El PSOE retrasa la toma de posesión de Císcar para facilitar la investidura de Rajoy

11
cipria_psoe_investidura_rajoy_efe
El socialista Ciprià Císcar, junto a la también diputada del PSOE, Rosa Péris, en una imagen de archivo. / Efe

El histórico socialista Ciprià Císcar puede acabar facilitando la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, sin que la dirección del PSOE modifique su decisión de votar en contra del candidato "popular". Con retrasar su toma de posesión como diputado, en sustitución de su compañera valenciana María Such, quien formalizó su renuncia el pasado 8 de agosto, el PP y C's sumarían los votos suficientes (169) para investir a Rajoy si consigue el apoyo del PNV (5) y de Coalición Canaria (1). En este caso, la correlación de fuerzas sería de 175 votos favorables frente a los 174 de las fuerzas del "no", que perderían uno por el retraso en la toma de posesión de Ciscar.

Publicidad

El propio Císcar contempló esa posibilidad en conversación con cuartopoder.es. Comentó que hará lo que la dirección del grupo parlamentario le ordene. “Están preparando los papeles para que la Mesa apruebe la sustitución y acudiré cuando me llamen”. Sobre la posibilidad de retrasar su juramento o promesa de la Constitución hasta después del pleno de investidura, dijo que “esa opción es viable, aunque habrá que ver lo que hace el PNV".

La extrañeza ante el retraso en la sustitución de Such por Císcar surgió cuando el portavoz socialista, Antonio Hernando, comunicó la baja de la diputada por Valencia al haber sido nombrada presidenta del Instituto de la Mujer de la Comunidad Valenciana, pero en el mismo acto no aportó, como es habitual, el nombre del sustituto, en este caso, Císcar. Con ello, el Grupo Socialista quedó en 83 diputados. Fuentes del mismo reconocieron que podría tratarse de un ardid para presionar al PNV.

La lectura política coincide con el mensaje de Pedro Sánchez, instando a Rajoy a buscar el apoyo de sus "afines ideológicos" nacionalistas, en este caso, el PNV y la canaria Ana María Oramás. Aparte de devolver la pelota al portavoz vasco, Aitor Esteban, quien no se cansa de pedir la abstención del PSOE para desbloquear la situación, la carta de Císcar, un miembro de la vieja guardia socialista, serviría de respuesta a los felipistas.

No obstante, el hecho de retrasar la toma de posesión de un diputado para facilitar la investidura sin aceptar las presiones para pasar del voto contrario a la abstención se considera un juego poco político por algunos diputados socialistas partidarios del desbloqueo gubernamental y parlamentario. Téngase en cuenta que ni siquiera se han constituido las comisiones en el Congreso y que el Gobierno en funciones carece de control parlamentario desde hace siete meses.

La sustitución de María Such, número tres de la lista del PSOE de Valencia, por Cipriá Císcar, que la sucedía en la candidatura, supone, por paradojas de la política, un relevo a la inversa: la más joven del Congreso es sustituida por el más longevo del Grupo Socialista. A sus 69 años lleva siete legislaturas a la espalda (27 años), sólo superado por Celia Villalobos y el propio Rajoy, que llevan ocho sin contar la que acaba de empezar.

11 Comments
  1. NO ES NO says

    A ver si dejan de inventarse cosas, ni el PSOE ni el PNV van a facilitar la investidura de Rajoy de ninguna manera, y menos de una forma tan grotesca que les haría el hazmerreir del mundo.

  2. Piedra says

    Tengo la impresión de que Rajoy, con el armario lleno de cadáveres, se resistirá a probar su propia medicina y hasta después de las elecciones vascas.

  3. sefer says

    Bajo mi punto de vista, las negociaciones se están llevando a cabo a más alto nivel, entre las élites económicas, verdadero poder fáctico, pues se trata de repartirse el pastel entre las burguesía españolista y las burguesía y pèqueñas burguesías nacionalistas vasca y catalana. A ellos (banca, oligarquía financiera, inversión extranjera, IBEX 35…), al final, les da lo mismo que haya o no investidura y/o gobierno o no lo haya, y/o que haya o no nuevas elecciones, porque siguen obteniendo sus beneficios. Como se puede ver, la derecha está también dividida (no solo la izquierda lo está), pero como su único dios es el dinero, al final, se pondrán de acuerdo y con bombo y platillo habrá investidura y gobierno, con o sin nuevas elecciones. Mientras tanto, la clase obrera seguirá sufriendo los recortes y cada vez se irá empobreciendo más la población. La izquierda política seguirá con su incapacidad para llegar a acuerdos y seguirá abandonando la lucha en la calle, cosa que es nefasta para la clase obrera.

  4. Volare says

    Tras las elecciones vascas se abren dos escenarios. Un gobierno del PNV apoyado por PSOE y PP; o un gobierno del PNV apoyado por Podemos y Bildu.
    El PNV tendrá que elegir lo que busca en Madrid para optar por la primera o la segunda opción.

  5. NO ES NO says

    Volare || Pues no veo por que, en Euskadi hay varias combinaciones más, PNV-PSOE-Podemos, Podemos-PSOE-Bildu, etc. Y desde luego el PSOE no va a estar en un pacto con el PP de ninguna manera.

  6. Volare says

    NO ES NO_

    La posibilidad Podemos-PSOE-Bildu es imposible. Y menos con todos los focos sobre el PSOE, con Otegi y demás.

    La posibilidad que habría es PNV-Podemos-PSOE y que se me ha olvidado señalar…pero pienso que es difícilmente posible.

    Mi opinión es que Podemos debe optar por la coalición PNV-Podemos-Bildu.

  7. Daniel says

    Corrijan esto. Si hubiera empate a 175 Rajoy sería investido en primera votación por el voto de calidad de la Presidenta del Congreso.

  8. Daniel says

    Disculpen, me corrijo yo: el presidente/a del Congreso tiene voto de calidad en votaciones de la Mesa, no en el pleno. Su información es correcta.

  9. otraidea says

    ¿Y por qué no se han planteado que Pedro Sánchez sea candidato con el apoyo de Ciudadanos y la abstención o sí del PP? Rajoy no se ha movido ni un ápice desde noviembre.

  10. Antono says

    Yo sostengo que somos especialistas en buscar las cinco patas del gato.
    primero, los nacionalistas igual valen para un gobierno de derechas que de izquierdas. Por lo tanto, en las actuales circunstancias, derivaran de estar más cómodos con un gobierno progresistas, que con un gobierno cuyo partido esta imputados.
    Por lo tanto, solo hay dos opciones, si es que la izquierda rompe con el pasado, y se decide por este tipo de gobierno, todo lo demás no solo facilitaría el continuar con los saqueos de las arcas publicas, sino que cavaría la tumba política del PSOE.
    Por ello no demos mas vueltas en busca de la cinco patas del gato.
    o gobierno de progreso o nuevas elecciones.

Leave A Reply

Your email address will not be published.