización del calendario LOMCE y de que hayamos presidido las comisiones que más veces se han reunido. Es una buena noticia, hay que lanzar el mensaje de que lo que se hace en el Congreso es un trabajo serio frente a un contraste con el PP y el Gobierno en funciones que se ha negado a pisar el Congreso para dar explicaciones. Hay una cosa que parece menor pero no lo es. Y es que la única persona que había pisado alguna vez una institución parlamentaria creo que era yo y alguno más. La mayoría no había estado nunca en una institución y son unas dinámicas muy complejas. Creo que haber mantenido un ritmo de trabajo constante y una relación permanente, no haber cometido errores escandalosos y haber forzado cosas como que se publiquen las actas y órdenes del día de la Mesa es para estar orgullosos.

En la próxima legislatura, donde seremos más, seremos capaces de recuperar un Parlamento para que deje de ser un teatro y sea un ágora de debate público que levante el interés de la gente. Lo que allí se debate debe ser resultado de lo que se debate en los bares y no que se lleve una vida al margen de lo que pasa en el país. Me temo que eso ha pasado. Vamos a ser capaces de romper con esa distancia y acabar con esa lógica.

Publicidad