Domènech: “Me extrañaría mucho que C's se abstuviera ante un pacto PSOE-UP”

Domenech1
Xavier Domènech, portavoz de En Comú Podem en el Congreso de los Diputados, en una imagen de archivo. / Marc Lozano (En Comú Podem)

Es el portavoz de En Comú Podem en el Congreso de los Diputados. La confluencia entre Barcelona en Comú, Podem, EUiA, ICV y Equo fue la fuerza más votada en Cataluña tanto en las elecciones del 20D como en las del 26J y, tal y como sucedió después de diciembre forma parte del grupo confederal de Unidos Podemos junto con la confluencia gallega de En Marea.Mantienen un perfil propio dentro del grupo tras la negativa de la Mesa del Congreso a tener grupo propio un derecho que dicen que les pertenece. Este historiador de profesión defiende que el bipartidismo murió el pasado diciembre pero que un verdadero cambio sólo llegará con la puesta en marcha de nuevos procesos constituyentes porque el sistema político está agotado. Xavier Domènech (Sabadell, 1974), atiende vía telefónica a cuartopoder.es para analizar lo sucedido durante la última semana en el debate de investidura y las posibilidades que se abren a partir de ahora.

Publicidad

¿Qué valoración hace de los discursos realizados esta semana por Mariano Rajoy?

El primer discurso de Rajoy fue propiamente el de investidura porque el viernes fue un poco más de posinvestidura, tenía claro que no iba a salir y habló más de por qué no había salido que de buscar nuevos votos. El primero me pareció sorprendente en la medida que desglosó toda una parte extremadamente tecnocrática. Parecía más un debate del estado de la nación. La primera parte del discurso se movió básicamente con la amenaza de unas terceras elecciones. No habló de la propuesta sino de que si no salía íbamos a elecciones en Navidad. Fue un discurso de decir que teníamos la obligación de darle este Gobierno porque si no es o yo el caos. Fue muy gris. Hay ejemplos en ese sentido como cuando dijo que se había conseguido salir de la crisis sin devaluar la moneda. Eso usted no lo puede hacer básicamente porque existe el euro. La otra parte fue básicamente sobre Cataluña. Es decir, intentar visualizar que había un gran peligro que amenazaba de forma catastrófica a la ciudadanía y que eso sólo se podía combatir dándole un Gobierno a él. Es decir, hacer una unidad nacional para acabar con los peligros separatistas, según sus palabras. Con lo cual en realidad el fondo del discurso era la amenaza. O yo o el caos. O yo o la ruptura de España. Para mí el PP ya es el caos, no es una alternativa a ello. Si hay algún partido que no garantiza la reapertura del diálogo entre las entidades catalanas y las españolas es el PP.

— ¿Y respecto a las intervenciones de Sánchez? El viernes deslizó una referencia a una solución con las fuerzas del cambio, algo que luego matizaron desde su gabinete de comunicación.

"Alternativas sólo hay tres y por tanto el PSOE se tiene que definir sobre ello"

— Yo tuve que preguntar también porque es verdad que escuché lo que escuché. Parecía, aunque tampoco quedó muy claro, una invitación a presentarse él como candidato y por tanto a formar una mayoría alternativa en torno a su candidatura. O bien encontrar una solución de gobernabilidad. No fue para nada claro, cosa completamente comprensible teniendo en cuenta el debate interno que vive el PSOE. Además rápidamente vinieron a decir que no había dicho lo que había dicho. Por lo que ahora mismo es difícil valorar un discurso que una vez se hace ellos mismos dicen que no ha sido así. La realidad de esto la veremos durante estas próximas semanas. Ahí se verá la realidad de la frase que dijo. Sólo fue una frase, no dijo ni con qué propuestas o alianzas. Se hace difícil valorar eso. Es evidente, y eso lo dije en mi propio discurso, que alternativas sólo hay tres. Y que por tanto el PSOE se tiene que definir sobre ello.

— ¿Es viable un acuerdo entre PSOE, Unidos Podemos y C's, teóricas fuerzas mayoritarias del cambio? Pablo Iglesias apuntaba esta semana que estaría dispuestos a buscar un apoyo externo de C's si UP pactaba con los socialistas. ¿Esta salida es posible teniendo en cuenta la relación que mantienen con C's?

— Es cierto que a C's sólo les falta votarnos a nosotros, ya ha votado a todo el mundo (risas). Es verdad que el partido que más teme unas terceras elecciones seguramente es C's. Por tanto, para ellos eso es un incentivo para pactar a diestro y siniestro. En el discurso de Albert Rivera el otro día, cuando dijo algo así como que no se podía contar con C's para pactar con unos y otros y hacer el paripé, estaba describiendo una situación que ya se había dado. C's ha pactado con unos y otros y no ha sumado con nadie. Es verdad que en coherencia con ese sentido y responsabilidad de Estado que expresa con tanta retórica C's, si hay una mayoría y hace falta su abstención, lo normal es que lo hagan, pero ciertamente lo veo muy poco plausible. Por lo que ya es conocido, C's y nosotros somos programáticamente antitéticos y además han expresado por activa y pasiva que una de sus funciones dentro del Congreso es precisamente evitar que las fuerzas del cambio que representan En Comú, UP y En Marea pudiesen formar un Gobierno alternativo. Por tanto, me extrañaría muchísimo que eso se pudiera dar.

— Entonces, ¿qué alternativa hay? La otra mayoría se construye con las fuerzas independentistas, que están dispuestas a apoyar a Sánchez si hay referéndum en Cataluña. En enero usted dijo, en entrevista con este medio, que veía más difícil que el PSOE cediera en la consulta que en las puertas giratorias. ¿Se va a mover de ahí el PSOE?

— A día de hoy no parece que cedan ni en lo uno ni en lo otro. Ni en el artículo 135 de la Constitución. El tema es muy complejo. Por lo de sumar mayorías, creo que un Gobierno que asuma los grandes retos puede generar consensos más allá de negociaciones concretas. ¿Hay una posibilidad de Gobierno alternativo? Sí, la hay. ¿Si esa posibilidad existe trabajaremos para ello? Sí, lo haremos. Ahora bien, eso tiene muchas dificultades, nadie se puede engañar sobre ello. El problema actual del PSOE es poder decidir hacia algún lado. La posición de Pedro Sánchez durante el debate de investidura, si sacamos esa frase final, es cierto que se abriría una puerta y veremos si se abre o no. Su posición es muy clara en el 'no' a Mariano Rajoy pero no fue acompañada de alternativa. Nosotros sí lo hemos dicho pero ellos siguen sin decidir y llevamos con eso desde el 20-D. El pacto que hicieron con C's era no decidir porque no sumaban. Durante la campaña electoral tampoco fueron claros sobre qué alternativa de Gobierno postularían más allá de ellos mismos. Por tanto, en la medida que el PSOE no decide hacia algún lugar es verdad que estaría decidiendo terceras elecciones.

— ¿Qué supondrían unas terceras elecciones, también de cara a la ciudadanía?

"La negación del fin del bipartidismo nos lleva a un bloqueo constante"

— Unas terceras elecciones serían un fracaso. Nadie quiere hacerse responsable de ellas pero hay estrategias que pueden favorecerlas más o menos. El PP, cada vez que mueve el espantajo de las terceras elecciones en realidad lo que está haciendo es amenazar con ellas. En el caso del PSOE creo que hay un problema de decisión interna de hacia dónde ir y eso también lleva a terceras elecciones. El 20D hubo un cambio radical en la composición de la representación del Congreso. Es el fin del bipartidismo y ahí murió tal y como lo habíamos conocido hasta entonces. Lo que pasa es que en esa muerte hay una supervivencia y una negación o dificultad a aceptar nuevas realidades políticas. Esa dificultad o negación nos lleva a un bloqueo constante. UP es la tercera fuerza política muy cerca de la segunda. Es evidente que ha habido un cambio radical. En la medida que eso no se acepta pasan dos cosas. Una, que se bloquea el sistema político y la otra que alguien puede pensar en ir convocando elecciones a ver si ganando tiempo se derrota el voto del cambio. Una especie de restauración por agotamiento. Eso puede estar existiendo, esa pulsión de fondo. Lo que pasa es que a la vez unas terceras elecciones son la constatación más clara del bloqueo y fracaso político. Rajoy hacía referencia, apelando a Sánchez, de las condiciones extraordinarias para que éste le apoyara. Se refería al fin del bipartidismo, y ante ese fin lo que pide Rajoy es o bien una gran coalición explícita o implícita. Lo que está pidiendo es que la restauración gane al cambio. A mi entender la solución de este problema no pasa por la composición de un nuevo Gobierno ni unas nuevas elecciones sino aceptar esta nueva realidad y abrir procesos constituyentes. En realidad lo que se expresa es el agotamiento de un sistema político.

Domenech2
Domènech, en otra imagen. / Marc Lozano (En Comú Podem)

— Otra de las posibles salidas que se baraja es que Rajoy diera un paso atrás. ¿Esa posibilidad se contempla? Por lo pronto, ayer señaló a la dirección del PP que está dispuesto a volverse a presentar a una investidura.

— Eso sería como el modelo catalán. Lo que pasó con Artur Mas, que dio un paso al lado para desbloquear la situación. Pero hay una diferencia. En el caso de Cataluña, es bastante conocido que la reflexión de Mas venía acompañada de unas encuestas internas que tenían en la que decían que el resultado electoral de Junts Pel Sí no se volvería a repetir en otras elecciones. Digo esto porque el convencimiento que tiene el PP internamente es que en unas terceras elecciones podría crecer la abstención. Es más, si son el 25 de diciembre parece una fecha escogida precisamente para eso. Y que por tanto eso favorecería al PP. Por lo tanto, la situación es diferente. En cualquier caso, para nosotros el problema no es Rajoy, el problema se llama PP.

— También se ha lanzado la idea de un candidato independiente aunque nadie ha puesto encima de la mesa ninguna persona. ¿Podría darse esta opción?

— Dicho así puede sonar bien pero hay que preguntar qué candidato y para hacer qué. Es una solución de la que no soy partidario pero además no está concretada. Porque esto es lo de Mario Monti en Italia, una persona que no ha pasado por las urnas y que de repente se convierte en presidente. Cuando se ha producido normalmente ha tenido poco que ver con la voluntad popular sino con soluciones tecnocráticas impuestas desde los intereses financieros y económicos. Sin explicar para qué es una idea demasiada abstracta.

— ¿Qué relación mantienen con ERC? En la segunda votación, Gabriel Rufián apeló directamente a usted y a Iglesias y dijo que les ayudaran porque ellos les ayudarían siempre en el Estado español.

"Como soy
catalán y quiero imaginarme
un país libre también pediría que ERC fuera
de izquierdas"

— Lo vimos en la Mesa del Congreso que nos ayudaron mucho. Notamos su aliento fraterno y republicano en ese momento (risas). ERC se muestra en el Congreso con un discurso muy de izquierdas y radical. Es verdad que la composición del propio grupo parlamentario suyo hace esto bastante natural porque Joan Tardá tiene una trayectoria larga en ese sentido. Pero la realidad es que cuando Gabriel Rufián decía: imaginen ustedes un país donde el PP fuera residual, este país ya existe y se llama Cataluña. Yo soy de ese país además y me invitaban a imaginarme un país de dónde soy. Pero se le podría responder: imagine usted, señor Rufián, un país donde durante dos elecciones un partido neoliberal que ha aplicado recortes y lleva gobernando seis años, ellos fueran minoritarios, y además hubiese quedado cuarto durante las últimas elecciones. Imagínese que en ese país hay una mayoría de izquierdas que puede hacer una alternativa. Ese país existe y se llama Cataluña, ayúdenos señor Rufián a construir ese país. Con esto quiero decir que una cosa es la posición expresada en el Congreso y otra la realidad del Gobierno en Cataluña. Cuando se trata de hablar de políticas sociales es la que es. No se puede hablar de impuesto de sucesiones, si llega una ILP de educación mucho más progresista tanto ERC como CDC votan en contra de discutirla, si llega una proposición para una fiscalidad progresiva tampoco se puede, si se piden quitar los conciertos económicos a colegios del Opus Dei, tampoco porque ambos deciden que no se puede hacer. Como soy catalán y quiero imaginarme un país libre también pediría que ERC fuera de izquierdas.

— Tanto usted como Ada Colau participarán en la manifestación de la Diada el 11 de septiembre. ¿Cómo se conjuga esta presencia si no defienden la independencia sino el derecho a decidir?

— Yo participaré en todos los actos reivindicativos e institucionales de la Diada. Nosotros montamos un acto propio en Sant Boi ese día. Es el acto de “Los Comunes”. En él reivindicamos la necesidad de luchas por todas las soberanías, la constitución de un soberanismo catalán y de izquierdas que es la tradición central del catalanismo y las clases populares durante el siglo XX. Y la necesidad de construir nuevas mayorías en Cataluña. Más allá de este acto ciertamente tanto Ada Colau como yo iremos a la convocatoria realizada por Omnium y la Asamblea Nacional Catalana (ANC) porque entendemos que el espacio mayoritario de Cataluña es el soberanismo, que representa en torno al 80% y que dentro de él hay un anhelo de independencia que sería en torno al 47-48%. Lo que expresamos es que el autogobierno de Cataluña está completamente amenazado, el Estado autonómico está agotado, las políticas del PP son totalmente recentralizadoras y anti ociales. Por lo tanto, Cataluña necesita construirse como país y para ello es bueno que toda la pluralidad pueda estar junta en el Día Nacional de Cataluña. La convocatoria expresa pluralidad de posiciones.

— Tanto el PSOE como UP han pedido la comparecencia del ministro Luis De Guindos para que dé explicaciones sobre la intención de colocar a José Manuel Soria en el Banco Mundial. ¿Qué le parece este asunto y qué significado tiene?

— Es una vergüenza, directamente. Estos casos no sólo son patrimonio del PP. Es un caso grave porque es una persona que se demostró como evasor fiscal y siendo ministro no fue capaz de admitirlo. Lo último que uno piensa es que se va a premiar esa actitud. Es un problema de desvergüenza del PP, de premiar actitudes punibles y no de premio. Pero es un problema sistémico, el hecho de que ex-altos cargos políticos acaben teniendo premios que tienen poco que ver con su trayectoria política real es algo que llevamos viviendo décadas. Se tiene que acabar con esa práctica.