El 'sorpasso' liquida a Sánchez y llevará al PSOE a permitir que gobiernen PP y C's

pedro_sanchez_psoe_zaragoza_efe
Pedro Sánchez, candidato socialista a la presidencia del Gobierno, durante un mitin el pasado domingo en Zaragoza. / Javier Cebollada (Efe)

Con unas oscilaciones de hasta tres puntos arriba o abajo y un porcentaje de indecisos superior al 20% de los electores, las últimas encuestas publicadas colocan al PSOE en la tesitura de decidir entre la gran coalición de izquierdas o la continuidad del PP en el poder con el necesario apoyo (coalición o pacto de legislatura) de Ciudadanos (C’s). Aunque, como dice el histórico Alfonso Guerra, “las encuestas no son para mostrar el resultado sino para influir en el electorado”, alguien debe ocuparse de las escenas que han de venir, sobre todo, si se produce el sorpasso o adelantamiento del PSOE por parte de Unidos Podemos (UP) y sus confluencias, en el que coinciden todas.

Publicidad

Lo ideal para el candidato socialista, Pedro Sánchez, sería que fallaran los pronósticos y quedara por delante de la coalición que encabeza Pablo Iglesias. Quedan cinco días de campaña y Sánchez y sus dos estrategas, Antonio Hernando y Oscar López, hacen llamamientos al “voto útil” al PSOE para que gane la izquierda y piden a los militantes y simpatizantes que no se dejen derrotar por las encuestas. Pero lo cierto es que los afiliados no acuden a los actos en la cantidad de otras ocasiones y los “mítines de bolsillo” están marcando la campaña socialista.

Publicidad

Si el domingo se confirma el sorpasso, todos los dirigentes consultados dan por finalizado el liderazgo de Sánchez, cuya dimisión como secretario general se produciría esa misma noche, dando paso a la convocatoria del Comité Federal y la eventual creación de una comisión gestora para preparar el congreso del partido. La dirigente andaluza Susana Díaz tomaría las riendas con el apoyo de la mayoría de los barones regionales. La hoja de ruta que tienen pergeñada les llevaría a facilitar la gobernabilidad dejando con su eventual voto en blanco que gobierne el candidato que más votos tenga en la segunda votación de investidura.

Esa decisión favorece inequívocamente al PP, que tendría que buscar el apoyo de C’s para superar el rechazo de UP y los nacionalistas vascos y catalanes. En ningún caso, aseguran en el PSOE, darán su apoyo a Iglesias como presidente de gobierno porque, talla y contradicciones aparte, la lealtad democrática al conjunto de los españoles y a la Constitución de 1978 no les permite apoyar a quien apuesta por referendos de autodeterminación en las nacionalidades históricas de Cataluña, Euskadi y Galicia.

Con ese planteamiento que les costará (les ha costado ya) muchos votos en las mencionadas autonomías, la hoja de ruta de Díaz y los barones pasa por recomponer el PSOE, elegir nueva dirección en su congreso, para el que todavía no hay fecha, aunque se celebraría a finales de septiembre o primeros días de octubre, y ejercer una oposición constructiva en competencia con UP y los eventuales grupos y subgrupos parlamentarios que pueda formar. Los socialistas dan por supuesto que el PP no renunciará a las políticas de dureza contra los trabajadores, los derechos sociales y el llamado Estado del Bienestar, y que en año y medio o dos años, será inevitable la moción de censura y el pase del PP a la oposición.

El escenario de un gobierno de centro-derecha choca con la manifiesta incompatibilidad entre el líder del PP, Mariano Rajoy, y el de C’s, Albert Rivera, quien viene insistiendo en su petición al jefe del Gobierno en funciones para que abandone el sillón, y así facilitar el acuerdo, y que ha animado a los de su generación a tomar la iniciativa. Entre las preferencias de C’s como eventual sustituta de Rajoy al frente del PP citan reiteradamente a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Sin embargo, no se pronuncian sobre quién podría sustituir a Rajoy como candidato a la investidura.

Con los resultados que pronostican algunas encuestas se podría dar la paradoja de que Rajoy aceptara el encargo del Rey de someterse a la investidura con menos de los 123 escaños que obtuvo el 20D. Sobre la eventualidad de que, como quiere Rivera, renuncie a la presidencia a favor de otro dirigente de su partido, en el PP circula la fábula del cazador que atrapa un oso a lazo y trata de soltarse la cuerda, pero el nudo corredizo alrededor de su muñeca no cede porque el oso tensa la soga con sus zarpas. ¿Quién ha cazado a quién? El cuento sigue. En esas, pasa por allí un empresario circense y el cazador cree haber encontrado la solución: “¿Qué me daría por ese oso?” El empresario le responde: “Pasarán cinco minutos antes de que yo quiera un oso y en ese tiempo usted no será el vendedor”. Pues eso: que ni trae cuenta cazar al oso.