Apoyar la investidura de Sánchez sin entrar en el gobierno cobra fuerza en Podemos

Eduardo Ocaña y Miguel Muñoz

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE pasa junto a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, en una sesión en el Congreso. / EFE
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE pasa junto a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, en una sesión en el Congreso. / EFE

A la espera de que se produzca el encuentro entre Pablo Iglesias y Pedro Sánchez anunciado para esta semana, la posición oficial de Podemos sigue siendo formar un gobierno con PSOE, aguardando a que sean los socialistas los que tomen la iniciativa. Sin embargo, diferentes fuentes internas consultadas reconocen en privado que la posibilidad de apoyar una investidura de Pedro Sánchez, siempre con unas ciertas condiciones, y permitir un gobierno en minoría de 85 diputados empieza estar sobre la mesa. En este sentido, destacan que primero deben esperar a valorar la oferta que realice Pedro Sánchez.

Publicidad

En el último contacto, el líder de Podemos le transmitió de nuevo al líder de los socialistas su preferencia por un acuerdo de gobierno PSOE-Podemos, que necesitaría al menos la abstención de Ciudadanos o el apoyo de los grupos nacionalistas. No obstante, en el partido morado son conscientes de que ambas opciones siguen pareciendo inviables por ahora. Ante el escenario de unas terceras elecciones con muy malas perspectivas y la vía muerta en la que parecen estar el resto de opciones, se abre camino la idea de permitir un gobierno de Pedro Sánchez con un pacto únicamente de investidura y sin entrar a formar parte de él.

En público, desde la dirección de Podemos, se apresuraron ya en su momento en rechazar esta posible vía cuando algunos medios publicaron que esa podría ser la intención de Pedro Sánchez. Más recientemente, fue Irene Montero, jefa de gabinete de Iglesias, quien declaraba que gobernar con 85 diputados “es imposible” y que ni si quiera el PSOE querría esa opción porque “estaría condenado al fracaso”. No obstante, según algunos dirigentes de Podemos consultados por cuartopoder.es, estarían dispuestos a dar un “sí” y dejar que gobierne Sánchez, acordando una serie de medidas de cara a la investidura, aunque también reconocen que aún es pronto para abrir este debate.

En cualquier caso, dentro de Podemos sí coinciden en que este hipotético pacto para permitir una investidura de Sánchez debería ser consultado a las bases, como ya ocurrió en la anterior legislatura, en la que rechazaron sumarse al pacto PSOE-C’s. Con todo, desde el partido morado también asumen que no esperan que Pedro Sánchez dé ningún gran paso  hasta pasadas las elecciones vascas y gallegas que, por otra parte,  pueden determinar el rumbo de las negociaciones a uno y otro lado, también del bloque conservador. El candidato de En Marea, Luís Villares, afirmó en este medio que su partido haría todo lo posible para pactar con el PSOE, aunque sin aclarar la fórmula, en caso de que el PP perdiera su mayoría absoluta. Por el contrario, si Fejióo mantuviera su hegemonía en Galicia, Pedro Sánchez lo tendría muy difícil para postularse como alternativa.

Fuera de la dirección estatal de Podemos es donde la posibilidad de apoyar un gobierno de 85 diputados ha cogido más empuje, especialmente en aquellos lugares en los que Podemos y PSOE se han puesto de acuerdo frente al Partido Popular. Además, es defendida abiertamente por miembros de otras formaciones aliadas de Podemos, como Joan Baldoví de Compromís o el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve (de Zaragoza en Común), que apelan también a Ciudadanos para dar el apoyo en esa investidura. Incluso Ada Colau afirmaba hace unos días que tiene que ser posible gobernar con 85 diputados, poniendo como ejemplo su situación de minoría en el consistorio barcelonés.

A estas voces se unen también la de la corriente interna Anticapitalistas. Raúl Camargo, en declaraciones a cuartopoder.es  aseguró recientemente que su apuesta es "negociar un programa con el PSOE y las fuerzas nacionalistas de 20 o 25 puntos” que contemplara, entre otros, la paralización de los desahucios o la derogación de la 'Ley mordaza' y las dos reformas laborales. Defienden que darían el voto de investidura al PSOE  para luego “vigilar desde la oposición” el cumplimiento de esos puntos.

Desde Izquierda Unida, socios de confluencia en Unidos Podemos, apuntan en la misma dirección y, como recogió este medio, estarían dispuestos a apoyar una hipotética investidura de Pedro Sánchez con unas ciertas condiciones programáticas “como una salida política que evite terceras elecciones”. Eso sí, ponen negro sobre blanco que “no comparten su proyecto político” y acusan al PSOE de tener responsabilidad en “los recortes sociales y económicos que comenzaron en 2010”. Sin embargo, estiman que en las actuales condiciones parlamentarias se deben evitar unos terceros comicios.

Más allá de cómo pueda evolucionar el debate, en Podemos son conscientes de que Pedro Sánchez tendría que enfrentarse a gran parte de su propio partido. Susana Díaz fue meridianamente clara el pasado martes cuando rompió su silencio para anticiparle su rechazo a Sánchez ante la opción de gobernar con 85 diputados. Pablo Iglesias le recordaba ayer al líder de los socialistas que es su partido quien “no le deja ser presidente”. Lo hizo desde Aragón, donde curiosamente el PSOE gobierna gracias al apoyo de Podemos, que se negó tanto a entrar en el gobierno autonómico como a firmar un pacto de legislatura.