Las vías para defenestrar a Sánchez y evitar nuevas elecciones generales

1
Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios el pasado día 26 de septiembre en la sede del PSOE, para analizar los resultados de las elecciones gallegas y vascas y explicar su propuesta de hacer primarias el 23 de octubre y el congreso el 1, 2 y 3 de diciembre. / Luca Piergiovanni (Efe)
Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los medios el pasado día 26 de septiembre en la sede del PSOE, para analizar los resultados de las elecciones gallegas y vascas y explicar su propuesta de hacer primarias el 23 de octubre y el congreso el 1, 2 y 3 de diciembre. / Luca Piergiovanni (Efe)

El anuncio de Pedro Sánchez de que no piensa dimitir como secretario general del PSOE, aunque el Comité Federal del sábado rechace su “hoja de ruta”, ha obligado a los críticos a contemplar todos los mecanismos para periclitarlo. La cuestión de fondo ya es conocida: Sánchez prefiere el riesgo de unas nuevas elecciones a dejar pasar al PP de Mariano Rajoy y los barones críticos y la vieja guardia apuestan por desbloquear la situación permitiendo que gobierne la derecha en minoría y reformando sus leyes desde la oposición.

¿Qué mecanismos tienen los críticos para ganar el pulso al secretario general?

Publicidad

El primero y más operativo, según varios dirigentes consultados, consiste en plantearle una moción de censura. El artículo 36-C de los Estatutos del PSOE permite al 20% de los miembros del Comité Federal utilizar esta vía para exigir la “responsabilidad política” de la Ejecutiva Federal y requiere el 51% de los votos del Federal para que sea efectiva. La censura obliga a Sánchez a dimitir.

El segundo mecanismo es la dimisión de más de la mitad de la Ejecutiva, que está compuesta por cuarenta y dos miembros. Esta vía está contemplada en el artículo 36-O, que se refiere a la cobertura de vacantes en la Ejecutiva y dice que “cuando afecten al secretario general o a la mitad mas uno de sus miembros, el Comité Federal deberá convocar un congreso extraordinario para la elección de una nueva Comisión Ejecutiva”.

La diferencia entre uno y otro camino es que el primero exige el 51% de los votos del Comité Federal y el segundo, la dimisión en bloque de la mayoría de la Ejecutiva no requiere votación aunque exigiría a continuación que el Federal convocara un congreso extraordinario. Con independencia de la vía que elijan, la sustitución del secretario general implica la designación de una comisión gestora hasta que se celebre el congreso extraordinario o el 39º ordinario, pospuesto desde febrero.

Al margen de los mecanismos estatutarios, si los críticos derrotan el plan de Sánchez de convocar el congreso para los primeros días de diciembre y celebrar las elecciones primarias el 23 de octubre para ratificarle como secretario general o bien elegir a otro, le desautorizarían en toda regla, lo que significa que aunque se aferrara al cargo, apelando al argumento de que fue elegido por los militantes en votación directa y secreta (Artículo 32-2-A de los Estatutos), carecería ya de crédito político para plantear cualquier posibilidad de pacto de gobierno con Unidos Podemos, con el apoyo de Ciudadanos, como sigue propugnando.

1 Comment
  1. francia1789 says

    Tanto monarquicos; jarrones chinos o cínicos, que tengan la gallardía de decir cuál es su propuesta y que la confronten en un congreso abierto al mayor número de militantes de esa formación. Lo demás es tirar la piedra y esconder la mano. Si quieren a la mafia pepera en el poder que lo digan claramente o que se callen.

Leave A Reply

Your email address will not be published.