Los “ayuntamientos del cambio”, perplejos ante el alineamiento del PSOE con el PP

Ayuntamientos
De izquierda a derecha el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro; las alcaldesas de Barcelona y Madrid, Ada Colau y Manuela Carmena; la concejal de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, y el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, en un acto celebrado durante la campaña de mayo de 2015. / Efe

Las elecciones municipales de mayo de 2015 dejaron un escenario inédito en algunas de las principales ciudades del país. Candidaturas de confluencia apoyadas por Podemos, Izquierda Unida y colectivos sociales lograron las alcaldías de los dos municipios más grandes de España: Madrid y Barcelona. A ellas se sumaron otras como Zaragoza, A Coruña, Santiago, Cádiz o Ferrol. En Valencia, tras décadas de gobierno del Partido Popular (PP), se impuso Compromís. La mayoría de los llamados “ayuntamientos del cambio” necesitaron al PSOE para lograr su investidura y a día de hoy, varios de ellos la siguen necesitando para sacar adelante los presupuestos.

Las relaciones entre los socialistas y las plataformas municipalistas han sido cambiantes y mantienen diferencias según cada ciudad. Durante el último mes de 2016 se ha evidenciado un alejamiento, debido al rechazo de los socialistas a varios presupuestos municipales, lo que ha provocado reacciones de "perpejlidad" en los llamados "ayuntamientos del cambio". El PSOE ya ha anunciado que no aprobará las cuentas en Madrid y A Coruña, y parece difícil que lo haga en Cádiz o Ferrol, mientras que en Zaragoza mantiene la incógnita. En todos estos consistorios, los socialistas, en caso de optar por el 'no', votarían de la mano con el PP. Un hecho que critican desde las confluencias y que confirmaría que el PSOE sigue en los ayuntameintos el camino iniciado a nivel estatal en el Congreso. Mientras, en Barcelona, son los nacionalistas los que han rechazado el presupuesto y en Santiago dependen de ellos.

Publicidad

Especialmente llamativo es el caso de la capital de España. El Ayuntamiento liderado por Ahora Madrid y su alcaldesa, Manuela Carmena, llegó el pasado año a un acuerdo de investidura con el PSOE. Los presupuestos para 2016 fueron aprobados también con los votos socialistas. Pero la situación ha cambiado ahora con el rechazo a los presupuestos de 2017, elaborados por el área de Economía y Hacienda encabezada por el concejal de IU Carlos Sánchez Mato. “No hay ningún tipo de argumento ni explicación política, a nivel local de Madrid, que explique el que no hayan querido aprobar los presupuestos”, afirma el edil a cuartopoder.es. El dirigente de IU rechaza especular lo que ocurre internamente dentro del PSOE, pero recuerda que “están haciendo una lectura política errónea si no apoyan este tipo de presupuestos y, al mismo tiempo, apoyan techos de gasto con recortes a nivel estatal”, en referencia al pacto alcanzado en el Congreso a principios de mes. Explica que se han incluido el 99% de sus peticiones y reitera lo inexplicable de su decisión.

La portavoz municipal socialista, Purificación Causapié, exigió la semana pasada “empezar de cero” para negociar los presupuestos. Algo que para Sánchez Mato no es viable. Ante esto, salvo un giro del PSOE, se tendría que llevar a cabo una prórroga de las cuentas de 2016, ya que no quieren esperar varios meses a poner en marcha ciertas políticas. La prórroga sería una “mala noticia”, según el concejal. “Dificulta la realización de las políticas para las que nos han elegido. Pero lo que no vamos a hacer es inmovilizar nuestros objetivos políticos”, afirma. En este sentido recuerda que las cuentas de 2016 ya eraN un “presupuesto de izquierdas”. Y, además, que si se les obliga a trabajar con una prórroga, los suplementos de crédito que necesitarán para poder ejecutar sus políticas durante 2017 las tendrán que llevar a pleno una tras otra y “hacer que los grupos municipales se retraten”. “Veo difícil que si el PSOE ha defendido los presupuestos participativos vaya a votar en contra de un suplemento para su realización. No vamos a renunciar a nuestros ejes de política ni aprovechar una prórroga para hacer recortes”, concluye.

En A Coruña, el Pleno rechazó la semana pasada los presupuestos de la Marea Atlántica. El alcalde Xulio Ferreiro necesitaba los votos del PSOE. "Me llama la atención que el PSOE se coloque del lado del PP", señaló el regidor. Fuentes oficiales del Ayuntamiento señalan a este medio que los socialistas no presentaron ni una sola propuesta de mejora, como sí hizo el Bloque Nacionalista Galego (BNG). "Hubo dos formaciones que decidieron actuar en base a los intereses de la ciudadanía y otras dos que antepusieron los intereses partidistas", señalan situando en este último bando al PP y al PSOE. "Por lo menos, sobre el papel, o atendiendo incluso a su discurso programático, este proyecto tiene muchas cosas en común con el del PSOE", señalan desde el equipo municipal reiterando que tienen voluntad de diálogo. "No deja de ser sorprendente que el Partido Socialista sea capaz de pactar unos presupuestos para el estado con Mariano Rajoy y aquí no sea capaz de presentar ni siquiera enmiendas", afirman las fuentes consultadas.

La primera opción para el equipo de Ferreiro sigue siendo intentar llegar a un acuerdo con el PSOE. Si no, se prorrogarían las cuentas de este año o se llegaría a una cuestión de confianza que no descartan. En el primero de los casos señalan que "la ciudad no se quedaría paralizada", porque las condiciones de prórroga son mejores que las del pasado año. El plazo que se han dado desde la Marea Atlántica para ver si es factible el pacto con los socialistas es la primera quincena de enero. Respecto a los puntos fuertes del proyecto, destacan seis ejes prioritarios: el derecho a la vivienda, el cuidado del espacio público, la movilidad sostenible, la economía para las personas (refuerzo de las inversiones en el comercio local y mejora de las instalaciones y equipamientos de los mercados municipales), la apuesta por el área metropolitana y el derecho a una vida digna, para el refuerzo de las políticas sociales. A Coruña puso en marcha en este sentido el pasado año uno de sus proyectos más relevantes, el del la renta social municipal.

En Cádiz la relación con la oposición no está siendo fácil para el alcalde José María González “Kichi”, de Cádiz Sí se Puede. Las cuentas de este año se aprobaron en julio tras no ser respaldadas por ningún grupo. La situación para las cuentas de 2017 es de bloqueo momentáneo. El objetivo es presentar el proyecto y negociarlo con los otros grupos durante los primeros meses del año. El objetivo será especialmente convencer al PSOE, grupo que cedió sus votos para la investidura, y a otra candidatura de confluencia: Ganar Cádiz en Común.

En Zaragoza gobierna la plataforma de confluencia Zaragoza en Común liderada por Pedro Santisteve. Tanto para la investidura como para aprobar los presupuestos necesitan los votos favorables de PSOE y CHA. Pese a que todavía los socialistas no han dejado claro si apoyarán o no las cuentas, las sensaciones son de optimismo. Así lo señala a este medio el concejal de Economía Fernando Rivarés. “Creo que el presupuesto es realmente bueno, rebaja mucho la enorme deuda que nos encontramos y aumenta la inversión en los barrios, movilidad y cultura”, afirma. El edil apunta a que se han incorporado muchas propuestas de PSOE y CHA. “En la Comisión de Economía se ha visto que no hay mucho argumento en contra desde la izquierda. No concibo que no apoyen y costaría entender como grupos progresistas se niegan a aprobar un presupuesto dialogado previamente y que incorpora las ideas que han aparecido tanto en los plenos como en comisiones”, señala. Para Rivarés, una prórroga presupuestaria sería “un desastre para la ciudad”. “No podríamos hacer nada, no podríamos asumir la inversión y dejaría la deuda financiera en una situación comprometida”, añade.

El proyecto de presupuestos, presentado el día 19 de diciembre, cuenta ya con las aportaciones de socialistas y aragonesistas. Ahora, hasta el día 13, está abierto el período para realizar enmiendas. “Nuestra intención ahora es hablar con PSOE y la Chunta Aragonesista (CHA) para ver qué tipo de enmiendas quieren presentar para que la aprobación sea a tres”, afirma el concejal. La situación en Zaragoza es diferente al de otras comunidades autónomas por la matemática parlamentaria que se da a nivel regional. En las Cortes de Aragón es el PSOE quien necesita a Podemos para aprobar sus cuentas. Un aspecto que sin duda puede tener su relevancia en este proceso.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, se someterá a una moción de confianza al no poder aprobar sus presupuestos, tal y como explicó este medio a finales de noviembre. Esa moción le permitiría aprobar las cuentas. Aquí Barcelona En Comú sí cuenta con el apoyo del Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), pero no de esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y la Candidatura de Unidad Popular (CUP). "Sabemos que no compartimos el modelo de ciudad de la derecha, por eso no nos sorprende la posición de CIU, C´s (Ciutadans) y PP; sin embargo, detrás de las decisiones de ERC y CUP creemos que hay intereses partidistas”, destacó a este medio Gerardo Pisarello, concejal de Economía. El edil lamentaba que “las izquierdas no sean capaces de entenderse en un contexto en el que la extrema derecha está tomando mucha fuerza en muchos sitios”.

En Santiago, Martiño Noriega debe pactar con el BNG la aprobación de los presupuestos. El alcalde de Compostela Aberta necesita los votos de los nacionalistas que han advertido que el borrador presentado la pasada semana necesita aún muchos cambios. Y en Ferrol, con una relación complicada entre el alcalde Jorge Suárez y el PSOE, todavía no se han decidido las cuentas. La plataforma municipalista necesita los votos de los socialistas que rompieron el pasado septiembre el acuerdo de gobierno que mantenían.

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, vive una situación más tranquila. El Ayuntamiento está formado por Compromís, PSOE y la candidatura de Valencia En Comú. Los tres grupos aprobaron las cuentas en el Pleno celebrado el día 22 de diciembre. También otro gobierno a la izquierda del PSOE, el encabezado por el alcalde de Zamora Francisco Guarido(IU), ha aprobado sus cuentas. En este caso los socialistas forman parte del equipo de Gobierno.