Unidad Popular mantiene viva su plataforma para fortalecer la confluencia

Unidad_Popular
Alberto Garzón, coordinador de IU, y Sol Sánchez, en la presentación de la candidatura de IU-Unidad Popular antes del 20-D. / Agustín Millán

La plataforma Unidad Popular, creada meses antes de la campaña del 20-D, sigue con la intención de mantener vivo su espacio. Se presentó junto a IU, poniendo también su marca, en aquellos comicios y siguió trabajando activamente entre enero y mayo. Sin embargo, con la confluencia del partido liderado por Alberto Garzón con Podemos, su visibilidad ha quedado más reducida. Además, Sol Sánchez, que salió elegida diputada en diciembre y que representaba en cierta medida el papel de UP, se quedó sin escaño el 16-J. No obstante, pese a estas circunstancias, desde UP continúan de forma activa. El pasado martes se produjo una reunión de la mesa de partidos de la que forman parte IU, PCE, Izquierda Castellana (IzCa), Segoviemos o Alternativa Socialista, además de personas a título individual procedente de movimientos sociales. En ella se determinó seguir con ese espacio y potenciar el objetivo de fortalecer una “verdadera unidad popular” más allá de la “unidad electoral”. También consideran necesario que los representantes en las instituciones se apoyen en la “lucha de la calle” y organizaciones sociales.

Publicidad

Según explica a cuartopoder.es Begoña Marugán, una de las portavoces de la plataforma, el objetivo es seguir tejiendo alianzas entre diferentes actores. “La idea que preside UP siempre ha sido trabajar en confluencia con todas las organizaciones políticas, sociales y movimientos para seguir trabajando e intentar alcanzar un nuevo proceso constituyente”, afirma. Eso “sigue vivo” porque la “crisis del régimen” continúa y “hay que hacer un trabajo de calle para movilizar a la gente que más ha sufrido la crisis”, apunta. No está Sánchez, pero la coordinación con los 8 diputados de IU será importante. “Siempre hemos pensado que las instituciones son elementos necesarios pero hay que apoyarse en la calle y viceversa. Los diputados deben de beber de las fuentes de los movimientos y colaborar mútuamente”, explica Marugán.

La portavoz considera que hay un buen entendimiento entre todas las organizaciones, las relaciones son buenas y las críticas que se hacen son constructivas. En su hoja de ruta, más allá de una nueva reunión en octubre, se encuentra la realización de trabajos temáticos por territorios, trabajar temas sociales que estén en la calle e ir tejiendo una red de movimientos. Entre los retos inmediatos de la sociedad destaca cuestiones como el TTIP o el CETA, los conflictos laborales o los problemas de violencia de género y discriminación, entre otros. “En definitiva, queremos mantener vivo el espacio como lugar de encuentro para seguir trabajando la confluencia. Estamos abiertos a más gente y apostamos por una democracia participativa”, señala.

Sánchez, en conversación con este medio, destaca que entre las conclusiones de la reunión está un replanteamiento de las formas organizativas y de colaboración. "Lo que más claro ha quedado es que ahora hay que incidir en el proceso que incorpora todo lo electoral junto a la movilización social en la calle", afirma incidiendo en la idea de que este otoño va a ser "caliente" respecto a algunos asuntos. "Continuamos sobre todo en volcarnos para ser correa de transmisión entre los movimientos sociales y la política electoral", añade. Sánchez señala coincidencias con la estrategia de la nueva dirección de IU respecto a la construcción del nuevo movimiento político y social. "Dentro de los territorios y los partidos se han llegado a conclusiones bastante similares, hay que ver cómo utilizar la vía institucional más como altavoz de ciertos movimientos, algo que ya era la línea que marcamos después del 20-D", afirma. "Lo ideal es que el frente fuera cada vez más grande donde cupiese todo el mundo", concluye. Entre los actos previstos conjuntos donde participará UP se encuentra un homenaje a la abogada fallecida recientemente Doris Benegas que ha sido impulsado por IzCa, partido donde militaba

Por su parte, desde IU siguen contando con su participación en este espacio. Ernesto Alba, secretario de relaciones políticas de la nueva dirección del partido, explica a este medio la coincidencia general con el análisis postelectoral presentado por IU en su última asamblea político y social. “En la reunión se habló mucho de ir articulando las bases. Queda todavía un camino que trazar para hablar la confluencia desde abajo”, destaca en este sentido. De cara al futuro, la postura de IU fue poner encima de la mesa la tarea de la nueva dirección federal, que es construir el nuevo movimiento político y social con el objetivo de la “ruptura democrática”. La estrategia es “no desvincularse de la unidad popular, no entendida como unidad electoral”. En el proyecto de IU, señala Alba, se encuentra centrar el asunto en el “conflicto social”. “Lo que sí tenemos claro es buscar una estrategia compartida para construir la unidad popular, con una relación dialéctica con la calle y los conflictos”, afirma el dirigente.

En la segunda Asamblea Estatal, UP aprobó apoyar las candidaturas de Unidos Podemos, A La Valenciana, En Marea y En Comú Podem para el 26-J. Las candidaturas de Unidos Podemos y A la Valenciana agruparon a personas independientes, de colectivos sociales y de hasta 11 partidos (Podemos, IU, Equo, Compromís, Més, Batzarre, Izquierda Asturiana, Izquierda Castellana, Segoviemos, CLIAS, Democracia Participativa y el partido instrumental UPeC), según recuerdan desde la plataforma.