La confrontación interna dispara el número de inscritos para Vistalegre II

VistalegreI
Imagen de la primera Asamblea Ciudadana estatal de Podemos, celebrada en Vistalegre en octubre de 2014. / Efe

El censo para participar en la segunda asamblea ciudadana estatal de Podemos se cerró en la medianoche de ayer. Podrán votar en Vistalegre II, según indica la web de la formación morada y a falta de comunicado oficial, un total de 455.911 personas que están inscritas en el partido. Todas ellas tienen derecho a participar de igual manera en este decisivo congreso, votando tanto los documentos organizativos, políticos, éticos y de igualdad, como las listas para formar parte del nuevo Consejo Ciudadano Estatal (CCE). Aunque no fue hasta el pasado 5 de diciembre cuando el secretario general Pablo Iglesias puso sobre la mesa oficialmente las fechas del cónclave, la actualidad interna ya venía marcada desde semanas atrás por la confrontación de posiciones de cara a la Asamblea. Según los datos facilitados por fuentes de la organización morada a cuartopoder.es, desde principios de octubre hasta el día de ayer, periodo en el que se han vivido los momentos más crispados en el debate preasambleario, los inscritos han crecido en algo más de 20.000 personas.

Publicidad

A principios del pasado mes de octubre, la cifra de inscritos llegaba a 434.000 personas. Y a finales de noviembre alcanzaba ya 441.845 personas. Esto quiere decir que en poco más de tres  meses Podemos ha conseguido sumar más de 20.000 personas, de las cuales la gran mayoría se han inscrito entre diciembre y el día de ayer. No obstante, el partido distingue desde este año entre inscritos activos y no activos. Los primeros serían los que al menos una vez durante el último año han participado en alguna votación.

La afiliación en el partido morado no es como la de los partidos tradicionales, basta con una inscripción de datos que se realiza de manera gratuita y las votaciones se hacen por vía telemática. Esto ha provocado que un gran número de personas no participe en los procesos, dejando datos bajos si los comparamos con la cifra global. Por ejemplo, en la última consulta entre los inscritos a nivel estatal participaron 99.077 personas. Esto supuso un 22,61% sobre el censo total y un 38,7% entre los que el partido considera activos. La valoración de esa participación fue “muy buena”, al entender que preguntar por algo tan complejo como un sistema técnico de votación la cifra suele ser algo inferior. En otras consultas, como la de la confluencia con IU o sobre qué hacer ante el acuerdo PSOE-C´s, votaron más de 144.000 personas.

La revisión del censo es un tema pendiente que se decidió postergar hasta después de la asamblea estatal. En una reciente entrevista con este medio, Echenique señalaba que “se pueden hacer un montón de cosas” en este tema, pero rebajaba la relevancia del hecho en cuestión. “Aunque quitásemos a esa gente del censo, que ni siquiera creo que fuera legal, tampoco cambiaría nada, porque es gente que no está participando. Debemos darle una pensada al censo, pero no tanto porque eso afecte a las votaciones, sino porque creo que tenemos ahí un montón de datos que no estamos aprovechando”, afirmó. Para Echenique, si Podemos fuera capaz de identificar los distintos niveles de participación, podrían “aprovechar mucho mejor el capital de gente” que tienen.

Todas las corrientes de Podemos han llamado en los últimos días a la inscripción en la web para poder participar en el proceso. Las fuentes consultadas señalan que en los primeros días de enero se ha producido un aumento relevante debido a este empuje. La decisión de cerrar el censo 30 días antes de las votaciones en la asamblea se tomó tras la victoria de la propuesta de Iglesias y Echenique en el referéndum para decidir el sistema de votación en la asamblea. Días antes, en el último CCE se había pactado dejar el censo abierto hasta la misma celebración de la asamblea, salvo que la propuesta ganadora dijera lo contrario, como finalmente ocurrió.

El sector afín a Íñigo Errejón apostaba por dejar abierto el mayor tiempo posible el censo. Fuentes errejonistas consideran que ello podría beneficiarles, mientras que en el sector de Iglesias lo consideran como un aspecto neutro. En el último ejemplo concreto conocido, el del proceso de Madrid se comprobó, sin embargo, cómo en una votación con mayor participación de gente la victoria la obtuvieron los afines a Iglesias. En ese proceso la candidatura errejonista ganó la votación de los documentos, con una participación que fue menos de la mitad de la registrada para aupar a Ramón Espinar al puesto de secretario general autonómico.

Mañana se abre oficialmente el plazo para que los equipos presenten sus propuestas. Se cerrará el 21 de enero. Antes, el día 10, terminará el proceso diseñado por Echenique para que los círculos también realicen sus peticiones. La intención de todas las corrientes es buscar acuerdos pero sin cerrarse a un debate y decisión entre las mismas. La destitución de José Manuel López como portavoz en la Asamblea de Madrid recrudeció la división, sobre todo entre errejonistas y pablistas. Estos últimos lanzaron una campaña para señalar y “dar un toque de atención” a Errejón tras las críticas al mencionado cese. Iglesias llegó a pedir perdón por la imagen que estaba dando el partido y las bases han lanzado en los últimos días un par de manifiestos reclamando unidad.

Por su parte, el secretario político se refirió ayer por primera vez públicamente a la mencionada campaña #ÍñigoAsíNo. Errejón dijo que fue una campaña “sin sentido” el día de Nochebuena, un ataque que le dio “pena” y que cree que causó “extrañeza” en la mayor parte de las bases de la formación. "Hay que respetar las celebraciones familiares y es un día para estar con la familia y relajarse", dijo en una entrevista en La Sexta. La cultura “del enemigo interno”, dijo el número dos de Podemos, no es una “tradición” de la formación morada, porque de eso “no sale nada productivo”.